Guillermo Ackermann Opinión

Lima tiene un plan

“Lima está de fiesta la canción criolla se viste de gala”, así empieza el vals Acuarela Criolla de Manuel Raygada Ballesteros y que revela el espíritu festivo con el que cada 18 de enero la capital del Perú celebra su aniversario.

El 2035 Lima cumplirá 500 años de Fundación, siendo una de las ciudades más antiguas del continente, conocida también como “Ciudad de los Reyes”, o “Ciudad Jardín”.

Algunas corrientes proponen desconocer ese momento histórico aduciendo que, ya desde siglos antes, existía la ciudad, y, en un sentido les asiste la razón, pues ya en estas tierras se desarrollaron culturas desde, por lo menos, 10000 años antes, pero, desde mi perspectiva, con ese mismo criterio, no reconocer los casi 300 años de hispanidad, nos llevaría también a desconocer los 200 años de independencia que este 2021 estamos conmemorando.

La impronta que se estableció y el impacto cultural fue tan fuerte que la recientemente nombrada capital se consolidó como una potencia en la región y las costumbres, tradiciones y religiosidad se mantienen hasta hoy siendo nuestra responsabilidad preservarlas y proyectarlas en el tiempo.

La historia se define como la ciencia que estudia y pone en conocimiento de las personas la sucesión de hechos del pasado, por tanto, así queramos, lo que pasó ya no se puede borrar, se puede pretender olvidar, enmendar, pero nunca se podrá eliminar.

Para entender Lima, conocerla y amarla, hay que empezar por su corazón, que lo encontramos en su Centro Histórico, una de las enormes riquezas que nos dejó este período colonial-virreinal.

Lamentablemente en la segunda mitad del Siglo XX el Centro de Lima sufrió un deterioro terrible. Muchas propiedades se fueron tugurizando y destruyendo convirtiéndose en inhabitables. La precariedad se convirtió en el gran enemigo y hubo una errada transformación de la actividad comercial. Poco a poco las grandes empresas, instituciones y las propias entidades del gobierno fueron dejando el Centro, que cayó en un estado de desatención.

En 1991 Unesco declaró el Centro Histórico de Lima, como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Un primer atisbo de recuperación empezó en la gestión de Alberto Andrade en la que se hizo una remodelación de la Plaza Mayor, Plaza San Martín, Parque Universitario, Plaza Italia y otros espacios públicos más, pero ello no logró incentivar la reactivación del Centro y los siguientes periodos municipales nuevamente lo tuvieron abandonado.

En diciembre de 2019, bajó la gestión e impulso del Alcalde Jorge Muñoz, la Ciudad de Lima recibió una de las mejores noticias de las últimas décadas, el Concejo Metropolitano, aprobó el Plan Maestro de Recuperación del Centro Histórico de Lima, al 2029, con una mirada al 2035, el mismo que fue desarrollado por casi tres años por Prolima – Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima – bajo la prolija dirección del Arq. Luis Martín Bogdanovich y un equipo de especialistas. Un Plan y reglamento de más de 4000 páginas que recibió la aprobación de Unesco y pasó por la consulta de instituciones especializadas y sociedad civil.

El objetivo principal es la revitalización del Centro Histórico, definiendo lineamientos para consolidar y poner en valor su Paisaje Urbano Histórico, entendido como una recuperación de valores de distintas épocas y significados. Se busca transformarlo en un Centro Metropolitano de carácter histórico y cultural.

En una primera etapa se esta trabajando la peatonalización de alrededor de 50 cuadras, la recuperación de 194 fachadas, 12 iglesias, 100 esculturas y 3 plazas. Asimismo está en marcha un plan de retiro de cables aéreos, una renovada iluminación pública, señalética turística y arborización.

La inversión la hace la Municipalidad Metropolitana, pero estas obras sin duda generarán un atractivo para que lleguen inversionistas privados, pues se volverá a convertir en un punto atractivo para la industria turística, cultural y gastronómica. Para ello se tienen que trabajar incentivos que brinden facilidades para hacer inversiones rentables. Y por supuesto un plan riguroso de seguridad, limpieza y control.

Otro aspecto importante contemplado en el plan es la elaboración de proyectos de vivienda social, que permitirá destugurizar las propiedades y brindarles espacios dignos para vivir a los ciudadanos que viven en condiciones inaceptables.

Sin duda este es el mejor momento para invertir en el Centro Histórico de Lima, con una mirada a mediano y largo plazo,

El horizonte se presenta muy alentador y si las autoridades son firmes y decididas podemos estar hablando, por fin, de la transformación de nuestro Centro Histórico.

Esa es la mejor manera de celebrar el aniversario de Lima, la Capital del Perú.

Guillermo Ackermann Menacho.
Desde hace más de 38 años me desempeño en la industria de las comunicaciones y el marketing, ejerciendo tanto en medios tradicionales, como radio y televisión, así como en la producción independiente de contenidos audiovisuales, documentales, videos institucionales, programas televisivos y radiales y publicidad. He sido productor ejecutivo de material realizado en 24 países. Desde mi juventud he estado involucrado en diversas iniciativas sociales, deportivas y religiosas, como gestor y voluntario. Soy un convencido que este mundo se puede cambiar y quiero ser protagonista.

1 comment on “Lima tiene un plan

  1. Martín Belaunde Moreyra

    No me haría problema acerca de los orígenes de Lima cuyo nombre se vincula al río Rimac nombre quechua. Pretender desconocer nuestros orígenes históricos es un empeño inútil y ocioso. Aceptemos Lima tal como es ahora en esta época de pandemia con sus virtudez y defectos, logros y limitaciones. Dicho esto, muy bonito artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: