Josef Zielinski Flores Opinión

Elecciones 2020: por un voto responsable

No obstante la separación de poderes en un Estado de Derecho es una de las instituciones básicas de toda democracia, la importancia del Congreso frente a otros poderes del Estado no puede ser dejada de lado. La razón es muy sencilla. No solo es el foro donde se crea las leyes, se ejerce una función de control sobre el ejecutivo y se representa a la ciudadanía. Es ante todo un ágora donde sus integrantes se encuentran obligados a concertar, dialogar y negociar para poder sacar adelante las leyes que se requieren en el país. En otras palabras un congresista siempre debe estar dispuesto al diálogo y a la búsqueda de consensos. Claro, esto se da solamente si es que los intereses de la comunidad de encuentran por encima de los intereses sectarios o personales y si la ideologización no ha contaminado la mente de los “padres de la patria”.

La lógica nos debería llevar a concluir que toda persona que postula al congreso entiende “per se” que a este poder del Estado se va a dialogar y buscar consensos, sobre la base de la discusión alturada que nos lleva a aceptar la fuerza del mejor argumento. Sin embargo los últimos parlamentos peruanos no solo han mostrado poca voluntad de diálogo, sino muchos de sus integrantes (jamás podemos generalizar) utilizaban el poder confiado por la ciudadanía en beneficio personal, si es que no abiertamente de manera corrupta sin importar lo que es la máxima del “deber ser” de la política que es la búsqueda del bien común.

En éstos momentos aún no terminan de configurarse las diversas listas que piensan postular al parlamento. Muy pocos van por repetir el plato (que sea la ciudadanía la que premie o castigue a los que lo están haciendo) pero dentro de las nuevas caras, vemos que hay de todo como en botica. Muchas franquicias electorales (a la mayoría el rotulo de partido político les queda demasiado grande) apuestan por incluir a figuras de la farándula, otros reciclan viejos conocidos de la política, otros – mismo mercado de pases futbolero – negocian incorporaciones de figuras ya conocidas en la política local (como si las convicciones, la ética y los valores fueran materia de negociación) y otros buscan hacer caja cobrando por un lugar en la lista. Como vemos, algunas caras pueden estar cambiando, pero las viejas formas de manejar la política todavía se conservan y los personalismos afloran nuevamente y una buena parte de la ciudadanía sucumbe nuevamente ante ellos.

Sin embargo es importante destacar que también hay agrupaciones que están haciendo un esfuerzo importante por presentar listas completamente renovadas y apuestan por jóvenes cuadros políticos, que pueden no tener mayor experiencia política o parlamentaria, pero ya son conscientes del grave riesgo que supone para una democracia el no buscar puntos en común y encontrarnos en confrontación permanente. Que son testigos del daño que la corrupción, la incapacidad, el sectarismo y la arrogancia le han hecho a nuestra patria, siendo justo éstas elecciones, nuestra inestablilidad política y el enfriamiento de nuestra economía las hijas de todos éstos males.

Éstos jóvenes son conscientes de la responsabilidad que tienen como candidatos (y espero posteriormente como congresistas) de devolver nuevamente la esperanza a tantos peruanos ya desencantados de la política y los políticos y son los llamados a renovar no solo el parlamento, sino toda la política peruana. Es grande su responsabilidad y confío en que se encuentran a la altura del reto.

De nosotros como ciudadanos depende entonces la excelencia de este nuevo congreso. Votemos responsablemente. Identifiquemos a los jóvenes preparados y formados para concertar, dialogar y negociar en este nuevo congreso. Que pongan los intereses de la nación por encima de los personales y que se encuentren a la altura de lo que nuestro país realmente necesita; una clase dirigente verdaderamente comprometida con el desarrollo de nuestro país, que construya una patria para todos.  

Josef Zielinski Flores.
Abogado por la Universidad de Lima y Master en Acción Política por la Universidad Rey Juan Carlos I de España.  Miembro del Instituto de Estudios Social Cristianos (IESC) y profesor de ciencia política y problemática nacional en la facultad de derecho de la Universidad de Lima. Anteriormente se ha desempeñado como editor de la Revista Testimonio y como director ejecutivo del Instituto Peruano de Economía Social de Mercado – IPESM. Asimismo, ha sido colaborador de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales – FAES, con sede en Madrid y la Sociedad Internacional por los DD.HH. con sede en Frankfurt. Actualmente colabora activamente con la Fundación Konrad Adenauer de Alemania.

0 comments on “Elecciones 2020: por un voto responsable

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: