Luis Otoya Trelles Opinión

Bate que bate… las elecciones en debate

La temporada de ofertas se ha adelantado para los meses de marzo y abril. No hemos tenido que esperar al Día de la Madre para recibir cientos de propuestas de los mejores postores y de algunos impostores.

En las últimas semanas de campaña se comienzan a realizar los debates entre los candidatos, los que vienen cargados de promesas que no sabemos si se cumplirán cuando lleguen a gobernar. Quizá deberíamos exigir a los partidos políticos que, junto con su plancha presidencial, candidatos al Congreso y Parlamento Andino, también presenten algo parecido a un oficial de cumplimiento que se responsabilice de las promesas que no cumplan al término del gobierno.

Los electores se mantienen incrédulos ante los diversos ofrecimientos, muchos de ellos ya los han escuchado de los mismos candidatos, en campañas anteriores, cuando le fueron a pedir su voto.

Los candidatos en esta campaña la tenemos difícil. El escepticismo es un escudo que tenemos que superar en las personas que vamos contactando, que se sienten defraudados de la clase política. Otros parecen estar atentos e interesados en lo que le puedas ofrecer, no de propuestas, están esperando por lo menos un polo, un llavero o un gorro. Pareciera una transacción, si hay polo te oyen, pero nunca te escuchan.

Al peruano no le gusta perder, siempre quiere votar por el ganador. Por eso debemos exigir un trabajo serio a las empresas encuestadoras porque sirven de referencia en el voto de los indecisos. Los que hemos sido testigos de varios procesos vemos con escepticismo a las empresas de investigación “campañeras” que reaparecen cuando se acerca un proceso electoral y desaparecen cuando este termina.

Algunos medios de comunicación vienen siendo protagonistas desde hace ya varias elecciones presidenciales porque lanzan, a pocos días de las elecciones, “serias” denuncias contra algún candidato que tiene muchas posibilidades de ganar. Lo real es que estos reportajes periodísticos, en algunos casos, una vez realizadas las elecciones no sustentan con pruebas las denuncias realizadas.

Esta campaña es diferente a la del 2016 porque los partidos políticos no pueden hacer campañas en la televisión y la radio, de forma adicional al paquete de espacios que reciben de la ONPE.

En la interacción con los electores la campaña también es atípica por los riesgos de contagio por el Covid-19 que asumen los pocos candidatos que han decidido hacerlo de forma presencial para estar en contacto físico con los electores. La mayor parte de ellos han optado por realizar campañas digitales con fuerte presencia en sus redes sociales.

La otra opción que tienen los candidatos es buscar llamar la atención de la prensa escrita, radial o televisiva para acceder a entrevistas en sus páginas o en los programas periodísticos.

El otro obstáculo que hemos tenido que superar los candidatos ha sido la prohibición de realizar campañas políticas durante las cuatro semanas de inmovilización social. Además, hemos recibido de “yapa” los cuatro días de encierro en semana santa, justo el último fin de semana de campaña que teníamos previo al día de las elecciones.

En general esta campaña viene siendo muy corta en duración, pero por su trascendencia y lo que está en juego, será muy importante para el futuro del Perú y los peruanos.

Luis Otoya Trelles.
Comunicador con 42 años en la publicidad y el marketing. Columnista de VOX POPULI y DIARIO EXPRESO. He sido: Director de la APAP, Director de United Way International Perú, Presidente del Tribunal de Ética de la SNRTV, Presidente y fundador del Consejo Nacional de Autorregulación Publicitaria (CONAR). Director Divisiones Menores de Alianza Lima. Soy una persona libre que persigo mi sueño de contribuir con mi país, He decidido participar activamente en política asumiendo el riesgo de terminar frustrado y salir chamuscado en el intento.

0 comments on “Bate que bate… las elecciones en debate

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: