Luis Otoya Trelles Opinión

La constitución en debate

Estamos exactamente a un mes del día en que los peruanos asistiremos a votar para elegir a la persona que gobernara nuestro país a partir del 28 de julio del 2021.

Los candidatos entran a la recta final de la campaña en este atípico proceso electoral en el que la pandemia ha puesto las condiciones con las que los candidatos a la presidencia vienen interactuando con los electores.

Ahora vivimos la etapa de los debates y la exposición de sus respectivos planes de gobierno en los que vemos con sorpresa que algunos de ellos, con mucha convicción y pocos argumentos, tienen como propuesta electoral CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN DE 1993.

La actual Constitución está en vigencia desde hace 27 años y se ha constituido en el pilar más importante del crecimiento sostenido de la economía de nuestro país. Por eso muchos la llamamos LA CONSTITUCIÓN DE LA PROSPERIDAD.

La Constitución de 1993 estableció un modelo económico y social distinto. Este nuevo modelo proponía que el desarrollo económico del país se basara en las instituciones abiertas e inclusivas de una ECONOMÍA SOCIAL DE MERCADO, que promoviera que la competencia y la satisfacción de los consumidores fueran los jueces del éxito de las empresas, y no una decisión del Estado a través de la protección y privilegios para determinados sectores económicos.

El modelo social de la Constitución de 1993 reconoce los derechos de todos los peruanos a la salud, la educación y la protección, para garantizar la igualdad de oportunidades para todos.

La Constitución de 1993 protege a los sectores más vulnerables, lo que se hizo realidad a través de programas sociales que fueron implementados en los noventa como FONCODES, PRONAA, COFOPRI, PRONAMACHS, entre otros, que ofrecieron mecanismos de compensación económica y servicios a millones de peruanos que habían caído en la pobreza

Los logros obtenidos en nuestra economía desde la aprobación de la Constitución de 1993 hasta el 2019, permitió que el Producto Bruto Interno se triplicara y su tasa de crecimiento promedio anual fuera de 5%. En el mismo período la inflación promedio anual fue de sólo 4.5%.

La economía abierta y basada en la competencia permitió e impulsó más inversiones, que generaron empleo y crecimiento, lo que tuvo un impacto directo en la reducción de la pobreza monetaria que se redujo de 50% a fines de los años ochenta, a 20.2% en el 2019. Asimismo, permitió rescatar al Perú de las garras del terrorismo, devolviendo a los peruanos el derecho a vivir en un país donde impera la paz.

A diferencia de la Constitución de 1979 que se aprueba durante el gobierno militar golpista, la Constitución de 1993 fue aprobada con los votos de los ciudadanos en un referendum.

A la Constitución, en estos veintisiete años, se han incorporado reformas constitucionales que han permitido su adecuación y modernización. Seguro que habrá algunos ajustes que se podrían hacer y que siempre deben ser analizados y discutidos en el Congreso, pero en ningún caso ameritaría un cambio total, como pretenden los grupos radicales, que apuntan a modificar el modelo económico.

El 11 de abril los peruanos tenemos la responsabilidad de emitir un voto racional que sea producto de la evaluación de las propuestas de los diferentes candidatos que ofrezcan estabilidad económica y planes para atraer la inversión, tan necesaria para generar empleo digno, seguridad, junto a buenos servicios de salud y educación. La amenaza de un futuro incierto está latente. Nunca será una buena opción un candidato que ofrezca cambiar la Constitución, sin sustentar las razones por las que lo haría.

Luis Otoya Trelles.
Comunicador con 42 años en la publicidad y el marketing. Columnista de VOX POPULI y DIARIO EXPRESO. He sido: Director de la APAP, Director de United Way International Perú, Presidente del Tribunal de Ética de la SNRTV, Presidente y fundador del Consejo Nacional de Autorregulación Publicitaria (CONAR). Director Divisiones Menores de Alianza Lima. Soy una persona libre que persigo mi sueño de contribuir con mi país, He decidido participar activamente en política asumiendo el riesgo de terminar frustrado y salir chamuscado en el intento.

0 comments on “La constitución en debate

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: