Jean Pierre Ontaneda Opinión

La administración Biden y la disputa por el 5G

Con la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos, el conflicto comercial con China tomaría distinto matiz al presentado durante la administración Trump. Con China, Trump opto por el aumento de aranceles, restricciones a las compañías proveedoras de tecnología entre otras acciones como el cierre de su consulado en Houston o llamar al COVID19 “Virus Chino”

Biden intentará reequilibrar esta relación. Sin embargo, la dirección de las futuras relaciones entre Washington y Beijing parece inamovible, pues la mayoría de los dirigentes estadounidenses quieren asegurarse de que su país mantendrá la supremacía militar y económica respecto al gigante asiático.

A pesar de los esfuerzos diplomáticos para desarrollar lazos comerciales y de comercio exterior sanos que permitan mantener o mejorar la balanza comercial y la oferta de productos y servicios atractivos entre ambas partes; los planteamientos geopolíticos y geoeconómicos posiblemente permitan viabilidad y factibilidad de desarrollo entre ambos gigantes.

En las primeras generaciones  de protocolos (2G, 3G, 4G) fueron desarrolladas por empresas estadunidenses y europeas ( Ericsson, Nokia, Alcatel, Lucent)  mientras que china era usada como la fábrica de bajo costo tanto por EEUU como por Europa pero  hoy  el liderazgo de la 5G  lo tienen  gigantes  tecnológicas chinas como  Huawei y ZTE  quitándoles el liderazgo a la antes mencionadas, algo a lo que no  estaban acostumbrados hasta hace muy poco tiempo y el gobierno de los EEUU es consciente de la amenaza que supone China para la seguridad y ciberseguridad a través de empresas proveedoras de infraestructura de Telecomunicaciones.

En el particular de las tecnologías 5G, la incógnita que se nos presenta ahora es cómo procederá la administración Biden en este complejo escenario geopolítico y tecnológico en la que se ha transformado el despliegue de las redes 5G que tiene proyecciones comerciales de varios billones de dólares.

Las redes móviles 5G son más que un incremento en las tasas de transferencia de datos para el acceso a Internet ya que otorgan un alto nivel de poder al proveedor de la tecnología debido que involucra el desarrollo de aplicaciones dirigidas a objetos de uso cotidiano y que también se extenderían a aplicaciones más complejas como vehículos autónomos, intervenciones quirúrgicas teledirigidas, industria de manufactura, agricultura, entre otros.

Dejando de lado las advertencias de Washington, no es seguro que los elementos de la red 5G estén a disposición de una empresa transnacional proveniente de un país en el que funciona un capitalismo de Estado y que, además, como lo dejó al desnudo la pandemia, no es un socio confiable para Occidente, son varios los episodios en los EEUU  ha acusado tanto al  gobierno como a empresas Chinas de ejecutar planes de  espionaje industrial, robo tecnológico, de la imitación de tecnología de redes, de intrusión a diferentes empresas norteamericanas y europeas por medio de la compra de activos para poder así tener acceso a información  tecnológica reservada  ; acusaciones que han sido negadas al más alto nivel por el gobierno del gigante asiático.

El ahora presidente Biden ha dicho que China debe responder por su irrespeto por los DDHH, malas prácticas comerciales y contra el medio ambiente, pero, en lugar de aplicar medidas arancelarias unilaterales a los productos chinos como los aprobados por el gobierno saliente, consideraría formar una coalición internacional con otros países considerados aliados democráticos con los que el “gigante asiático «no pueda permitirse

Ya que  estamos frente a una nueva guerra fría entre las economías más grandes del mundo y que coincidentemente son socios comerciales con un flujo de capital de varios miles de millones de dólares y aunque la administración entrante es más profesional, experimentada, racional y pragmática, no se espera un mayor cambio en el enfoque en cuanto al 5G, más bien se espera que Washington siga con su política de afianzar alianzas con sus socios  para contener la  influencia del país asiático en todo el mundo y por la otra parte, los principales proveedores de infraestructura de telecomunicaciones del país asiático ( Huawei , ZTE ) mantienen con el Gobierno chino un protocolo de entendimiento con el objetivo de situar el país como líder tecnológico en el mediano plazo , lo cual no es nada favorable para mejorar la posición de Washington. No obstante, de estos hechos, la probabilidad de que China se convierta en una potencia tecnológica es aun relativamente baja, si consideramos que las transnacionales tecnológicas no chinas lideran diversas líneas de investigación que les facilitan estar a la vanguardia y presentar productos innovadores año tras año.

Más allá de las diferencias entre ambas potencias, hay una serie de objetivos estratégicos de la política exterior estadounidense que trascienden a los gobiernos. Podrán cambiar algunas de las tácticas y maneras de abordar los conflictos empleados por Washington, pero es muy difícil que se termine el conflicto geopolítico con China. Es de conocimiento que las políticas industriales chinas podrían retardar el ritmo de innovación global, resultando en la distorsión del mercado por parte de las compañías chinas, subvencionadas casi en su totalidad por el gobierno chino para reducir la cuota de mercado y los ingresos de las empresas occidentales.

Finalmente, no sabemos qué pasará luego de que la administración de Biden asuma funciones, pero sí sabemos que nos encontramos en un momento de muchos cambios en todos los aspectos de la sociedad producto de la pandemia y sus efectos colaterales y ante la actual situación las principales compañías operadoras a nivel mundial se mostrarían más cautelosas  en iniciar los  despliegues masivos de las redes 5G  que si bien es cierto son necesarias para el desarrollo de las “ Ciudades Inteligentes “ se vería limitada por el alto valor en la inversión en  infraestructura al no poder implementar la red 5G con equipos de origen chino.

Jean Pierre Ontaneda.
Ingeniero Electrónico colegiado con +20 años de experiencia en empresas locales y trasnacionales de primero nivel del sector Tecnología, Telecomunicaciones e Ingeniería. Enfocado en Gerencia de Proyectos, Negociaciones Técnicas, Ingeniería, Desarrollo de Soluciones, Optimización de Recursos y Presupuestos, Pre-venta y Pos-venta, Aplicación PMBOK.

1 comment on “La administración Biden y la disputa por el 5G

  1. Giovanni Guzmán

    Gracias por compartir tus puntos de vista y espectativas con respecto este tema Jean Pierre,siempre es muy importante conocer opiniones de ingenieros calificados en esta área que como en tu caso tuvieron la oportunidad de trabajar en diversas empresas tanto chinas, americanas y europeas con lineamientos políticas y objetivos totalmente opuestos en muchos casos.
    Espero que puedas seguir haciendo más publicaciones de este tipo.
    Saludos
    Giovanni

Responder a Giovanni Guzmán Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: