Josef Zielinski Flores Opinión

¿Qué nos pasa Perú?

Las situaciones extremas suelen sacar lo mejor y lo peor de una sociedad. No hay mejor forma de probar la moral y la ética de una persona que poniéndola al extremo como sucede ahora con nosotros ante esta pandemia, donde estamos obligados a vivir encerrados sin poder ver y abrazar a los que más queremos y donde cada día nos enteramos de una nueva persona de nuestro entorno que se encuentra grave o ya partió al encuentro de Dios.

Hace poco tuve que detener una clase virtual para ponerme a conversar con mis alumnos y enterarme del difícil momento que muchos vivían por la pandemia. Desde cosas sencillas como no haber salido de casa en más de un mes, hasta algunos que habían perdido a amigos o familiares como consecuencia del COVID. En lo personal quienes mejor me conocen, saben que tampoco estoy pasando el mejor de mis momentos, pero tenía una obligación con estos chicos. Por ello detuve la clase a fin de tratar de levantarles el ánimo y decirles, en resumen, que lo que no nos destruye, nos hace más fuertes y que esta pandemia (como ya sucedió anteriormente en la historia) pasará y nosotros seguiremos aquí.

Es triste ver como la gente hace cola para llenar sus balones de oxígeno y como existen desalmados que ante el primer descuido roban dichos balones. Es triste también ver como mucha gente está muriendo en la puerta de hospitales en busca de una cama para poder conservar aquel bien más preciado que tiene el ser humano, que es la vida. Es triste el ver como muchos amigos míos claman por una cama UCI para poder tratar a sus familiares o que piden una cadena de oración por sus padres, esposos, tíos o incluso hijos que se encuentran graves por el COVID. Es triste ver el frontis de la sede central del Colegio Médico del Perú donde la bandera permanece a media asta, junto a los retratos de cientos de médicos que han sacrificado su vida por salvar la de otros (es conmovedor ver el sacrificio que tantos profesionales de la salud hacen por otros, al igual que policías o bomberos), entre muchas otras situaciones que nos están poniendo al límite.

Por todo esto, me enerva e indigna absolutamente la indolencia con que muchas de nuestras autoridades y pseudo servidores públicos se terminan aprovechando de esta situación. A éstas alturas ya nos hemos enterado que aquel felón que tuvimos de presidente aprovechó su investidura para vacunarse junto a su esposa y su hermano.

Ese mismo sujeto, una vez censurado por el congreso, tuvo el desparpajo de manipular a la gente para que salga a marchar en contra esta decisión – legítima o no, si vino de este vergonzoso congreZOO que tenemos, eso a éstas alturas ya no importa – sin importarle el riesgo al que estaba exponiendo a millones de peruanos del peligro que significaba hacer esto en plena pandemia (no olvidemos que a dos semanas de éstas marchas, comenzó a aumentar nuevamente el porcentaje de positividad en las pruebas COVID).

Y ahora venimos a enterarnos que el y una élite funcionarios públicos, se beneficiaron de una vacunación hecha de manera clandestina, sin ser personas muy expuestas, cuando había médicos muriendo por salvar la vida de otros a los que pudo haber ayudado – siquiera mínimamente – el poder haber accedido a estas vacunas.

Personalmente, desde el mensaje a la nación que diera el 28 de julio del 2018 yo lancé mi voz en contra de ese felón y de todos lados recibí críticas y descalificativos. Cual flautista de Hamelin, este felón había encantado a la mayoría de peruanos (algunos pocos ya intuíamos sus intenciones) ¿para qué? Para destruir nuestra economía, llevar a la pobreza nuevamente a mucha gente, administrar terriblemente mal el Estado Peruano y permitir que el COVID en sólo 10 meses mate a casi el triple de peruanos (según cifras de Lucho Benavente y Vox Populi) que los que murieron en 20 años de lucha contra las gavilllas terroristas que asolaron nuestra patria.

Los hechos nos han demostrado que él y su entorno lo único que han hecho es beneficiarse del poder y para no ser investigado y metido en la cárcel, este felón ahora busca ser congresista. La traición con la que ha actuado contra nuestra patria, la creo sólo comparable con la felonía de Pierola en la Guerra del Pacifico.

¿Es este el triste destino de nuestro país? ¿Qué nos pasa como sociedad? ¿En qué momento desapareció la solidaridad, la empatía y la razón? ¿Son acaso éstos líderes el reflejo de nuestras bajezas? ¿Tan poquita cosa somos los peruanos? Necesitamos hacernos una muy profunda autoevaluación como sociedad. Vienen unas elecciones en las cuales la oferta electoral es muy mala y si seguimos indiferentes como sociedad ante la corrupción, la felonía y la incapacidad, no esperemos los cambios que nuestro país necesita. Siempre señaló en clases que el Perú tiene muchas condiciones para convertirse en una potencia mundial. Pero mientras sigamos siendo tolerantes a estas taras sociales, va a ser muy poco lo que podamos lograr.

Si llegaron hasta aquí, sólo quiero decirles que esto lo he escrito con la indignación a flor de piel al ver cómo los llamados a sacar adelante nuestra patria le terminan haciendole tanto daño a esta tierra que tanto quiero. Es por ello que tal vez he usado términos algo subidos de tono. Pero lo último que un ciudadano debe perder, es su capacidad de indignación ante la injusticia.

Josef Zielinski Flores.
Abogado por la Universidad de Lima y Máster en Acción Política por la Universidad Rey Juan Carlos I de España.  Miembro del Instituto de Estudios Social Cristianos (IESC) y profesor de ciencia política y problemática nacional en la facultad de derecho de la Universidad de Lima. Anteriormente se ha desempeñado como editor de la Revista Testimonio y como director ejecutivo del Instituto Peruano de Economía Social de Mercado – IPESM. Asimismo, ha sido colaborador de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales – FAES, con sede en Madrid y la Sociedad Internacional por los DD.HH. con sede en Frankfurt. Actualmente colabora activamente con la Fundación Konrad Adenauer de Alemania.

0 comments on “¿Qué nos pasa Perú?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: