Opinión

La transformación digital en el Perú

En el 2017, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) ha conformado una Secretaría General de Gobierno Digital de la transformación digital, inclusive el proceso no es tan simple sea para su aplicación en el sector público como en el privado (Yamakawa, P. 2020). ¿Qué es la transformación digital? La transformación digital, desde ahora TD, en el común se entiende como un simple cambio como de pasar del papel a la computadora, pero en realidad ésta engloba varios factores, desde eso tan simple de pasar de lo físico a lo digital, hasta un cambio total de integración de todos los procesos y áreas de una empresa mediante la tecnología. Entonces partimos de que la TD ayuda a las organizaciones a integrar digitalmente todas las áreas, brindando un valor agregado a sus procesos internos, externos y clientes, por tanto, nos debería ayudar a ser más eficiente y optimizar nuestros procesos.

La pandemia afecta a todos los sectores en el Perú, en menor cuantía al sector primario y en mayor cuantía al terciario debido a que no se pudo operar y solo en el último trimestre del año están volviendo a surgir y en escalas controladas. El sector primario tuvo que acelerar procesos de TD, consolidar los que ya tenían o crearlos lo más rápido posible. Una de las ventajas de la TD es usar datos cuantitativos para poder tomar decisiones, por ejemplo, tenemos que 22 millones de peruanos utiliza internet y 91% se conecta a sus redes mediante sus smartphones, utilizando solo esos datos se puede comenzar potenciando las redes sociales y llegando a que más personas puedan ver lo que nosotros vendemos o producimos, solo haciendo este pequeño cambio podríamos afirmar que estamos transformando digitalmente nuestro proceso comercial. Por ejemplo, Alicorp que además de alimentos tiene muchas otras marcas asociadas y destina un porcentaje importante de su inversión en a la TD con herramientas como Big Data, machine learning e inteligencia artificial para tener información más precisa del mercado, de frecuencias de consumo y los mismos consumos por tiempos, espacios, precios y productos (Everis, 2019).

El caso de Laive donde el giro de negocio es la venta de alimentos, se estima duplicar su participación en el mercado para el 2025 (actualmente es de 15%), invirtiendo en la TD enfocada en el hecho del consumo online debido a las restricciones actuales y a la generación de esos hábitos, además de la estructura logística relacionada al delivery y la disposición de medios y accesos para colocar productos por pedidos (Everis, 2019).

En el Perú, la TD llego tarde, recién se comenzó a hablar de este tema en el mercado desde 2017, y recién se logró poner en agenda corporativa desde 2018, hasta ese momento solo eran ideas aisladas o mejoras de software y hardware. La TD también incluye a la persona y como utiliza esa ventaja que da la tecnología. Un claro ejemplo es que se puede tener la mejor tecnología que me mida todas las estadísticas posibles, pero si no se tiene la persona correcta para interpretar esos datos, la tecnología no servirá de nada, y es por esta razón que una TD debe incluir a las personas, sus perspectivas, capacidades, adaptabilidad y competencias viables a la adecuación de las nuevas prácticas (Escudero, F. 2020).

La TD en el Perú tuvo que empezar a crecer durante la pandemia. Las pequeñas y medianas empresas han notado que las ventas por internet han aumentado en este periodo, sea por miedo al contagio o por comodidad, pero en cualquiera de los casos ahora no es un plus vender por redes sociales, es por eso que la tecnología no descansa. Si uno vendía por redes sociales antes de la pandemia, estaba obligado a crear una web con carrito de compras para que se venda directamente como si uno estuviese en la tienda, o idear un plan para que el producto no deje de ser rentable por los gastos de delivery, y en cualquier caso todo eso implica idear planes y hacer uso de la tecnología eficientemente, que, a final como siempre la tecnología solo sirve si se usa bien (Escudero, F. 2020).

La porción en países emergentes como el Perú que es influenciado por las redes sociales es del 92%, este dato ayuda a entender mejor que unas eficientes redes sociales te pueden ayudar a tener mejores ventas tanto online como offline. Según Deloitte en el 2016, se indica que las empresas subestiman el verdadero impacto de la TD, y pues terminan perdiendo oportunidades de ventas (Trespalacios, J. et al 2017).

La TD en los bancos en el Perú es tremenda, resaltando que, si uno tiene más poder adquisitivo, uno puede invertir más, y todos los bancos o al menos los más importantes del Perú se han reinventado de tal manera que uno ya ni necesita ir al banco para abrir una cuenta, un depósito a plazo o pedir un préstamo, dentro de la TD esta la idea de que mientras más valor le des a tus clientes, mejor funciona, y que mejor que poder hacer todo desde el celular sin la necesidad de salir de casa.

Además, existen apps que sirven para hacer la famosa “chancha”, apps como yape o lukita que ayudan a juntar dinero en pequeñas cantidades para que una persona pague todo en conjunto, esto ya tiene algunos años, pero por ejemplo esto ayuda hasta para que el taxista de la calle se pueda transformar digitalmente accediendo a nuevos medios de cobro, ahora es muy común que el usuario pague las carreras con yape o lukita, y en tiempos de covid esto es más importante aún porque es “cero” contacto.

En propias palabras del CEO del BBVA, Eduardo Torres, comenta que hace tres años nadie se imaginaba que el 40% de ventas de los productos serian por el canal digital y en términos de valor el canal digital representa el 22% con una tendencia creciente, no quedándonos solo con un ejemplo, sino mostrando datos del banco más grande el Perú donde el 60% de los préstamos solicitados en el BCP se hacen por el canal digital (Everis, 2019).

Otra ventaja que da la TD y que se ha visto aquí en Perú, es la resiliencia. Esa capacidad de poder subsistir durante la pandemia con conexiones remotas para trabajar es una muestra clara que la TD ayudara hasta en las situaciones más adversas posibles, ¿Qué es peor que una pandemia?, no se me ocurre una más adversa, y si durante la pandemia se logró tener a todos los empleados claves trabajando y sin perder ni un solo día, entonces se aplica efectivamente la transformación. Por supuesto, había algunas empresas mejor preparadas que otras, pero en términos generales se tiene que llegar a una transformación para que no vuelva a parar operaciones una empresa por un largo tiempo.

Según EY, el Perú está encaminado a la madurez digital ya que el 4% de empresas tiene un índice de madurez digital avanzada, un 29% tiene un índice de madurez digital incipiente y un 67% tiene un índice de madurez encaminado. Enfocándonos solo en las empresas que están encaminadas o avanzadas no es novedad que los sectores con mejor índice de madurez digital sean los de telecomunicaciones, banca y seguros y consumo masivo, que son los sectores menos afectados durante la pandemia del covid-19 por tener planes de transformación digital establecidos hace años. En contraparte el sector educación es el de menor índice y se ve que es uno de los sectores más afectados durante el covid-19, sobre todo enfocándonos en el plano público que, hasta el día de hoy, y en líneas generales, no tiene un sólido sistema de educación a distancia, algo en lo que se deben enfocar más los próximos gobiernos sin duda, pero la educación de encuentra en la etapa encaminada por lo que tiene una gran oportunidad de consolidar el plan de transformación digital. EY también midió la escala de madurez de los 7 ámbitos de gestión empresarial dando como resultado que hay un despunte en el ámbito de estrategias de innovación donde la coincidencia de todas las empresas evaluadas es que pusieron más énfasis en la TD (Escudero, 2020).

Sin duda la TD es de mucha ayuda bien utilizada e implementada, no solo es cambiar del papel a digital o implementar softwares, implica mucho más que eso como capacitaciones, reingeniería, nuevas estrategias, reuniones, entre otros aplicados a la funcionalidad tradicional que se conoce. Esto ayuda a mejorar la forma de operar, crear valor y entregar un mejor producto o servicio, además de prevenir situaciones adversas, nuevas tendencias o nuevos requerimientos del mercado. Si bien, son perspectivas positivas, se deja a opinar o generar mayor debate sobre la contra parte, considerando por supuesto que todos los seres humanos somos seres sociales, y es allí, dese la libertad propia, evidenciar si la TD mostró una etapa de alineamiento o de adaptación.

José Ignacio Lombardi.
Ingeniero Industrial con experiencia en empresas de primer nivel del sector Tecnología, Banca, Salud y Educación. Enfocado en Planeamiento Financiero, Control de Presupuestos, Calidad en Procesos y Control de Gestión. Capacidad de trabajo en entornos exigentes, equipos multidisciplinarios y bajo presión. Proactivo e innovador, orientado a objetivos y al cliente. Principios éticos sólidos.

1 comment on “La transformación digital en el Perú

  1. José O. Linares

    Solo como referencia histórica en 1993 a través del Comité Perú- Korea de la PBEC ( Pacific Basin Economic Committee ) durante la visita del Ing Alberto Fujimori a Seoul De retorno del Japón se aperturo un Memorándum de Entendimiento para Apoyar la Gestión del Proyecto de Informatización decTodo el Aparato Estatal Peruano, siendo la entidad Koreana oficina en Lima ( KOTRA) la contraparte sede del apoyo el proyecto // este proyecto sería similar al que utilizó Korea South para realizarlo en Los años 70 / Desgraciadamente se truncó por fallas e intromisión de la Constituyente de aquella época

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: