Mauricio Rozas Opinión

Descubrimiento y conquista

A propósito del 12 de octubre, ‘Día de la Hispanidad’ o ‘Día de la Raza’, hastiado de tanta pataleta posera costumbrista y de frases cliché como ‘nada que celebrar’, creo necesario aclarar algunos puntos para dejarnos de una buena vez de tanta falsa autocompasión y victimización, totalmente a destiempo y fuera de contexto histórico que solo evidencian un muy escaso conocimiento de la historia de nuestra propia especie y de cómo así llegamos hasta donde estamos parados leyendo esto en este momento.

1.- La historia de la humanidad, desde que existe como especie gregaria y desde las primeras tribus hasta las grandes civilizaciones, está hecha de conquistas… y, ¿qué cosa es una conquista sino un sometimiento de un grupo humano más poderoso sobre otro menos poderoso? Y luego de ese sometimiento, ¿qué grupo conquistador no ha saqueado y explotado lo mucho o poco que tenía el grupo conquistado?

2.- La conquista de un grupo humano por otro, no es sino la consecuencia de un instinto básico de supervivencia llevado a nivel grupal, que va desde una pequeña tribu hacia un gran imperio, siempre con el fin de tener la hegemonía y asegurar su supervivencia en el tiempo.

3.- ¿’Pobres incas’ o ‘pobres aztecas’ o ‘pobres tribus’ saqueadas y maltratadas? El imperio de los Incas y el de los Aztecas, fueron sociedades monárquicas, esclavistas y guerreras. En su proceso de formación, también conquistaron, sometieron y saquearon a tribus menos evolucionadas y menos poderosas. Y seguramente, esas tribus sometidas, previamente sometieron y hasta absorbieron otras tribus desapareciéndolas. Así está escrita la historia de la humanidad.

4.- Los conquistadores de América, sean españoles, portugueses, ingleses o franceses, antes de llegar a América y de ser imperios, sufrieron también guerras de conquista y sometimiento en sus tierras… y seguramente también fueron saqueados.

5.- La historia se repite el en Medio Oriente y en el Asia. La China, el Japón, Egipto y etcétera, también fueron imperios que conquistaron, sometieron y saquearon a otras civilizaciones y su formación fue consecuencia de otras tantas guerras de conquista y sometimiento.

6.- Es tan absurdo sentirnos orgullosos de nuestro origen, como avergonzarnos del mismo. Sea que nuestros antepasados fueron españoles, chinos, quechuas o pieles rojas, eso nos fue dado, nos tocó de nacimiento, vino con nosotros y, por ende, no podemos sentirnos orgullosos ni tampoco avergonzarnos de algo en lo que nuestra voluntad no tuvo nada que ver. Solo podemos sentirnos orgullosos o avergonzados de lo que hemos hecho o dejado de hacer por nuestros propios medios y no de lo que nos tocó por suerte, buena o mala, según lo percibas. Es ridículo renegar contra el antepasado porque fue un conquistador español o un italiano aventurero o un indígena campesino. Repito: es RIDÍCULO.

7.- Estas tierras, hoy por hoy, son de todos los que hemos nacido en ellas. Nadie es ‘más’ peruano por tener orígenes quechuas ni ‘menos’ estadounidense por tener raíces inglesas ¡no señor! No se es ‘menos’ argentino por tener raíces italianas ni ‘más’ boliviano por tener origen aymara ¡no señor! Somos una mezcolanza de orígenes autóctonos, asiáticos, europeos, africanos y, para ser peruano, chileno, mexicano o canadiense, basta con haber nacido en estas tierras, ¡punto!

ESA ES LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD. ASÍ FUNCIONA. SI TE GUSTA O NO, SI TE PARECE O NO, YA ES ALGO PERSONAL. A la historia le importa muy poco tu opinión, se da por su propia energía y tiene sus propios procesos y su propia dinámica. 

Mauricio Rozas Valz.
Estudió Administración de empresas en la Universidad Católica Santa María de Arequipa. Escritor con dos títulos publicados de relatos y de poesía. Activista internacional contra el maltrato animal y miembro del colectivo «Arequipeños por Arequipa

0 comments on “Descubrimiento y conquista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: