Nathalie Vega Opinión

Teletrabajo: llegó para quedarse

 Ante la difícil coyuntura que enfrentan los países, cientos de empresas han tenido que optar por el teletrabajo, se incrementó de manera exponencial en el mundo, para continuar con sus labores y más utilizada en los últimos meses.  Las empresas debieron adaptarse con una velocidad inédita a la pandemia y sobre todo nos obligó a entender de manera rápida el uso necesario de la tecnología.

¿Qué es el teletrabajo? Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo define como “la forma de trabajo efectuada en un lugar alejado de la oficina central o del centro de producción y que implica una nueva tecnología que permite la separación y facilita la comunicación”. Sin embargo, aún persisten muchos prejuicios sobre esta nueva forma de trabajar.

Los gestores de talento humano nos hablaron del teletrabajo hace más de una década,  cuando  se  referían  a modificar las  estructuras  organizacionales,  haciéndolas más planas, flexibles,  horizontales  y  modulares;  nos  hablaron  también  de  ciertos cargos que en el futuro no requerirían estar dentro de una empresa, oficina o contexto similar,   ejemplo   los   «call   center»   y   en   algunos   casos   los   vendedores   técnicos especializados  en  donde  sus  empresas  no  tenían  un  domicilio  en  el  país de operación.

Durante el estado de emergencia, las empresas tomaron esta modalidad para seguir funcionando. Cuanto más se prolonga la pandemia, y algunas empresas extienden el home office, más los colaboradores y gerentes pasan a ver al trabajo remoto como una alternativa que vino para quedarse.

Por otro lado, para un sector de los trabajadores, el trabajo remoto es una modalidad que ha acrecentado el burnout, también llamado estrés laboral crónico, causado por la sobrecarga de responsabilidades, tanto laborales como personales. Timothy Golden, profesor y coordinador del área de gerenciamiento de empresas y organizaciones en el Rensselaer Polytechnic Institute en Troy, New York y Ravi Gajendran, profesor de Florida International University realizaron una investigación con 273 teletrabajadores y encontraron que el teletrabajo es preferible para aquellos trabajos que requieren mayor concentración y menos colaboración o interacción con otros. Cuando hay que resolver problemas complejos el espacio de trabajo habitual puede generar distracciones, como visitas inesperadas. Si el trabajo en casa está libre de distracciones (lo que no siempre ocurre) entonces el teletrabajo puede ser una mejor alternativa al trabajo de oficina. En el caso de los trabajos cíclicos o basados en proyectos, la interacción cara a cara es particularmente al inicio, pero menos relevante en fases posteriores (Coenen y Kok, 2014).

 Otra de las desventajas del home office se relaciona con la seguridad de la información, amenazas como el phishing (Suplantación de identidad) y la distribución de malware (software malicioso).

 Una de la ventaja en el teletrabajo es la disminución de los costos asociados al traslado de los empleados, incluyendo el tiempo que tardan en llegar a su trabajo. Al no tener que desplazarse permanentemente, el teletrabajador ahorra un tiempo importante que puede ser utilizado en beneficio para él y su familia. Para muchas empresas el teletrabajo puede implicar también una disminución de los costos de operación, lo que puede llegar a un mínimo cuando el 100% del trabajo se realiza de manera remota. También elimina los gastos fijos, dicen los expertos hasta en un 20% al tener personal en oficinas arrendadas, ubicadas en sitios privilegiados de la ciudad, sentados en muebles costosos y con el paso del tiempo se van deteriorando estos inmuebles, no   menos   importante, el pagar   facturas   de   servicios   públicos, administración, consultores externos y demás, que es el costo que se incrementa cuando se tiene personal permanente en su empresa en el esquema anterior.

Algunos datos

  • El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) señaló que, hasta fines de junio de año pasado, alrededor de 200,000 personas ya realizaban trabajo remoto en el Perú hasta fecha estaría en aumento.
  • La firma especializada en corretaje de seguros y administración de riesgos Marsh Perú estableció que, durante la pandemia, en nuestro territorio el 92% de empresas adoptó el trabajo remoto. El 70% de compañías seguirá con esta modalidad una vez finalizada la crisis sanitaria, y un 64% implementará el home-office por lo menos tres veces por semana en la nueva normalidad.
  • Los trabajadores, por su parte,  un estudio de la consultora Verne Future Mindset, indica que 45% de las personas consultadas prefiere un modelo híbrido que combine tanto el trabajo remoto como el presencial.

Básicamente, el teletrabajo en sí no es una desventaja. Sin embargo, la falta de organización de muchos empleados y en algunas ocasiones de las empresas, no permiten que el teletrabajo funcione de manera óptima. Las desventajas del teletrabajo se pueden sintetizar en los siguientes puntos, al trabajar en casa no se presentan las condiciones laborales adecuadas en términos de inmobiliario, luz, ergonomía.   Así   también, baja   la   comunicación   y   el   diálogo constructivo en la familia que puede desembocaren conflictos familiares.

Muchos son los casos en los que no nos sentimos con ánimos de trabajar, y al estar en el hogar se nos hace más sencillo alargar las horas de trabajo y sustituir las tareas de la empresa por tareas del hogar.

Lecciones de la pandemia en materia de teletrabajo

La vida antes y después del coronavirus no va a ser la misma. Una de las grandes lecciones que nos dejará esta experiencia es que muchas personas pueden trabajar de forma remota sin problema con la tecnología existente. Si bien muchos trabajadores irán regresando paulatinamente a las oficinas, los aforos tendrán que cambiar, así como las medidas de seguridad y convivencia.

El teletrabajo ofrece grandes promesas en otros aspectos. Por ejemplo, puede dar mayor flexibilidad para aquellas personas tienen compromisos familiares y personales (por ejemplo, cuidado de hijos o de adultos mayores) que les impiden trabajar fuera del hogar en horario completo o definido. El hecho de que más personas estén trabajando desde casa en medio de la crisis mundial del coronavirus nos dejará, como conclusión, aprendizajes que sin duda marcarán cómo será el teletrabajo en el futuro del trabajo.

Referencias:

  • Allen, TD, Golden, TD y Shockley, KM (2015). ¿Qué tan efectivo es el teletrabajo? Evaluar el estado de nuestros hallazgos científicos. La ciencia psicológica en el interés público, 16 (2), 40–68

https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/1529100615593273

  • Coenen, M. y Kok, RAW (2014). Flexibilidad en el lugar de trabajo y desempeño en el desarrollo de nuevos productos: el papel del teletrabajo y los horarios de trabajo flexibles. European Management Journal, 32 (4), 564–576.

https://doi.org/10.1016/j.emj.2013.12.003

Nathalie Vega.
Licenciada en Administración de Empresas con Especialización de Dirección de Ventas con +10 años de experiencia en empresas locales y trasnacionales de primer nivel del sector Banca, Publicidad, Tecnología e Industria Maderera. Enfocada en Planeamiento comercial, Atención al cliente, Desarrollo y Gestión de Cuentas, Trade Marketing y Soporte Administrativo.

0 comments on “Teletrabajo: llegó para quedarse

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: