María Palma Peña Jiménez Opinión

Feminismos y política

En España tenemos actualmente un presidente de gobierno y cuatro vicepresidencias. Nunca tuvimos tantas, pero esto no significa que la cantidad se vaya a traducir en calidad. El tiempo nos dirá y ojalá que un gobierno tan numeroso se traduzca en prosperidad.  

Entre las cuatro vicepresidencias, se encuentra la vicepresidencia más política, Carmen Calvo. Ella es una mujer que enarbola la bandera feminista y dice cosas del tipo “somos socialistas porque somos feministas”, el hecho de ser feministas nos convierte en socialistas de manera automática. Estas son sus expresiones y otras “perlas” parecidas.

Es una pena que haya mujeres en cargos relevantes de la política con los conceptos tan poco claros. La afirmación implica una barbaridad y encierra un grave error. Si su señoría tuviera razón, no podría ser feminista ningún ser humano, —hombre o mujer — que no fuera socialista. Y, por ende, todos los socialistas del mundo se convierten en feministas y viceversa. Este es el nivel intelectual de la clase política hoy.

¿Qué significa ser feminista hoy?, ¿qué significa para Carmen Calvo ser feminista?, ¿Significa algo más allá, además de algo excluyente?

Vivimos en el tiempo de la confusión intelectual. Un tiempo en el que los políticos saben cuatro frases o eslóganes y poco más. Repiten cuatro oraciones o enunciados y van tirando. La ciudadanía, que las más de las veces también es bastante ignorante en temas políticos, cree casi cualquier cosa.  Y me temo que muchas mujeres y hombres cuando le han escuchado ni siquiera se han parado a pensar y analizar lo que está diciendo.

A lo anterior se añade otro problema: los celos entre la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra de Igualdad, Irene Montero, que a su vez es la pareja de Pablo Iglesias, otro vicepresidente del gobierno. Se atisba entre ellas, la vicepresidenta y la ministra, una lucha por la autoría del mejor feminismo presente en el gobierno actual. La que se avecina será una lucha, esperemos que solo dialéctica, sobre qué feminismo es mejor, el tuyo o el mío. Asistiremos a la lucha de los unos contra los otros que ya apuntó Van Dijk en su obra “Ideología y discurso”, donde es determinante quién se apoderará antes de algunas palabras, de aquellos términos determinantes para el discurso de género. En definitiva, no importa tanto la defensa de los derechos de las ciudadanas mujeres, que ya contempla nuestra Constitución cuando defiende que todos tenemos los mismos derechos, sino que más bien se trata de quien se queda con el poder de esta parcela, uno de los temas determinantes en la política de hoy.

Yo soy feminista. Soy profundamente feminista si por eso se entiende la defensa de los derechos de igualdad de los ciudadanos independientemente de su sexo. El feminismo consiste en defender la igualdad de las personas, ya sean hombres o mujeres. NO me considero inferior a nadie por el hecho de ser mujer, señora vicepresidente, y no discrimino a las personas ni por su sexo, ni por su raza, ni por su ideología.

Es más, ser feminista NO IMPLICA, señoría, ser socialista y viceversa. No es ni automático, ni excluyente. Son movimientos independientes. Y las mujeres que dicen estas cosas no pueden representarnos, porque nos eliminan y nos discriminan. Su discurso no es una defensa del feminismo, no defiende usted a las mujeres diciendo esto, más bien las expulsa y las excluye al obligarles a “deber ser lo que usted considera y predica”. Esto siempre se ha llamado TOTALITARISMO, no feminismo, excelentísima señoría.

María Palma Peña Jiménez.
Doctora en Comunicación por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (España). Licenciada y Máster por la Universidad de Salamanca. Directora del Máster Universitario en Protocolo, Comunicación Institucional y Organización de eventos y Coordinadora a su vez del Grado en Protocolo, Organización de eventos y Comunicación de la URJC. Autora de numerosos artículos científicos centrados en el análisis pragmático del discurso, sobre todo del discurso político, la comunicación política y la educomunicación.

0 comments on “Feminismos y política

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: