Martín Belaunde Opinión

La flota pesquera China y la CONVEMAR

El inexplicable retraso del Estado peruano de adherirse a la CONVEMAR  nos jugará en contra cuando enfrentemos desafíos que van más allá de las 200 millas. Eso  ocurre ahora con la presencia de la flota pesquera china frente al litoral peruano a la altura de Pisco, pero algunas millas fuera de nuestro dominio marítimo según el Ministerio de Defensa. ¿Qué puede hacer el Perú en esa situación? En la medida que no se viole nuestra soberanía marítima en realidad no tiene mucho que alegar. A lo que debemos agregar que China en los últimos años se ha convertido en nuestro primer socio comercial y es además a través de sus empresas estatales y privadas, un importante inversionista en el Perú.

¿Cómo puede afirmar el gobierno peruano ante el gobierno chino que la presencia de su flota pesquera en aguas internacionales, pero muy cercanas a las 200 millas, constituye una amenaza a nuestra riqueza ictiológica?   Las especies hidrobiológicas no tienen nacionalidad y se desplazan en el mar conforme a sus necesidades de supervivencia de acuerdo  las corrientes y demás factores que afectan a la vida marítima. Es algo que depende de la naturaleza más allá de la voluntad de los Estados. Las corrientes del Niño y de Humboldt son fenómenos naturales del Océano Pacífico por encima de la voluntad de los Estados, si bien afectan decisivamente nuestro territorio. También debe reconocerse que las actividades de los pueblos costeros, incluyendo a las pesqueras, pueden influir decisivamente en la biomasa. Por esa razón los Estados con litoral marítimo establecen vedas dentro de sus ámbitos soberanos.

¿Cuáles son las normas de la CONVEMAR sobre la Alta Mar? En el artículo 86 de la Parte VII, Sección 1, se establece que le son aplicables todas las disposiciones que no regulen la  zona económica exclusiva, el mar territorial ni las aguas interiores de un Estado. La zona económica exclusiva de la CONVEMAR no excede de las 200 millas marinas medidas desde las líneas de base. El artículo 87.1  establece que: “La alta mar está abierta a todos los Estados, sean ribereños o sin litoral. La libertad en la Alta Mar se ejercerá en las condiciones fijadas por esta Convención y por las otras normas del Derecho Internacional. Comprenderá entre otras, para los Estados ribereños y los Estados sin litoral:…e) La libertad de pesca, con sujeción a las condiciones establecidas en la sección 2”.

Ahora bien, en el juicio de delimitación marítima con Chile nuestro agente en la Corte Internacional de Justicia señaló que “el término de dominio marítimo utilizado en la Constitución del Perú, se aplica de una manera consistente con las zonas marítimas señaladas en la Convención de 1982”. Dicha corte en el párrafo 178 de la sentencia expresó que “tomaba nota de dicha declaración la cual constituye un compromiso formal del Perú.” Esa declaración fue muy importante, quizás decisiva, para obtener un triunfo parcial sobre Chile en ese juicio, pero no se aplica a la Alta Mar, respecto de la cual el Perú solo puede invocar la costumbre internacional y los principios generales del derecho. Ante tal situación el Perú necesita invocar instrumentos jurídicos de un alcance más específico, que defiendan nuestros intereses ante la pesca realizada por flotas de bandera extranjera en la Alta Mar. Ese instrumento, sin duda alguna, es la CONVEMAR.

El artículo 117 de la sección 2 de la Parte VII de la CONVEMAR señala textualmente que: “Todos los Estados tienen el deber de adoptar las medidas que en relación con sus respectivos nacionales, pueden ser necesarias para la conservación de los recursos vivos de la alta mar, o de cooperar con otros Estados en su adopción”. El artículo 118  de la CONVEMAR refuerza aún más esa obligación, en cuanto establece que los Estados deben cooperar entre sí en la conservación y administración de los recursos vivos. El artículo 119, en su párrafo 1, dispone que “al determinar la captura permisible y establecer otras medidas de conservación para los recursos vivos en la alta mar, los Estados deben tomar sobre la base de los datos científicos más fidedignos…medidas con miras a mantener o restablecer las poblaciones de las especies capturadas a niveles que puedan producir el máximo rendimiento sostenible con arreglo a los factores ambientales y económicos pertinentes…”

Resulta claro entonces que la CONVEMAR tiene disposiciones que obligan a sus Estados parte, entre los cuales se encuentra la República Popular China pero no el Perú, a limitar los volúmenes de su pesca en la Alta Mar. Las flotas pesqueras chinas han pescado en el presente año en alta mar frente a las Islas Galápagos de soberanía ecuatoriana, frente a nuestras a nuestras costas a la altura de Pisco  y según las más recientes noticias frente a las costas de Chile. En estos casos la pesca se habría realizado fuera de las 200 millas. Ecuador y Chile son parte de la CONVEMAR, el Perú no. Ante smejantesituación negativa, nos preguntamos, ¿qué espera el Perú para adherirse a la CONVEMAR? De lo contrario no podremos formular reclamo alguno a la República Popular China, por cualquier exceso de captura conforme a las normas de la CONVEMAR ante nuestras costas de Pisco, pero fuera de nuestro dominio marítimo.

Palacio de Gobierno y Torre Tagle tienen la palabra para presentar un proyecto de adhesión al Congreso. Si el Congreso estima que nuestra adhesión a la CONVEMAR afecta disposiciones constitucionales, debe ser aprobada conforme al artículo 57 por el mismo procedimiento que rige para reformar la Constitución de acuerdo a su artículo 206.  El Perú merece una respuesta jurídica con arreglo a las normas del Derecho Internacional, de manera que en esta vital materia actuemos eficazmente en defensa de nuestros recursos naturales.

Martín Belaunde.
Abogado y Maestro en Derecho,  asesor jurídico, y gerente de empresas privadas y estatales, columnista de opinión. Representante Permanente del Perú ante organismos internacionales de minería (1984-1986). Decano del Colegio de Abogados de Lima (2000-2002). Presidente de la Comisión Nacional Anticorrupción (2002-2003). Embajador del Perú en Argentina (2003-2006) y Congresista (2011-2016). Profesor universitario y miembro de número de la Academia Peruana de Derecho
.

0 comments on “La flota pesquera China y la CONVEMAR

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: