Opinión Tomás Marky

Perspectivas sobre el sistema de justicia

La justicia según Platón es una armonía que el individuo debe mantener dentro de sí, conciliando la sabiduría, la fuerza y la prudencia. Un concepto más moderno nos dice que es una virtud que nos hace dar a cada cual lo que le corresponde.

 Los países más adelantados social y económicamente son aquellos que tienen un sistema de justicia que respeta tres principios que son básicos para la condición humana, lo legítimo en tanto respeta los intereses de las mayorías, lo lícito porque responde a la moral y a la ética y lo legal porque siempre respeta el orden jurídico establecido.

Nuestro país, lamentablemente, no se encuentra entre estos países porque nuestro sistema de justicia está lastrado por la corrupción más perniciosa en los tres poderes del Estado.

Según el diario Gestión, el Perú posee probablemente uno de los peores sistemas de justicia civil y criminal en el mundo, tal como señala el Rule of Law Index 2,017- 2,018, informe que hace una medición a través de ocho factores sobre el nivel de Estado de derecho en el que se desenvuelven 113 países en el mundo. Nuestro país tuvo una evaluación de 0.52 en una escala que tiene 1 como máxima puntuación y que es expresión de un mayor apego al Estado de derecho. Estamos a media tabla y esta situación es percibida por la mayoría de nuestra ciudadanía con las evidencias que muestran los casos Lava Jato, el club de la construcción, los cuellos blancos del puerto a los que se suman casos como las liberaciones de sicarios y criminales que hacen un grave daño a nuestra institucionalidad y con certeza a la competitividad, ambas motores  de nuestro crecimiento económico y de nuestro desarrollo como país.

Un investigador del Consejo Privado de Competitividad (CPC) dice que «a mejor justicia se tiene un Estado de derecho de predictibilidad, paz social, más crédito y estabilidad; por tanto, un mayor progreso para la sociedad (Diario Gestión).

El Ejecutivo que preside Martín Vizcarra ha remitido al Congreso de la República, un proyecto de ley para reformar nuestro Sistema de Justicia; sin embargo, muy poco es los que se ha avanzado en la dación de estas leyes para lo que debe ser un cambio fundamental para alcanzar en mejores condiciones el bicentenario que ya tenemos a la vuelta de la esquina. Los enfrentamientos entre estos dos poderes del Estado lesiona sensiblemente la credibilidad ciudadana que, con mucho desaliento, observa el descalabro de la justicia en el Perú.

Jamás debemos buscar la justicia de Dracón el arconte ateniense de quien se decía que escribía las leyes con sangre, sino más bien la que postulaba Esquilo en la Orestiada a través de su célebre expresión:

«Viva yo libre de males y tan solo con lo que basta al varón prudente. No son baluarte las riquezas para quien en el tedio de la hartura derriba con pié sacrílego el ara santa de la justicia».

Tomàs Teobaldo Marky Montero.
Estudió en la Escuela Militar de Chorrillos, egresando el 01 de Enero de 1965. Pertenece al arma de infantería y es general de división en situación de retiro. Es graduado de la Escuela Superior de Guerra del Ejército y del Centro de Altos Estudios Militares. Fue Jefe Político Militar de Ayacucho, Comandante General de la Tercera y Cuarta Regiones Militares; Inspector General del Ejército y, Jefe del Estado Mayor General del Ejército.

0 comments on “Perspectivas sobre el sistema de justicia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: