Mauricio Rozas Opinión

No hay otra salida

A estas alturas, a sólo cinco días de la primera vuelta de nuestras elecciones generales, los peruanos nos jugamos nuestra propia supervivencia como personas y como país. Y es que, a diferencia de las anteriores elecciones, desde el año 2001 en adelante, en las que las arcas del Estado estaban llenas y el país gozaba de buena salud financiera y se encontraba en franco crecimiento económico, esta vez las cosas son completamente diferentes.

La pandemia de la COVID-19 ha dejado a los países en vías de desarrollo (como el nuestro) totalmente QUEBRADOS. De los miles de millones de soles que tanto sacrificio nos había costado ahorrar desde hace casi 30 años, casi a la fuerza, y con una presión acosadora e implacable de la SUNAT… YA QUEDA MUY POCO.

Los dos últimos gobiernos irresponsables, populistas e ineficientes que hemos tenido el último año y medio, han despilfarrado el dinero de todos los peruanos regalándolo a manos llenas a través de bonos, bonos y más bonos (léase, regalos, regalos y más regalos), miles de millones en dádivas. Y eso sumado a la gran fiesta del DESFALCO más grande de la historia llamado ‘REACTIVA’, que suma miles de millones REGALADOS en supuestos ‘prestamos’ otorgados contra ninguna garantía real, y que serán debidamente castigados por ser en su mayoría INCOBRABLES. Conozco mucha gente que NO TIENE NI UN TRICICLO y que ha recibido cientos de miles de soles REACTIVA que los han gastado para pagar viejas deudas personales, comprarse autos del año o terminar de pagar su hipoteca. Con la clara intención de NO PAGAR NI UN SOL declarándose en quiebra.

Y si a eso le sumamos todo lo que ha tenido que gastar el Estado en infraestructura médica de emergencia, en implementación de cientos de hospitales, medicamentos, plantas de oxígeno y hasta vacunas para todo el país en pocos meses… Ya se ha gastado CASI TODO. Ya queda muy poca plata. El Estado ya no da para más gasto.

Como si no tuviésemos suficientes angustias al ver nuestras arcas semivacías, tenemos que escuchar en estos días pre-electorales, propuestas de grupos de izquierda por de más disparatadas e irresponsables que ofrecen MÁS BONOS, MÁS REGALOS, MÁS DÁDIVAS y más inversión PÚBLICA… ¿Se han preguntado con qué dinero? Pues queda muy poco y NO puede haber inversión pública si el Estado no tiene dinero… ¿O están pensando usar la maquinita como en los 80s para que nos vuelva a devorar la inflación y la devaluación?

Hoy más que nunca necesitamos mucha INVERSIÓN PRIVADA. Hoy más que nunca necesitamos políticas económicas liberales que fomenten la inversión. Hoy más que nunca necesitamos el ingreso al país de grandes capitales frescos extranjeros que oxigenen nuestra asfixiada economía y generen ingresos vía impuestos al Estado. Hoy más que nunca necesitamos echar a andar grandes inversiones en minería como TÍA MARÍA, CONGA y otras que suman aproximadamente 50mil millones de dólares. Los precios internacionales de los metales que produce el Perú han alcanzado niveles históricos, y sólo con dos o tres megaproyectos de ese nivel en marcha, saldríamos en pocos meses de la crisis. Nuestras empobrecidas arcas del Estado volverían a estar llenas de fondos, inclusive más que antes de la pandemia.

Es por eso que parece increíble que, teniendo la solución a todos nuestros problemas a la mano, no seamos capaces de tomar una decisión con voluntad política e inteligencia que saque adelante estas inversiones beneficiosas para todos.

En economía no hay misterios ni fórmulas mágicas. Es algo más sencillo de lo que parece: Si tenemos una cuenta de ahorros de la que solo sale dinero y no ingresa nada, en poco tiempo quedará en cero y no tendremos para nuestros gastos. Lo mismo, pero a gran escala, funciona con los ahorros del Estado. Si sólo sale dinero para regalar a manos llenas y no hay ingresos, pronto se acabarán. Y los únicos ingresos con los que cuenta el Estado son los IMPUESTOS. Y para que haya impuestos, tiene que haber INVERSIÓN PRIVADA. No hay más misterios.

Por todo esto, tanto para este domingo 11 de abril, como para la segunda vuelta, debemos votar por la opción que prometa respetar el modelo económico de libre mercado, que es lo único que puede promover la INVERSIÓN PRIVADA. Aquí no hay ideologías, ni doctrinas, ni subjetividades. Cualquier otra postura populista y asistencialista sólo traerá miseria. Toda promesa de mejoras en el nivel de calidad de vida de los peruanos que no contemple la INVERSIÓN PRIVADA es FALSA.

Que no te engañen.

Mauricio Rozas Valz.
Estudió Administración de empresas en la Universidad Católica Santa María de Arequipa. Escritor con dos títulos publicados de relatos y de poesía. Activista internacional contra el maltrato animal y miembro del colectivo «Arequipeños por Arequipa

0 comments on “No hay otra salida

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: