Amaro La Rosa Opinión

La política y la mentira

Recorría las calles del centro de San José de Costa Rica buscando librerías cuando me quedaban pocas horas para retornar a Lima. La primera obra que encontré fue “Psicología de la mentira”, escrito por José María Martínez. El interesante libro revela en qué medida la mentira es parte de nuestra vida cotidiana y cómo funciona. Por curiosidad periodística pregunté a la vendedora qué le recordaba el título y sin dudarlo respondió “a los políticos”. Pocos días después durante un seminario en el Perú mostré la portada del libro, repetí la pregunta y la respuesta unánime fue la misma.

Según la Real Academia mentira es toda expresión que se contrapone a lo que se cree, se sabe o piensa. En términos generales la política implica la búsqueda del bien común y se supone que abrazan ese propósito quienes participan activamente en la actividad política y por ende solamente hablarían con la verdad.

Sin embargo, la mitomanía parece ser un mal endémico en muchos políticos latinoamericanos. Miente Nicolás Maduro cuando afirma que su gobierno es democrático y lo contradicen la falta de libertad de expresión y los cientos de miles de venezolanos quienes se vieron obligados a dejar su país ante la grave crisis económica.  Andrés Oppenheimer mostraba la foto de una camioneta con hombres armados y preguntaba a Daniel Ortega si eran paramilitares y su respuesta era “No son paramilitares…son ciudadanos defendiéndose”. La mentira era evidente pues los sujetos llevaban armas de guerra mientras que en el vehículo flameaba la bandera del FSLN.

Algunos aplaudieron a Vizcarra cuando ofreció construir mil colegios en su mandato cuando era claro que mentía pues por simple lógica nunca hubiera podido cumplir con lo dicho en el tiempo que le quedaba. Hay una larga fila de mentiras en su haber y una de las últimas es que jamás habló mal del congreso. Nos preguntamos entonces ¿Por qué lo cerró? Miente la ministra de Salud cuando afirma que “ya tenemos las vacunas” cuando es cierto que no existe el cronograma. Miente Sagasti cuando afirma que se pasaron a la situación de retiro a 18 generales de la PNP siguiendo estrictamente las normas.

Pero no solo mienten los líderes políticos sino también sus adláteres. El gerente de infraestructura vial de EMAPE, en la gestión de Luis Castañeda comentaba sobre un puente colapsado y decía una frase que se hizo tendencia en redes “El puente no se ha caído, solamente se ha desplomado”.  

El político que miente lo hace de manera intencional y conciente en el entendido que puede creerse lo que afirma, así esté muy lejos de la verdad. Y eso lo dice claramente la frase “Miente, miente que algo queda” que se suele atribuir a Goebbels, pero que nos remite a un consejero de Alejandro Magno… unos 23 siglos atrás.

Amaro La Rosa.
Periodista e Investigador

2 comments on “La política y la mentira

  1. Muy buen artículo Amaro.

  2. Alejandro Aranda

    Bien Amaro, muy oportuno artículo en tiempos de pandemia moral.

Responder a Alejandro Aranda Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: