Martín Belaunde Política

Incapacidad moral, ¿qué es y para qué sirve?

Un querido amigo y compañero de promoción del colegio hace un par de días me formuló esa pregunta y se la traté de contestar en pocas líneas. Voy a reforzar en esta columna  mi primera respuesta. Sin duda es una modalidad de control al poder presidencial que  en determinados momentos puede desbordarse y alcanzar un carácter absoluto. Ha existido prácticamente en todos nuestras constituciones. La vigente Constitución de 1993 reproduce en idénticos términos la norma de las constituciones de 1979, 1933 y 1920 en virtud de la cual el presidente puede ser  vacado por  incapacidad moral permanente. También existió en las constituciones de 1839, 1856, 1860 y hasta en la de 1867 que nunca llegó a regir, en todas con  una redacción  idéntica a la actual. Por lo tanto, se trata de institución jurídica que es parte de nuestra constitución histórica.

¿Hay en otros países latinoamericanos? He examinado las normas argentinas y colombianas y no existe pero si consignan la destitución del presidente. En el Brasil Collor de Mello al inicio de los 90 fue destituido y Dilma Rousseff hace cinco años también lo fue, pero no por incapacidad moral. En Estados Unidos el Presidente puede ser acusado por la Cámara de Representantes ante el Senado en un juicio que requiere una votación de dos tercios para su destitución, presidido por el Presidente de la Corte Suprema. Las causales de acusación son por traición, soborno y otros crímenes graves e incluso faltas.  Trump fue acusado sin éxito hasta dos veces, la segunda cuando ya no era presidente. Podemos concluir entonces que la vacancia por incapacidad moral es una institución peruana.

¿Cómo podemos definir la incapacidad moral? Eso depende del concepto que se tenga respecto de la moral. No cabe duda que la moral se refiere a la conducta del hombre vinculándose con la actividad delictiva, pero no se deben confundir. La moral emana de un dictado de la conciencia y también responde a reglas fundamentales en cada cultura, por ejemplo los Diez Mandamientos en nuestra civilización judeo-cristiana greco-romana. Moral y ética en mi opinión son sinónimos y tratan de enaltecer al hombre al más alto sitial. Obviamente la moral se vincula con la creencia en Dios y el pecado constituye una trasgresión de la moral. Pero a un presidente no se le puede juzgar por sus pecados aunque Bill Clinton lo fue por su inapropiada relación sexual con Mónica Lewinsky, pero el juicio que se le siguió fue por perjurio, al haber negado esa relación.

En el Perú la incapacidad moral  está relacionada con las trasgresiones de la conducta política del presidente. No implica un juicio porque el Presidente de la República solo puede ser acusado por los delitos señalados en el artículo 117 de la Constitución, en cuya eventualidad se le suspendería en el ejercicio de sus funciones para ser destituido si  fuere culpable. Se trata por lo tanto de figuras jurídicas distintas. El procedimiento de vacancia de la Presidencia de la República está regulado en el artículo 89-A del Reglamento del Congreso que establece una votación mínima para la presentación del pedido (20%), su admisión (40%) y de dos tercios del número legal de congresistas (87) para  ser vacado. En tal virtud los congresistas decidirán conforme a su criterio y en conciencia si el Presidente se encuentra incurso en la causal de incapacidad moral. Es una decisión libre y soberana de los congresistas que obedece a su criterio político, ético y moral.

¿Cabe reglamentar las situaciones de incapacidad moral como ahora lo propone la candidata Keiko Fujimori? En mi opinión muy difícil porque obedecen a un juicio personal de valor de cada congresista. Sin embargo como es una figura netamente política debe ejercerse con prudencia, siendo además necesario contar con un mínimo de respaldo de la opinión pública. En el Perú solo se ha ejercido dos veces, con Fujimori y con Vizcarra, si bien PPK fue forzado a renunciar antes de que se le vacara cuando se hizo pública su relación con Odebrecht, a la que le prestó servicios de consultoría muy bien remunerados después de ser ministro de Economía de Finanzas de Toledo. No fue un soborno pero tampoco resultó muy ético de su parte así los servicios fueron prestados por una empresa su socio chileno. En mi opinión fue un grave error de Keiko Fujimori que espero no le cueste su elección el próximo 6 de junio. En suma no creo en la reglamentación de la tantas veces referida causal de incapacidad moral, aunque quizás podría ser inadmisible en el primer año del Presidente que recién asume sus funciones después de su elección. He dicho.

Martín Belaunde Moreyra
Bachiller en Derecho y Abogado por la PUCP y Magíster en Derecho Civil y Comercial por la USMP. Abogado en ejercicio especializado en Derecho Minero e Hidrocarburos.  Autor del libro “Derecho Minero y Concesión”. Ha sido Vice Decano, y Decano del Colegio de Abogados de Lima, y Presidente de la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú y en el ámbito público: Embajador del Perú en Argentina y Congresista de la República del Perú en el período 2011-2016.

0 comments on “Incapacidad moral, ¿qué es y para qué sirve?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: