Opinión Yang Chang

Activos Financieros Inciertos

En un mercado típico de bienes o servicio, los consumidores y productores terminan definiendo un precio al que están dispuestos a intercambiar una cierta cantidad de bienes o servicios. Claro está que, en la vida real, existen siempre elementos que distorsionan ese equilibrio, ya sea por: efecto de regulaciones nacionales, por condiciones de mercado, por preferencias del consumidor, por externalidades positivas o negativas, por cambios tecnológicos y muchos otros factores.

En teoría estos diferentes factores terminan definiendo un precio de mercado. Ese precio es el asignador de recursos que permite establecer un equilibrio entre las funciones de oferta y demanda, determinando la cantidad que finalmente será producida y consumida a la vez. Para que el precio pueda funcionar como el asignador de recursos que debería ser, la información deberá fluir de manera homogénea a todos los incumbentes, y ser consistente con la función de producción de esos bienes y servicios.

Si hablamos de esa consistencia el principio fundamental debería ser que el precio de esos bienes o servicios debería ser mayor que el costo de los mismos. Dado que bajo la premisa de racionalidad de los agentes económicos estos deberían obtener beneficios de la actividad económica que llevan a cabo. Si esto no ocurriese sería mejor dejar de producir u ofrecer sus servicios.

Si llevamos esto al mercado de activos financieros, donde tenemos por un lado ofertantes de activos (agentes deficitarios que desean recibir fondos) y por otro lado demandantes de activos (agentes superavitarios que desean colocar sus fondos). En ese mercado se establecerá el precio del activo financiero[1]. Pero este precio tiene como subyacente una tasa de descuento, la cual incluye una tasa de rendimiento y una prima de mercado.

Imaginemos que esa tasa de descuento fuese cero. En ese escenario, el precio pierde su función de asignador de recursos. Cualquier activo financiero puede ser adquirido en la medida que haya agentes superavitarios con excedentes que deseen invertir (demanda) sin importar si es una buena o mala inversión. Ahora agreguemos a la receta, emisión inorgánica de billetes en esa misma economía esto genera un excedente de efectivo en la económica que debe de colocarse. Lo que termina ocurriendo es que el valor de los activos empieza a crecer de manera espuria.

Si pensamos en el mercado financiero de USA, esa tasa de rendimiento está muy relacionada a la tasa de la FED de manera directa. A mayor tasa de la FED, mayor la tasa de descuento y consecuentemente menor es el valor de los activos. Por lo que, a menor tasa mayor es el valor de los activos. En perspectiva la tasa de la FED se situaba en 8% en el 1991, siendo casi cero entre el 2009 y 2016. Cerrando su ultimo valor en 1.75% (noviembre 2019). Sin embargo, si ajustamos la inflación, resulta que la tasa real es negativa.

Además, sumemos a esto una “expansión cuantitativa del dinero”. El resultado son activos financieros sobre valorados sin sustento técnico. Durante última crisis del 2007 y 2008, los activos del NASDAQ estaban valorados en su pico en más de 2800 puntos (agosto 2007) bajando a menos de 1400 puntos (noviembre 2008). Once años después el NASDAQ se sitúa en 8550 puntos (noviembre 2019). Un crecimiento de más de 6 veces en ese periodo de tiempo lo que no se condice con el crecimiento del valor fundamental de esas mismas empresas.

En estas condiciones en donde los precios no funcionan como asignadores de recursos eficientes y existen recursos monetarios exacerbados por emisión inorgánica, se genera un efecto enorme de crecimiento sobre el precio de los activos financieros. Reflejados en índices sobre valorados de acciones como NASDAQ, que tarde o temprano terminara derrumbándose.

Inversionistas más conservadores como Warren Buffet, mantienen un tercio de los fondos (más de 100 mil millones de dólares) que administra con Berkshire Hathaway en cash. Lo que da una idea de la dificultad para invertir en empresas que realmente estén generando valor y tengan sustentos técnicos como usualmente invierte el Oráculo de Omaha.

Esto nos debe llevar a pensar que las políticas monetarias expansivas que el gobierno de USA ha venido ejecutando están generado un enorme problema global. Esta búsqueda exacerbada del crecimiento por el crecimiento, sin importar las consecuencias, y pensando solo en el corto plazo están sacrificando el futuro de su propia nación y comprometiendo al resto del mundo, en un mundo irreal que tarde o temprano acabará y nos devolverá a la realidad que están tratando de evitar.


[1] el valor de un activo debería ser igual al valor presente de sus flujos futuros descontados a una tasa de descuento

Yang Chang.
Mba por incae con especialización en finanzas y licenciado en economía por la universidad de lima. actualmente se desempeña como gerente general y director en globokas perú; director en agencias de cobros kasnet; vicepresidente del comité de administración de coopera (cooperativa de ahorro y crédito); catedrático en udep (universidad de piura) en temas financieros; y consultor de empresas.

0 comments on “Activos Financieros Inciertos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: