Guillermo Ackermann Opinión

La interpretación auténtica

¿Cómo así ha llegado Pedro Castillo a la segunda vuelta?

Sin duda ésta ha sido la pregunta de la semana. Creo que para responderla hay que hacer una profunda y auténtica interpretación de lo sucedido.

Para empezar, hay una segunda pregunta que pocos se hacen, y considero fundamental plantearla. ¿Cómo así Keiko Fujimori llega por tercera vez consecutiva a una segunda vuelta? Tomando en cuenta que este fenómeno se da 20 años después que terminó el segundo gobierno de su padre.

¿No se veía venir este escenario? ¿Realmente nos sorprende?

Desde un punto de vista, claro que no se veía venir, pues quienes tienen la responsabilidad de proporcionar la información, ya sea a través de un medio de comunicación, o de una encuesta, en el mejor de los casos fracasaron rotundamente en su lectura e investigación, o quizá manipularon intencionalmente la misma, probablemente con intenciones de direccionar la elección.

¿Nos sorprende este clamor del Perú profundo?, ¿no es acaso el mismo que el 90 se manifestó protestando contra el laureado escritor  y le entregó su voto a un NN en política que, en un mes, volteó la campaña mediática más millonaria de la historia nacional?

¿No es el mismo voto que años antes había elegido a un joven impetuoso e inexperto que ilusionó al peruano más olvidado? ¿Y que, años después, encumbró a un “cholo sagrado” que les prometió gobernar para ellos?

Y ya con un país en franco crecimiento, con los indicadores macroeconómicos más impresionantes de la región, que daban cuenta del “milagro peruano”, ¿no hubo un voto en dos elecciones consecutivas por un ex militar de rango medio, que, con su polo rojo les hablaba a los más abandonados ofreciéndoles que esa bonanza por fin les llegaría, y en la segunda oportunidad lo eligieron presidente?

Bueno pues en todas estas elecciones hubo un común denominador, Keiko Fujimori, y ojo, también Kenji Fujimori, como el congresista más votado. Y es por eso que la ecuación completa no se entiende si no se responde la pregunta: ¿Por qué un Fujimori está presente en cada elección desde hace 30 años?

No conozco en la historia de nuestro país un odio y ensañamiento tan grande contra un político como lo existe hacia todo lo que represente el fujimorismo. Con un anti voto gigante.  Y sin embargo, elección tras elección, ahí están siempre protagonistas.

¿Por qué?¿Quiénes son esos votantes? ¿Es acaso el AB puro y duro el que escoge votar por el fujimorismo? ¿Existe realmente el fujimorismo como propuesta política, ideológica?

Desde mi modesto análisis hay tres grandes razones por las que ambos Fujimori, han tenido esas altas votaciones. La primera es porque el modelo económico de libre mercado se inicio en los noventa en pleno gobierno del patriarca del clan Alberto Fujimori. Eso le ha permitido al país tener un crecimiento sostenido, con sus vaivenes, durante casi tres décadas. Un país quebrado, inviable, tuvo una recuperación asombrosa, se reinsertó en el contexto internacional y comenzó a atraer inversiones de todas partes del mundo. Ahí tienen un bolsón de votantes considerables. Hay un voto fiel del segmento socioeconómico AB, que siguen apuntando a que el modelo permanezca. Aunque ese voto es infiel y se divide cuando aparece un PPK, un RLA o HDS.

La segunda causa, creo yo, es porque siendo presidente Alberto Fujimori viajó por todo el país, como lo hicieron en épocas diferentes Santo Toribio de Mogrovejo y el Arq. Fernando Belaúnde, y  éste se encargó de construir un colegio y una posta médica en cada poblado que visitaba y eso se lo reconocen hasta el día de hoy, pues no lo había hecho otro gobernante, ni tampoco los posteriores. Ése es el voto fiel del fujimorismo, ahí está su real fortaleza.

Hay una tercera justificación del voto naranja y que es transversal. La pacificación del país. El terrorismo fue derrotado y así pudo empezar la reconstrucción.

Entonces cuando el candidato del lápiz se erige como el depositario de los votos del Perú olvidado, se equivoca, pues ese mismo Perú profundo vota también por los Fujimori y es algo que la nuevamente postulante a la presidencia debiera capitalizar.

Hoy se ha despertado un pánico colectivo sobre el extremismo de izquierda que amenaza nuestro país, pero, en un correcto análisis, los extremistas radicales son los postulantes, no sus votantes, por lo tanto hay que hablarles a los electores, no a los candidatos.

El Perú no se puede detener. Las dos pandemias, la del coronavirus y la de la corrupción, han causado un terremoto en el país, pero el abandono del modelo económico sería un suicidio del cual no nos podríamos recuperar en décadas.

Hay que hacer mejoras, de todas maneras. Hoy se habla de economía social de mercado. Es fundamental la impostergable mirada al interior del país. La promoción del emprendimiento y la formalización. La inversión en educación y en infraestructura. El destrabe de los grandes proyectos. La reforma total del sistema de salud. El impulso de nuevas industrias, como el turismo. Hay tanto por hacer y todo genera nuevos puestos de trabajo y con ello riqueza.

Solo con riqueza el Perú saldrá de la pobreza.

Pero nada funcionará si no se tiene un sustento en valores.

La honestidad, transparencia, justicia, equidad son esenciales.

Guillermo Ackermann Menacho
Desde hace 40 años me desempeño como gestor en la industria de las comunicaciones y el marketing, tanto en medios tradicionales, radio y televisión, en la producción de contenidos audiovisuales, documentales, videos institucionales, programas y publicidad, realizados en 24 países. Desde mi juventud he participado en diversas iniciativas sociales, deportivas y religiosas, como gestor y voluntario. Soy un convencido que este mundo se puede cambiar si cada uno pone su granito de arena y, en lo que hago, trato de poner el mío.

2 comments on “La interpretación auténtica

  1. Excelente analisis.

  2. ESTER VENTURA WAINER

    Excelente mirada, querido Willy. Coincido contigo…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: