Evelyn Villar Opinión

Ética en el liderazgo de equipos de proyecto

El hombre, como fin moral en sí, no tiene precio, sino dignidad. Larroyo (1996, p. 10)

Dado que el término ética es el concepto sobre el cual describiremos en este artículo, iniciemos revisando su significado. Lo que usualmente entendemos por ética puede ser muy variado, pero comúnmente se relaciona con lo bueno y lo correcto. Cuando revisamos lo que el diccionario de la Real Academia Española define como ética encontraremos “Recto, conforme a la moral, conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”. Por lo cual, algunos ejemplos de ética podrían ser: no decir mentiras, no hacer trampas, no quedarse con bienes ajenos, evitar hacerle daño a alguien, entre otros.

Al comenzar a hablar de proyectos y su relación con la ética, es indiscutible iniciar compartiendo lo que “proyecto” significa para el PMI (2017, p. 4), “Un proyecto es un esfuerzo temporal que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único”. Este esfuerzo temporal puede durar meses o años dentro de los cuales se debe actuar ya sea cómo individuos o como líderes de forma ética.

El código de Ética y Conducta Profesional mencionada en el PMBOK®  indica que “para infundir confianza en la profesión de dirección de proyectos y para ayudar a un individuo a tomar decisiones inteligentes, especialmente frente a situaciones difíciles donde puede que al individuo se le pida comprometer su integridad o sus valores, la comunidad global de la dirección de proyectos definió como valores más importantes: la responsabilidad, el respeto, la imparcialidad y la honestidad. El Código de Ética y Conducta Profesional se sustenta en estos cuatro valores” (PMI, 2017, p. 3).

El artículo “Project Management Ethics in Leadership of Project Team (2015), menciona “que los códigos de ética profesional sirven de guía para la acción moral, estos sirven como medio para llevar a los profesionales a cultivar valores y cualidades, con el fin de aspirar a alcanzar la excelencia necesaria para cubrir de forma óptima las necesidades sociales, las de su gremio, las de la organización para la cual trabajan y las de la persona, (Hernández et al., 2006).”

En las organizaciones, el líder ético juega un papel muy importante y la ética debe comenzar con la alta dirección. Se resalta uno de los directores más éticos en América, el director de Starbucks, quien promueve una cultura corporativa que se centra en la calidad y la ética. También menciona que este liderazgo puede convertirse en una ventaja competitiva de la empresa y si el líder tiene un comportamiento poco ético puede causar grandes pérdidas a la organización.

Cuando hablamos del liderazgo, podemos analizar que el mundo ha tenido diferentes líderes formales e informales, como, por ejemplo, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, Malala Yousafzai, Peng Liyuan (primera dama de China), Sheikh Hasina Wajed (primer ministro de Bangladesh), Yvon Chouinard (fundador de Patagonia), Melinda Gates y Angelina Jolie. El liderazgo, como capacidad del líder de influir en el comportamiento y conducta de sus seguidores, puede establecer tendencias de accionar respecto a su organización (Lussier, R. 2016).

Todas las personas tienen la responsabilidad de actuar de manera ética pero los líderes debido a que tienen una posición en la cual pueden influir en las personas tienen una mayor responsabilidad ética, por lo cual es aún más importante que ellos actúen de forma ética, que generen un ambiente ético y que así puedan obtener resultados éticos.  

Los líderes auténticos valoran quienes son, y la conciencia de sus fortalezas y debilidades les permite enfocarse en el equipo y en la organización, no en ellos mismos. En adición a ello, el artículo “Project Management Ethics in Leadership of Project Team (2015), nos menciona que los “proyectos requieren un estilo de liderazgo basado en comportamientos éticos, identificando a los líderes como aquellas personas que han alcanzado altos niveles de autenticidad, que saben quiénes son, lo que creen y lo que valoran, y actúan de acuerdo a sus valores y creencias, mientras que de forma transparente interactúan con otros” y por ello nos recuerda el mensaje del libro “Why courage matters: The way to a braver life.” escrito por el senador de los Estados Unidos John McCain y Marshall Salter en 2008, en donde se resume la importancia de ser líderes auténticos:

“… no es suficiente ser honesto y justo, ni demandar ser tratados con honestidad y con justicia por otros. Es nuestro deber aprender a amar la honestidad y la justicia por sí mismos, no sólo por su efecto sobre las circunstancias personales, sino por su efecto sobre el mundo, en la totalidad de la experiencia humana, así como en el progreso de la humanidad en la cual jugamos nuestra parte …”, (pp. 106–107).

Y esto es tan importante ahora, ya que actualmente los proyectos se hacen cada vez más complejos debido a que los líderes tienen que trabajar en proyectos con una variedad de culturas, metodologías y objetivos diferentes, para lo cual el líder debe mantener ante todo un liderazgo ético.

En el libro “Gestionando éticamente proyectos” (Marcos Serer, 2013), se mencionan ejemplos de la gestión no ética, como el alargamiento deliberado de la planificación de los tiempos, que no resulta ético si es que esto fue consecuencia de una falta de exigencia y responsabilidad. Otro ejemplo a considerar sería aceptar cumplir los plazos propuestos por cliente, solo por no “perder” al cliente, esto no es ético a menos que mencionemos bajo qué condiciones será posible cumplirlos, por ello uno siempre debe hablar con claridad. También se puede incluir como gestión no ética, el pagar a un profesional en dinero negro, mentir para no quedar en evidencia, mentir a la hora de favorecer que un familiar encuentre un trabajo, favorecer que un conocido acceda a un trabajo perjudicando a otro que lo merece más.

Por ello, subraya que la ética es contagiosa y la no ética lo es aún más. Aquí podemos recordar la frase famosa: “Una manzana podrida en un cesto, pudre a las demás”.

Tal cual y como se menciona en el paper “Ethical Leadership in Organisations: A Synthesis of Literature”, varias organizaciones se han ido por el desagüe por la falta de ética en los líderes. Cuando el liderazgo de una organización tiene el sistema de valores incorrecto, entonces toda la organización sufre. Ahora más que nunca los líderes de las organizaciones deben estar capacitados para comportarse éticamente en la búsqueda de metas y objetivos, de manera que los resultados se logren de manera socialmente responsable, ya que esto servirá entre otras cosas, a proteger la reputación de la organización.

Si revisamos investigaciones como la mostrada en el paper “Ethics in Project Management – Research on Values-Based Leadership in Project Driven”, podemos concluir que una buena gestión ética puede ser muy beneficiosa, por ejemplo, el estudio de investigación cualitativa de Harris-Payne (2000) nos muestra los resultados de una encuesta realizada a altos ejecutivos corporativos, donde el estilo de liderazgo predominante fue una combinación del liderazgo transformacional y transaccional, que es un fuerte indicativo de un estilo de liderazgo basado en valores. Además, estos mismos ejecutivos respondieron en este estudio de Harris-Payne (2000) que los valores morales, como la ética, el compromiso y la lealtad, son los más importantes para garantizar el éxito en el mundo empresarial.

Como se menciona en “Ethics in project management: some Aristotelian insights”, la gestión de proyecto tiene un enorme impacto socioeconómico en nuestras vidas y en la sociedad, “ya que a través de los proyectos creamos nuestro futuro” (Bredillet, 2010).

Termino este artículo, procurando alentarlos a tener un liderazgo ético no solo en los proyectos, sino en su actuar diario, ya que así además de tener más proyectos y organizaciones exitosas, se podrá tener un mejor país.

Bibliografía

  • Real academia española: Obtenido de: https://dle.rae.es/%C3%A9tico
  • Larroyo, F. (1996). «Análisis», en E. Kant. Fundamentación de la metafísica de las costumbres. México: Porrúa. Cengage Learning Editores, S.A.
  • Lussier, Robert N (2016). Leadership: theory, application & skill development / Robert N. Lussier, Ph.D., Springfield College, Christopher F. Achua, D.B.A., University of Virginia’s College at Wise (6th ed.). Boston, MA, USA: Cengage Learning.
  • OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO (2019). Obtenido de: https://www.unodc.org/documents/e4j/IntegrityEthics/MODULE_4_-_Ethical_Leadership_-_Spanish.pdf
  • Malagón-Barinas, Jaime (2015). Project Management Ethics in Leadership of Project Team (2015), Obtenido de: http://www.spentamexico.org/v10-n2/A5.10(2)61-81.pdf
  • PMI, Project Management Institute. (2017). A Guide to the Project Management Body of Knowledge (Pmbok Guide) (Sixth Edition): Newtown Square, PA : Project Management Institute. Sixth edition.
  • William A Moylan, PhD, PMP, and, Loran W Walker, PhD, PMP (October 2012). Ethics in Project Management – Research on Values-Based Leadership in Project Driven, October 2012
  • Mbonu, Chifulumnanya N. (January. 2018). Ethical Leadership in Organisations: A Synthesis of Literature.
  • Christophe Bredillet. (January. 2016). Ethics in project management: some Aristotelian insights

Evelyn Villar.
SCRUM Master & Product Owner. Ingeniera Química con +7 años de experiencia en empresas trasnacionales de primer nivel del sector Bebidas e Industria Química. Enfocada en Gestión de Proyectos de Innovación, Planeamiento Operativo e Industrial, Implementación de 5S y QESH.

0 comments on “Ética en el liderazgo de equipos de proyecto

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: