Josef Zielinski Flores Opinión

¿Vacancia a la vista?

Considerando que el 12 de setiembre se cumple un aniversario más de la captura de Abimael Guzmán (fecha que considero debería ser un feriado nacional e incorporarse en el calendario cívico), pensaba hacer una reflexión sobre el Perú, el terrorismo de finales del siglo XX en nuestro país y en que ha cambiado (y en que no) nuestra patria en éstos años. Pero lamentablemente la política peruana puede ser calificada de cualquier manera menos de aburrida, al punto que nos tiene con ganas de preparar canchita casi de manera permanente.

El cierre del congreso anterior ha sentado un funesto precedente en la política de nuestro país, por lo dudoso de su legalidad y donde primaron conflictos políticos y forzadas leguleyadas antes que verdaderos argumentos jurídicos. El fandango político que vivimos permanentemente desde esa fecha, nos confirma que peor ha sido el remedio que la enfermedad y que se cumple esta temida sentencia de que cada congreso que tenemos es peor que el otro. Pero también nos confirma que el presidente en su torpe afán no por derrotar, sino de destruir a sus enemigos políticos y por seguir inadecuados consejos, ha creado un monstruo que no puede controlar y – peor aún – amenaza con devorarlo también.

No quiero caer en el error de descalificar al mensajero (el congresista Alarcón), pero independientemente de su polémica trayectoria, los audios que presentó tienen un contenido muy delicado, que nos muestran lo que muchos sospechábamos; la nula honestidad del presidente en el tratamiento del caso Swing y su poco carácter y autoridad al momento de tratar con sus subordinados o personal de confianza (Karen Roca). Éstos entre muchos otros hechos de los cuales hemos sido testigos en los últimos años, nos muestran que Vizcarra no es un hombre de estado y que fue simplemente la diosa fortuna quien lo puso – desafortunadamente para los peruanos – en el cargo de presidente.

Queda claro entonces que Martín Vizcarra no es el capitán adecuado para conducir este barco llamado Perú en la tormenta que estamos atravesando y que amenaza con hundirlo. Y el problema se agrava cuando el Congreso, en vez de apoyar a este inexperto y torpe marinero para que el barco no se hunda, deciden hacerle un motín cuando están a punto de caer en un remolino, que finalmente engullirá y destruirá a todos como consecuencia de sus mezquindades.

Nos encontramos en medio de una pandemia que parece no dar tregua y que ha generado que todos los días miles de familias peruanas tengan que llorar a algún muerto, con un sistema de salud digno del África subsahariana no acorde a nuestra condición de país de ingresos medios, con una economía que se está descalabrando y con índices de pobreza nuevamente en subida, después de muchos años en los que parecía la íbamos a vencer. Ante esta situación, al Congreso no se le ha ocurrido mejor idea que debatir la vacancia del presidente, demostrándonos que sus ambiciones políticas están por encima de su responsabilidad con el país. Lo peor de todo es que el “cajón de sastre” que supone lo señalado en el inc. 2 del artículo 113 de la Constitución Política del Perú (vacancia presidencial por incapacidad moral) no define la figura de “incapacidad moral”, dándole un peligroso factor subjetivo que la carta magna más bien debería evitar. Ésta figura bien podría ser aprobada por el congreso de contar con los votos requeridos. Lamentablemente en la actualidad, con el congreso tan populista y poco reflexivo que tenemos, esto una posibilidad real.

Reitero, un sujeto como Vizcarra jamás debió haber sido presidente del Perú. Pero la alternativa que ahora nos quiere presentar el Congreso es Manuel Merino, cuya trayectoria como presidente del Congreso es – por decir lo menos – poco feliz. Ante esta coyuntura, más vale malo conocido que bueno por conocer y a pesar de todas las resistencias que nos pueda provocar nuestro actual presidente, los peruanos de buena voluntad debemos anteponer los intereses de la nación, que ya se encuentra demasiado golpeada en estos momentos como para tener que soportar a otro nuevo aventurero de la política.

Lamentablemente el tiempo nos está dando la razón a los que condenamos el cierre del anterior Congreso. Es imprescindible desarrollar y fomentar una adecuada cultura política en la ciudadanía a fin vote de manera más responsable. Nuestros gobernantes y dirigentes políticos no son más que el reflejo de nosotros mismos y me resisto a creer que los peruanos seamos tan abyectos como ellos.

Josef Zielinski Flores.
Abogado por la Universidad de Lima y Máster en Acción Política por la Universidad Rey Juan Carlos I de España.  Miembro del Instituto de Estudios Social Cristianos (IESC) y profesor de ciencia política y problemática nacional en la facultad de derecho de la Universidad de Lima. Anteriormente se ha desempeñado como editor de la Revista Testimonio y como director ejecutivo del Instituto Peruano de Economía Social de Mercado – IPESM. Asimismo, ha sido colaborador de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales – FAES, con sede en Madrid y la Sociedad Internacional por los DD.HH. con sede en Frankfurt. Actualmente colabora activamente con la Fundación Konrad Adenauer de Alemania.

0 comments on “¿Vacancia a la vista?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: