Guillermo Ackermann Opinión

Estamos hartos: ¡basta ya!

“La verdad os hará libres” (Jn. 8,31)

Debo confesar que cada día jueves me empieza una suerte de ansiedad e ilusión por preparar esta columna que, si todo sale bien, saldrá publicada el siguiente lunes. El fin de semana me esmero en escoger un tema que pueda ser atractivo para ustedes. Usualmente surgen algunas ideas sobre las cuales escribir y reconozco que me cuesta definir sobre una y también hay otras épocas de total sequía.

Regularmente se me ocurre un titular y a partir del titular desarrollo una idea. Pocas han sido las veces que sucede al revés, es decir, primero escribir el artículo y al final poner el titular, que entiendo más bien es una práctica común en el periodismo.

Pero esta semana ha sido diferente, tenía 20 titulares en mi cabeza y, por otro lado, me asaltaba una desilusión. Mi usual alegría y esperanza se veía atacada por un sentimiento de hartazgo y rabia. Me pasé todo el sábado sin coger la laptop, y no puse el menor esfuerzo en escribir.  Era como si la energía se me hubiera acabado.

Quizá usted, querido lector, se preguntará, ¿qué me interesa lo que este columnista, pueda sentir?, ¿por qué no se desahoga con alguien y escribe, más bien, algo que me concierna? Si es así, pido disculpas por esta suerte de catarsis, pero, intuyo que, si somos honestos, esta sensación la estamos teniendo prácticamente todos.

¡Estamos hartos!

Y por tanto, se convierte en un gran tema común, de interés compartido.

¡Basta Ya! No podemos seguir viviendo en esta precariedad emocional que nos destruye, que nos quita vida.

Los líderes políticos No lo entienden. Creen que esto se trata de engañar de la manera más creíble, para que todos nos quedemos tranquilos. La verdad ha quedado relegada para dar paso a una narrativa que sea verosímil. Es decir, se empeñan en disfrazar la mentira con un velo de credibilidad y así se van a dormir tranquilos… hasta el día siguiente… porque como escribía el poeta inglés Alexander Pope: “La mentira y el engaño tienen fecha de vencimiento, y al final TODO se descubre. Al mismo tiempo la confianza se muere”. O en su versión popular y reducida: “La mentira tiene patas cortas”.

Para mí, ése el punto de partida: la VERDAD.

Y por eso se me vino a la mente esta frase del Evangelio de San Juan, cuando Jesús  con sabiduría nos dice a todos: “La verdad os hará libres

No hay nada más liberador que la verdad.

Recordemos cuando éramos pequeños los momentos posteriores a una travesura y encima habíamos mentido para salvar el pellejo. Nos consumía la angustia, nos descomponíamos por completo, y aunque sabíamos que si la verdad se descubría el castigo caería como un rayo, estábamos seguros que saldría a la luz de todas maneras, y cuando ello se daba nos liberábamos por completo.

Era como si estuviéramos divididos, por un lado queríamos que quede oculto, pero desde el fondo de nuestro corazón queríamos que el secreto sea revelado, para dejar esa carga emocional tan pesada.

Estamos hartos de tanta mentira. Que nos traten como tontos. Que crean que nos pueden engañar siempre. Estamos hartos que la incompetencia y la mediocridad sean disfrazadas por falsedades.

Estamos hartos de descubrir que lo que nos decían que había sido de una manera, resulta que había sido hecho de otra. Hartos del encubrimiento, de las medias verdades.

¡Basta Ya! Hagamos una cruzada por la verdad. Y para ello debemos empezar en casa.

Desde las pequeñas mentiritas piadosas que nos consentimos. Entendamos que ellas arrastran a las grandes mentiras.

Creo que es un muy  buen punto de partida no consintamos la mentira.

Y exijamos a los futuros políticos, a los líderes de opinión y a los medios de comunicación que dejen de mentir. Dejemos de votar por ellos. Dejemos de creerles. Dejemos de sintonizarlos. Esa es la mejor manera.

Así descubriremos en carne propia que ¡¡¡La verdad Nos hará libres!!!

Guillermo Ackermann Menacho.
Desde hace 40 años me desempeño como gestor en la industria de las comunicaciones y el marketing, tanto en medios tradicionales, radio y televisión, en la producción de contenidos audiovisuales, documentales, videos institucionales, programas y publicidad, realizados en 24 países. Desde mi juventud he participado en diversas iniciativas sociales, deportivas y religiosas, como gestor y voluntario. Soy un convencido que este mundo se puede cambiar si cada uno pone su granito de arena y, en lo que hago, trato de poner el mío.

0 comments on “Estamos hartos: ¡basta ya!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: