Martín Belaunde Opinión

¿Quién es Kamala Harris?

La figura de Kamala Harris (cuyo nombre de pila se pronuncia con tilde en la primera a), candidata demócrata a la vicepresidencia de los Estados Unidos, es una estrella en ascenso en el universo político norteamericano.  Ha cultivado cuidadosamente su identidad pública, primero  como Fiscal de la ciudad de San Francisco  y luego como Fiscal General de California, para después lanzar exitosamente su candidatura  al Senado de los Estados Unidos, que la catapultó  a la escena nacional. Su trayectoria como  miembro progresista del partido Demócrata dedicada a causas vinculadas a los derechos humanos  de la mujer y de sus derechos reproductivos,  entiéndase la defensa del aborto, avanzó de manera consistente. En  13 años, desde el 2004 al 2017, escaló muy rápido hasta alcanzar  la posición de Fiscal General, estratégica en cualquier estado, para luego ser elegida al Senado. No es usual que una carrera política sea tan exitosa en tan corto tiempo.

Kamala Harris tiene todas las características de ser una persona muy especial. Es una ciudadana norteamericana de primera generación. Sus padres llegaron a los Estados Unidos para culminar su formación académica y  terminaron quedándose. Su madre, Shymala Gopalan, originaria de la India provenía de una familia que luchó por la independencia de su país y su abuelo ejerció  funciones burocráticas de relativa importancia. Shymala Gopalan se dedicó al estudio e investigación de la biología para concentrarse más tarde en la enseñanza universitaria. Murió en el 2009. Su padre, Donald J. Harris, oriundo de Jamaica es un economista heterodoxo, que alcanzó el distinguido rango de Profesor Emérito de la Universidad de Stanford. Kamala Harris no es una persona de origen humilde. Pertenece a una élite intelectual venida del exterior, defensora de los derechos civiles, pero que pudo adaptarse a  las competitivas exigencias  de la vida académica norteamericana. Sus padres se divorciaron en 1971 y Kamala con su hermana Maya, permanecieron al lado de su madre pero sin perder contacto con su progenitor. Las circunstancias de su origen y  raza, mitad de la India y mitad  de Jamaica, contribuyeron a que Kamala Harris  desplegara un esfuerzo constante para superar cualquier barrera contra su desarrollo profesional y avance político. Eso quizás explique su agresividad en los abrasivos diálogos mantenidos con sus rivales en la contienda inicial para alcanzar la nominación  presidencial del partido Demócrata. La áspera confrontación que tuvo con Joe Biden en esa etapa demostró  su agresivo estilo.

La campaña presidencial de Kamala Harris se estancó y ella tomó la decisión de retirarse. Un aspecto positivo de su frustrado esfuerzo fue que ganó mucha visibilidad por su elocuente palabra en la defensa de sus ideas progresistas, proyectando una imagen agradable  cuando no estaba frente a un rival a quien debía destrozar. Joe Biden, cuyo estilo es muy distinto, terminó ganando la mayoría de las  elecciones primarias en los estados más importantes gracias a su serenidad y perseverancia. Esa circunstancia obligó a sus rivales, Bernie Sanders y otros más, a retirarse y ofrecerle su apoyo. Kamala Harris igualmente lo secundó. Joe Biden fue nominado por aclamación en la Convención Demócrata debido a  la pandemia y también por el deseo de los demócratas de recuperar el poder y derrotar a Trump, convertido en el  primer enemigo público de la progresía liberal norteamericana.

En muchas oportunidades durante la campaña y después de su nominación Joe Biden reiteró dos promesas. Primero que de ser elegido solo gobernaría por un período de 4 años, obviamente debido a su edad. Y segundo, que escogería para la vicepresidencia a una mujer de raza negra. Estos dos compromisos significan que si la pareja Biden-Harris gana las elecciones el 3 de noviembre próximo, su compañera de fórmula tendría la extraordinaria oportunidad de sucederlo al término  de  los primeros 4 años. Dicho ofrecimiento allana el camino para que los Estados Unidos tengan nuevamente un presidente de raza negra, repitiéndose el precedente de Obama pero con una mujer. En medio de una gran expectativa Joe Biden escogió  para acompañarlo a su transitoria rival Kamala Harris. Esta decisión tal vez sorprendió a ciertas personas por la forma tan ruda como Kamala Harris lo trató cuando debatieron. Pero la decisión tenía lógica porque había escogido a una compañera de fórmula de gran habilidad discursiva e impecable formación académica, para consolidar el apoyo de las mujeres, de los votantes negros y de  los hispánicos. Sin embargo  subsisten algunas interrogantes.

Kamala Harris es tan negra como Barack Obama en el sentido de ser de raza mixta, por  su madre procedente de la India y su padre de Jamaica. Sin duda es una mujer de tez morena que en Estados Unidos pasa como una persona de color, pero sus raíces culturales son muy  distintas. El otro aspecto a considerar es el apoyo femenino masivo que potencialmente le traería su vicepresidenta. En cuanto a esta perspectiva no hay duda que Kamala Harris lo ayudará a conquistar votos entre los sectores liberales femeninos sea cual fuere la tez de su piel, pero podría suscitar rechazo entre los votantes conservadores blancos de los Estados Unidos, distribuidos a lo largo del cinturón bíblico, contrarios al agresivo progresismo exhibido por Kamala Harris en temas tan sensibles como el aborto.

Hay otro aspecto a tomar en cuenta. Kamala Harris es una exitosa profesional del derecho, casada hace 6 años con otro abogado no menos exitoso. De acuerdo a información proporcionada por Wikipedia al mes de agosto del 2019 dicha pareja matrimonial tenía un patrimonio neto estimado de US$ 5.8 millones. Aquí cabría preguntarse si la defensa de una política liberal en aspectos sociales en momentos de la pandemia y de aumento del desempleo,  sería bien mirado por quienes sufren penurias económicas. Peor  todavía si los votantes son conservadores blancos empobrecidos. Este tema podría jugar en contra de Kamala Harris y Joe Biden, cuyo patrimonio neto personal asciende a  US$ 9 millones conforme a  un reciente artículo de la revista “Town and Country”. Ambos podrían ser atacados por predicar enseñanzas a favor de los pobres, mientras se enriquecieron en la función pública. No sería extraño que la flagrante contradicción entre sus postulados políticos y su abultado patrimonio, sufra duros ataques en los próximos dos meses.

Martín  Belaunde Moreyra.
Abogado y ex congresista
.

0 comments on “¿Quién es Kamala Harris?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: