Carmen Masías Opinión

¿ Y cómo vamos de cultura?

La cultura puede ser o podríamos aventurarnos a afirmar que lo es, un medio extraordinario de contribución al pensamiento y a la no violencia y una vía de democratización que respete la pluralidad de gustos y procedencias. Asimismo puede representar una opción de vida y trabajo. En el Perú hay mucho por crear y desarrollar respecto a potenciales públicos que asistan y disfruten de eventos culturales de buena calidad. Si comparamos cifras de hoy con aquellas de las décadas de los 80 o 90 hay un incremento en la asistencia a salas de teatro, conciertos, etc. Sin embargo, según el INEI (2017) el 42.8% de los peruanos no asistió a ningún evento cultural durante el año mencionado. Y los que fueron a alguna biblioteca, sala teatral o museo sumaron 8%, 9.3% y 11.2% respectivamente, en relación a toda la población, perteneciendo la gran mayoría de estos porcentajes a los sectores a y b. Es decir, el acceso sigue estando limitado sobre todo para las clases con menores recursos.

Las políticas culturales en el Perú vienen mejorando. Sin embargo, hay mucho camino por recorrer en el sentido de captar públicos emergentes y ofrecer servicios en este campo. La “Feria del libro de Lima” (FIL) tuvo este año 2019 600,000 visitantes y “hay” es un ejemplo en Arequipa de descentralización y globalización en el campo literario.

La cultura contribuye a través del cine, el teatro, la música, la literatura, la poesía, la fotografía, la danza, las artes plásticas, los audiovisuales, etc., a trasladarnos a situaciones que “no vivimos directamente” pero que podríamos llegar a entender mejor viéndolas plasmadas en la pantalla, en un escenario, en  los muros de una galería, en una biblioteca o en un libro venga este en un formato físico o  virtual. Una pieza musical puede acercarnos a lo sublime o llevarnos simplemente a experimentar emociones positivas y de placer.

 El arte ayuda en la educación, pues representa un método pedagógico donde los niños y niñas se sienten a gusto adquiriendo habilidades y conocimientos y teniendo la posibilidad de establecer empatía con sus grupos al trabajar desde lo individual hacia lo colectivo.  Extraordinario esfuerzo y logros de “Sinfonía por el Perú” creada por Juan Diego Florez donde más de 7,000 niños y niñas ingresan a la música y en muchos casos también al arte y oficio de convertirse en “Luthiers”.

Encomiable el trabajo de Martha Mifflin con “Filarmonía” hoy también auspiciado por el Ministerio de Cultura. Y muy atrayente el programa cultural del Municipio de Lima, abriendo sus teatros y espacios con generosidad e inteligencia.

“Los públicos no nacen, se hacen” afirma Ana Rosas, antropóloga, en reciente entrevista. Reflexión que nos invita a apoyar la creación y fortalecimiento de grupos en búsqueda de oportunidades en las artes: investigar deseos, necesidades, gustos, aspiraciones. formar, cada vez más, agentes y emprendimientos que fomenten convivir con la cultura. 

Carmen Masías Claux.
Directora Ejecutiva de Cedro. Ex jefa de Devida. Psicóloga con máster en Terapia de Familia. Estudió administración, desarrollo de proyectos y desarrollo comunitario. Estudió crítica de cine.

0 comments on “¿ Y cómo vamos de cultura?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: