Ana María Del Castillo Opinión

¿No al micromanagement o la microgestión?

El micromanagement o microgestión es exactamente lo que parece; alguien tratando de controlar y monitorear personalmente todo en un equipo, situación o lugar.

Si bien esto a veces es útil (en proyectos a pequeña escala), esto generalmente hace que el gerente pierda la noción del panorama general y moleste al equipo al ser demasiado controlador.

Digamos que le dicen que complete una tarea.

Por lo general, esto significa que su gerente le asigna el trabajo, le pregunta si necesita algo y le indica cuándo es necesario, y luego prácticamente lo deja para completar la operación. Deben estar disponibles para hablar sin interferir con el trabajo directamente y ralentizar la operación.

Si, en cambio, administran de manera microestablecida, verían cada uno de sus movimientos o exigirían informes de progreso con más frecuencia de la necesaria. Es probable que lo castiguen por el más mínimo error o por llevar a cabo una tarea diferente a como lo habrían hecho.

Si sientes que alguien siempre te está mirando trabajar, separando cada error o desviación sin una causa justificada, tu jefe probablemente sea un microgestor o un micromanager…

Los pros y los contras de la microgestión.

La microgestión no siempre es algo malo.

Hacer un seguimiento intenso de las operaciones e intentar monitorearlas y administrarlas es útil (si no es necesario) cuando los equipos aún son pequeños. Los problemas tienden a surgir cuando la empresa crece y el gerente ya no puede mantenerse al día de manera efectiva con esos elementos.

Pros de Microgestión o Micromanagement

Si bien los aspectos negativos de la microgestión se acumulan rápidamente, tiene un propósito definido en equipos más pequeños y situaciones específicas.

Es bueno saber que:

  • Da mayor control sobre las operaciones.
  • Permite un conocimiento preciso de métricas y minucias.
  • Puede ayudar a los empleados a bordo (ponerlos al día).
  • Hace que las operaciones complejas y personalizadas sean más confiables para ejecutar.
  • Microgestión es tener control total sobre una operación.

El gerente hace que todos les informen con frecuentes informes de estado, lo que les permite verificar que todo se esté haciendo según sus estándares. Esto, a su vez, es excelente para guiar equipos más pequeños y nuevos empleados.

La instrucción y orientación adicionales ayudan a los empleados a bordo más rápido, y los equipos más pequeños pueden desempeñarse de manera consistente sin ejercer demasiada presión sobre el gerente.

En otras palabras, siempre que no haya demasiada información, la persona que la gestiona puede ser un enfoque detallado y válido.

También hay beneficios para la microgestión o micro management cuando se trata de pedidos altamente complejos o personalizables. Por lo general, esto requerirá una gran cantidad de instrucción de acuerdo con el orden, que puede proporcionarse y rastrearse si se adopta un enfoque de estilo de microgestión.

Los problemas surgen cuando los equipos se hacen más grandes o cuando los empleados comienzan a sentirse sofocados.

Contras de Microgestión o Micromanagement

Ahora llegamos a lo negativo: las razones principales por las que a menudo pensamos en «microgestión» como una mala palabra.

Dicho sin rodeos, la microgestión:

  • Molesta a los empleados.
  • Es vulnerable al error humano en ambos lados.
  • No es escalable en absoluto.
  • Hace que los gerentes pierdan de vista el panorama general.
  • Daños a la confianza de los empleados.
  • Conduce al agotamiento en gerentes y equipos por igual.
  • Puede hacer que los empleados se vuelvan dependientes de la microgestión.
  • Aumenta la tasa de rotación de empleados.

Incluso si está trabajando en un equipo pequeño, imagine cuál sería su reacción ante su gerente pidiéndole informes de progreso constantes (a menudo innecesarios), observando su trabajo como un halcón y criticando tanto los errores como las desviaciones de sus propios métodos.

Es probable que te molesten con algo feroz. Sé que lo haría.

Cuando microgestionas, le estás diciendo al empleado de manera implícita que no confías en él lo suficiente como para trabajar por su cuenta y aún así producir buenos resultados. Esto es lo que hace que los empleados se enojen con los gerentes y dañen la confianza que tienen en los superiores.

También desalienta cualquier tipo de trabajo independiente y toma de decisiones en el equipo. Después de todo, no tendría confianza en sus acciones u opciones si todo lo que hiciera fuera analizado y «corregido».

En otras palabras, los empleados de microgestión no solo generan resentimiento. Los hace dependientes de una microgestión adicional para hacer su trabajo.

Finalmente, la microgestión no es de ninguna manera escalable.

Piénselo: alguien tiene que pasar cada momento de su día revisando los detalles de lo que está haciendo su equipo. Ampliar significa que dicho equipo crecerá o asumirá nuevas tareas. Cualquiera de los dos significaría un gran aumento en la información disponible.

En algún momento, el microgestor por sí mismo no puede mantenerse al día con todo, lo que lleva a errores debido a la supervisión o al agotamiento.

La microgestión o Micromanagement no vale la molestia que crea.

Incluso en situaciones donde los profesionales de la microgestión pueden brillar, en última instancia no vale la pena los problemas a largo plazo y los malos hábitos que crea un sistema de este tipo.

A pesar de tener un equipo lo suficientemente pequeño como para administrar eficazmente la microgestión, aún corre el riesgo de alienar a los empleados, disminuyendo su confianza en usted, haciéndolos dependientes de la microgestión y haciendo que los miembros del equipo se agoten.

Es por eso que documentar sus procesos es mucho más efectivo. Incluso si es a pequeña escala, los procesos de documentación le brindan todos los beneficios de la microgestión sin prácticamente ninguno de los aspectos negativos. Se dan instrucciones para guiar a los empleados, pero conservan suficiente autonomía para sentirse independientes.

En procesos de ventas existen formas de llegar al cliente pero si empezamos a hacer micromanagement en cada proceso esto puede debilitar no solo el resultado del colaborador sino que llegar a no tener el trato efectivo con el cliente y sus necesidades. Un ejemplo es si un colaborador se dedica a la prospección no puede estar en horarios 100% fijos en la oficina porque perdería oportunidades, un prospector en un sitio público puede tener contacto con 3 posibles clientes, entonces el negocio ¿quisiera perder esa oportunidad?

Ana María Del Castillo.
Gerente de Estrategia y Prospección, Más de 15 años de experiencia en Gerencias de Marketing y Ventas, Experta en Customer Experience  y User Experience , Marketing Digital. Design Thinker con diversos cursos en liderazgo, servicio al cliente y gerencia de productos. Coach ontológica certificada por Newfield Network y Coach empresarial con 40 horas en CBC de Fred Koffman. Cursando actualmente MBA en USIL.  

0 comments on “¿No al micromanagement o la microgestión?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: