Abel Hurtado Opinión

Pandemia y derecho al sufragio

Una de las características universales del derecho al sufragio es su periodicidad que, a diferencia de los demás derechos humanos, no es exigible en todo momento. En nuestro caso ejercemos este derecho cada cinco años para las elecciones generales, y cada cuatro para las elecciones regionales y municipales.

Sin embargo, en este último período hemos tenido cuatro presidentes y dos congresos. En cifras, casi un presidente por año. Esta situación atípica rompe la regla de la periodicidad e irrumpe el derecho a elegir y a ser elegido como una auténtica expresión soberana de la voluntad popular originaria; y va acompañada de otra regla que se ha generalizado: el voto de confianza popular, y la posterior desconfianza; así como la legitimidad al otorgarle el poder a nuestros representantes para luego deslegitimarlos públicamente, como una sanción por una representación insatisfecha. Así siempre terminan.

Los procesos electorales en el Perù han tenido muchos retos, sobre todo desde aquella vez en 1956 cuando las mujeres sufragaron por primera vez, pasando por la universalizaciòn del sufragio en 1979, las cuotas electorales en 1997; hasta llegar a la paridad y alternancia, y la prohibición de postular a cargos de elección popular para sentenciados en primera instancia por delitos dolosos en el proceso actual. A todo esto, se suma otro gran reto: la pandemia.

De hecho, en estos momentos, ni la población ni los candidatos se sienten satisfechos de la antesala a la mayor fiesta democrática del país ad portas a nuestro bicentenario. Han surgido voces para la postergación de las elecciones ya fijadas en abril, pues esta pandemia ha condicionado el libre ejercicio del derecho a la libertad de tránsito y reunión —esenciales para una campaña electoral abierta— exponiendo derechos superiores como la vida, la salud e integridad de esa población llamada a elegir. Lo primordial en una camapaña es que el candidato se acerque a la población, la situación actual exige todo lo contrario.

Es como si la protección de un derecho humano (incluso de naturaleza social como la salud), practicamente se sobrepone al ejercicio de un derecho de naturaleza civil y político, que por excelencia, siempre han sido predominantes (sin ánimos de jerarquizalorlos, claro está). Una campaña electoral virtual —al menos— no es para el Perú. No aún.

Las actuales medidas adoptadas por este Gobierno, repiten la receta anterior: un aislamiento social obligatorio donde la única certeza, es la incertidumbre de que podría prolongarse a más. Asimismo, se han adoptado medidas que practicamente hacen inviable una campaña electoral presencial. En un país con un sistema de salud colapsado y una economía al borde de la quiebra, es propicia para las promesas  vagas, oscuras y populistas de aquellos que solo buscan una legitimidad de inicio y no de fin. En realidad, estrategias de siempre, solo con la agravante de que la población en estos momentos demanda confianza, honestidad, compromiso y empatía con mayor intensidad.

No obstante, aun en estas circunstancias, lo cierto es que el Estado debe garantizar unas elecciones libres y transparentes. Podremos llegar empobrecidos al bicentenario, pero debemos cuidar nuestra frágil democracia. El ejercicio de los derechos polìticos, no se suspenden durante regímenes de excepción, tal como lo está precisado en la Convención Americana de Derechos Humanos. El Gobierno deberá estár más preparado para adoptar medidas idóneas que garanticen el derecho a la vida y la salud de las personas, y, a la vez, nuestros derechos políticos de manera proporcional.

Abel Hurtado. Abogado especializado en Derechos Humanos, Derecho Ambiental y Derecho Constitucional. Magíster en Derechos Humanos por la PUCP. Becario en Derechos Humanos y Conflictos por el Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos y egresado del Programa de Derechos Humanos y Política de Vassar College, NY. Actualmente se desempeña como asesor parlamentario del Congreso de la República y docente universitario.

0 comments on “Pandemia y derecho al sufragio

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: