Opinión Tomás Marky

El liberalismo

Usualmente entendemos al liberalismo como una doctrina económica, política y social surgida a finales del siglo XVIII, caracterizada por defender básicamente la libertad del individuo y con una libertad limitada del Estado en la vida económica y social de un país y de sus ciudadanos.Se asume que es una filosofía de carácter político jurídico tendente a defender la libertad individual asi como su igualdad ante la ley, preconizando también una reducción del poder del Estado, en esa línea un pensamiento socialcristiano sostiene «tanto Estado como sea necesario, pero lo menos que sea posible».Ciertamente, el liberalismo busca una sociedad basada en VALORES de libertad, igualdad, respeto y sentido de responsabilidad en la que todos aspiramos a prosperar, a enriquecernos y a realizarnos como personas humanas.En suma, podemos afirmar con certeza que la esencia del liberalismo es la LIBERTAD como requerimiento indispensable para alcanzar nuestra dignidad ética como seres humanos.Nuestro laureado escritor Mario Vargas Llosa, Premio Nóbel de Literatura, intenta hacer una exploración en uno de sus libros más recientes titulado «La llamada de la tribu», sobre el pensamiento de siete autores que según él han contribuido de manera significativa a la evolución y al desarrollo de sus propias ideas sobre el significado de lo que entendemos por ser liberal en un mundo moderno.La historia nos señala que, entre los principales autores del liberalismo se encuentran, Jhon Locke, Adam Smith, David Ricardo, Francois Quesnay, Frederic Bastial, Friedrich Hayek y Ludwig von Mises.      Para el tema que nos ocupa, nos referiremos a Adam Smith (1723-1790), un escosés que desde temprana edad demostró una especial habilidad para las matemáticas, hizo sus estudios en la Universidad de Glasglow y sus primeras enseñanzas fueron primero de lógica y luego de filosofía, considerando siempre que fue la etapa más feliz de su vida.Se le considera el padre de la economía moderna y se aprecia su libro »Una investigación sobre el origen y causa de la riqueza de las naciones» como su obra cumbre.Smith predicaba que la VERDADERA RIQUEZA de las naciones la proporcionaba el trabajo y que éste incidía de manera directa en el precio de los productos.Sostenía que el capital de una sociedad debería ser destinado a invertir en la industria y luego al comercio exterior.Precisaba que era vital la división del trabajo para obtener la mayor productividad posible considerando que para que la sociedad obtenga la MÁXIMA RIQUEZA era necesario que exista la LIBRE COMPETENCIA en todos los aspectos de la producción y el comercio.Sostenía también que a través de la libre competencia se regulan los precios del mercado por medio de la oferta y la demanda. De esta manera, se obtienen los mejores precios para los consumidores (Modernamente, una economía de mercado)A. Smith, recibió alguna influencia de los fisiócratas Quesnay y Turgot (Fisiocracia, doctrina económica que sostiene que la naturaleza es el origen de toda riqueza): sin embargo, no hay ninguna evidencia que Smith avalara el «dejar hacer, dejar pasar» como una suerte de inmunidad legal o de ausencia de limitaciones morales para los hombres de negocios. Precisaba que el principio de su doctrina significaba la libertad que se gana por la ausencia del Estado como un competidor más en el escenario económico.Sostenía que todo trabajo útil es productivo y que, además, la ambición y la libre competencia, derivada esta última de la primera y que no es contrariada por el Estado, determina la verdadera división del trabajo que, finalmente, da como resultado el máximo de producción. (División del trabajo, según Vanessa Laura Ordóñez, consistía según A. Smith, en la especialización y cooperación de las fuerzas laborales en diferentes tareas y roles con el objetivo de mejorar la eficiencia).      En nuestro país existió un Partido Liberal, que fue fundado por Augusto Durand Maldonado en 1901 y surgió como una disidencia del Partido Demócrata de ese entonces.Lamentablemente, en el decurso de nuestra vida republicana, el liberalismo ha sufrido muchas deformaciones que han devaluado los principios de esta doctrina.El reputado economista Carlos Adrianzén, sostiene que el liberalismo tiene dos acepciones, una se refiere al liberalismo clásico donde tienen preeminencia las ideas de Smith, Hayed o Friedman y se enfoca en la defensa de la libertad individual, en los derechos de propiedad privada y en el funcionamiento competitivo de los mercados.La segunda acepción, es de corte progresista e implica la combinación de un régimen con una creciente intervención estatal, matices de fascismo corporativo y que, al sur del río Grande, transita hacia formas populistas de mercantilismo socialista.Acota también que, mientras no entendamos que los mercados libres, la libertad individual y los derechos de propiedad requieren de una institucionalidad capitalista implacable, los liberales peruanos no habremos aprendido mucho.Al preguntarnos si nuestras constituciones tienen una influencia liberal, nos remitimos al artículo «La influencia liberal en el pensamiento constitucional peruano del siglo XX» de Rafael Manuel Ruiz Hidalgo publicado en la Universidad Católica del Perú, donde se señala que la investigación que realizó al respecto, tuvo como resultado más importante que el pensamiento constitucional de predominio liberal influyó en la conservación o cambio de los textos constitucionales en relación con las corrientes doctrinarias y las tendencias relevantes al uso en el Perú del siglo XX. Señalando también que el pensamiento liberal influyó en las constituciones de 1920, 1933, 1979 y 1993 que es la que nos está rigiendo en el 2021 y que es una Carta Magna que introdujo más de 180 innovaciones sociales, económicas y políticas, creándose instituciones relevantes como la Defensoría del Pueblo, la Unicameralidad, el balance de Poderes en el Estado, la libertad de mercado con involucramiento del Estado a efectos de lograr m;as equidad e igualdad.Esta constitución en su capítulo V, artículo 84 señala claramente la autonomía de nuestro Banco Central de Reserva.Con esta constitución, el Perú deslumbró al mundo al reducir la pobreza en más del 40 % en 10 años, del mismo modo se logró aumentar en la década de los 90 las exportaciones, que pasaron de US $ 3,000 millones a US $ 36,000 millones de dólares en el 2010.      Desde luego se pueden hacer cambios en esta constitución a efectos de modernizarla y, es en la misma Carta donde se especifican los mecanismos que buscan este propósito.Pero, nos preguntamos si es necesario cambiar esta constitución en su totalidad y, sobre este particular, los mejores constitucionalistas y los ciudadanos mejor informados nos señalan que NO es necesario y que será muy saludable para el país mantener el RÉGIMEN ECONÓMICO y la protección a la PROPIEDAD PRIVADA.Creémos que, además, debido a la feroz pandemia covid19 que está asolando a la humanidad y, ciertamente, a los todos los peruanos, no es conveniente efectuar un cambio tan delicado como importante y que traerá, sin duda, desconcierto, perturbación y mucho sufrimiento especialmente para los más pobres y necesitados.Muchos peruanos deseamos que la inspiración liberal, con los cambios que sea indispensable hacer, debe seguir siendo el faro que alumbre y consolide el camino de nuestra institucionalidad, hoy muy frágil ciertamente, apuntando al logro de una democracia con libertad y sin populismos sean de izquierda o de derecha.El populismo y las ideologías comunistas, aman tanto a los pobres, que los multiplican.

Fuentes : Wikipedia                 

Revista Caretas (Perú)                 

Autores diversos que son mencionados con nombre propio en el artículo.

Tomás Teobaldo Marky Montero.
Estudió en la Escuela Militar de Chorrillos, egresando el 01 de Enero de 1965. Pertenece al arma de infantería y es General de división en situación de retiro. Es graduado de la Escuela Superior de Guerra del Ejército y del Centro de Altos Estudios Militares. Fue Jefe Político Militar de Ayacucho, Comandante General de la Tercera y Cuarta Regiones Militares; Inspector General del Ejército y, Jefe del Estado Mayor General del Ejército.

0 comments on “El liberalismo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: