Ismael Iglesias Opinión

La nobleza no se hereda

Don Luis Bedoya Reyes acaba de cumplir 102 años, y es necesario resaltar la gran obra emblemática que construyó: la Vía Expresa de Lima, cuyo nombre oficial es de Paseo de la República (aunque el congreso el 2019 la renombró como avenida Luis Bedoya Reyes pero nadie lo sabe), se inauguró en 1,968. Vía a desnivel hacia abajo que sí  respeta el paisaje urbanístico (a diferencia de las vías hacia arriba). 3 carriles en cada sentido, el de la derecha el más lento y el de la izquierda el más rápido, 2 vías exclusivas para buses y un posterior tren urbano, y 2 vías auxiliares en cada nivel superior. Toda una visión de lo que debía ser una metrópoli. La oposición de la época (cuando no) se burló de la obra y peyorativamente la llamó “el zanjón”, porque la consideraban innecesaria por el poco tráfico, Bedoya les decía “esperen y verán”, pero los “zanjoneros”, esos que nada aportan y todo critican, siguieron gritando. La hoy nombrada Avenida Bedoya es la más grande y mejor autopista urbana del país que muchas capitales de la región quisieran tenerla, gracias a la visión de un gran político que supo rodearse de los mejores técnicos e hizo oído sordos de los mezquinos. Lástima que esa visión y planeamiento se perdió para Lima y demás ciudades. Esos eran los políticos de antes, Haya de la Torre, Bedoya, Belaunde, sólo por nombrar algunos. Lástima que los líderes que dicen ser sus herederos políticos no estén a la altura de sus antecesores. Epícteto, filósofo griego, decía que la nobleza procede de la virtud y no del nacimiento. Un amigo le dijo al filósofo “Yo valgo más y soy mejor que tú porque mi padre fue cónsul y yo soy un tribuno”, Epícteto le respondió: “si fuésemos dos caballos y me dijeras que tu padre fue el más veloz de su tiempo podría creerte, pero para que tú seas un buen caballo y mejor que yo, debemos correr juntos. Así como la velocidad es al caballo, en el hombre lo es la honradez, el pudor y la justicia. Muéstrame tus cualidades de hombre, no tu partida de nacimiento, sino te quedarás rebuznando sólo con las virtudes de un asno o caballo.” Muchos políticos hoy en día se envanecen y jactan de llevar tal o cual apellido o de pertenecer a un partido tradicional, qué rebuznada más grande, la nobleza y honradez no se hereda de padre a hijo, en los partidos políticos tampoco, el verdadero liderazgo no se da por apellido ni por ser antiguo militante de un partido tradicional (incluyendo los nuevos tradicionales) que dicho sea de paso, están en una profunda crisis moral partidaria y más divididos que nunca. Ejemplos sobran, algunos de estos candidatos de esos partidos pretenden colgarse del saco de sus viejos líderes y los mencionan a cada rato, como aquél candidato presidencial con 18 años de congresista (sí, de ese congreso) denunciado por acoso, suspendido 120 días por ello, y otras mañas, sin obras realizadas, sin mérito alguno y deméritos muchos, pero que cada minuto menciona a su arquitecto como si los méritos del arquitecto los hubiere heredado él. Y así podríamos citar más ejemplos, de aquellos que son parte del sistema corrupto y caduco de nuestra política, que siempre han criticado todo pero nunca han hecho nada, siendo ellos mismos y sus partidos políticos los que han colocado al Perú en el país más atrasado en temas de vacunación, en el país que ha perdido miles de millones en bonos y cuarentenas que no han solucionado ningún hambre pero sí han dejado sin empleo a millones y quebrado miles de empresas. Son parte de la debacle en que nos encontramos. ¿A quién reclamamos por ese familiar o gran amigo que falleció? A estas alturas no existe peruano que no haya sido afectado. Chile ya lleva más de 3 millones de vacunados y en las últimas 24 horas 22 muertos, acá apenas pasamos los 100 mil vacunados y sólo en La Libertad superamos los muertos diarios de Chile. En esta elección identifique usted a los charlatanes y deshonestos, a los que no han hecho obra y prometen todo, a los que han hecho obras chicha, a los que se cuelgan de su arquitecto, a los que se jactan de su partida de nacimiento y de su partido, y vote por un visionario, honesto y con decisión, y como diría Epícteto, que no rebuzne, que no tenga las virtudes de un asno o un caballo. Recuerde que la nobleza no se hereda.

Ismael Iglesias
Oficial FAP en retiro. Licenciado en Ciencias de la Administración Aeroespacial. Graduado en Inteligencia. Bachiller en Ciencia Política. Inteligencia en EE.UU. Imágenes Satelitales en Francia. Estudios de Maestría en Ciencia Política. Fue Gerente Municipal y Gerente General del Servicio de Administración de Inmuebles en Trujillo. Escribe en Correo. Ha escrito en La Industria, Revista Aviación, Revista Air Power de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y otros. Miembro del Instituto de Estudios Vallejianos – Universidad Nacional de Trujillo.

0 comments on “La nobleza no se hereda

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: