Miguel Angel Ferreyra Opinión

El Perú y el nuevo orden mundial

El actual escenario político que vive el Perú, post primera vuelta y en crisis sanitaria de la Pandemia que enluta a muchas familias peruanas a lo largo de nuestro territorio nacional, ha hecho que muchos peruanos ante la ineficiencia e ineficacia estatal vengamos a Estados Unidos a vacunarnos por el COVID – 19; los cuales somos aproximadamente 70 mil peruanos según cifras oficiales del MINSA, publicado en el diario Gestión el 20 de Mayo del 2021, y es que a lo largo de la historia, Estados Unidos ha demostrado ser no solamente el país icono de las oportunidades y libertades, sino además, es el Estado el cual ha tenido mayor participación después de la Post Guerra Mundial con América Latina, cuya visión geopolítica ha permitido sostenerla como la primera potencia mundial a pesar de la Pandemia, y es que sus liderazgos han tenido la visión de sostener políticas de Estado que han sido conducidos sean por Republicanos y/ o Demócratas en estricto cumplimiento de un deber mayor, que es el sobreponer los intereses de su nación por encima del bienestar político de los demás, en ese contexto y ante la actual coyuntura no podemos dejar de mencionar la participación de los Estados Unidos, y como los gobiernos de turno no han sido capaces de consolidar una relación mucha más dinámica, salvo que haya sido voluntad política de los últimos gobiernos, por causas geopolíticas, cuya Ministra de Defensa y Canciller, deberán aclarar, teniendo como primer elemento la mayor cantidad de compatriotas peruanos que viven en los Estados Unidos de Norteamérica, que llegan aproximadamente a los 800 mil compatriotas residentes y cuyas remesas han significado un gran alivio a muchas familias peruanas a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional.

Hoy ante la incertidumbre de la segunda vuelta, cuyo proceso electoral es el 06 de Junio, y cuyos rivales en esta contienda electoral son el Prof. Pedro Castillo del Partido Político Perú Libre  y Keiko Fujimori de Fuerza Popular, cuya votación en ambos casos no alcanzaron el 20% y cuya votación en conjunto no llegan al 33%, habiendo un 77% de peruanos y peruanas que no votaron por ningunos de ellos, situación que deberá reflexionar el Congreso de la Republica electo y del Bicentenario 2021 – 2026, a fin de poder tomar en cuenta un cambio del Sistema de representación electoral en distritos uninominales o binominales y poner en agenda el voto voluntario, a fin de incorporar un sinceramiento de nuestra clase política en el Perú, con el fin de evitar polarizaciones que podrían tener consecuencias devastadoras, como la instalación de una Junta Militar y/ o la instalación de un Proceso de Reorganización Nacional y/ o Dictaduras Cívicos Militares, teniendo en cuenta que en Política, la historia se repite, y que nuestros funcionarios públicos a cargo de las políticas de Estado han sido incapaces de velar por el bienestar de nuestra patria y de nuestros compatriotas a lo largo de los últimos años.

El Perú de hoy requiere un Pacto Social, que duda cabe, sin embargo este debe ser enfocado dentro de un liberalismo Popular, que permita una distención entre dos formas de ver la política peruana ante el Mundo de hoy, y ese es el gran esfuerzo que deberá asumir la y/ o el huésped de la casa de Pizarro que salga victoriosa/o en esta segunda vuelta electoral  a fin de reconciliar al Perú y reconducirlo hacia un país de esperanza  e ilusión que permita en el breve plazo contar con las vacunas de PFIZER, cuyos estudios médicos demuestran  su mejor calidad a fin de vacunar a toda nuestra población y emprender inmediatamente un plan de reactivación económica y empleo que permita disminuir los índices de desempleo que ha traído consigo la Pandemia y poder restablecer nuestras relaciones con el País mas poderoso del Hemisferio.

El Perú necesita paz social y seguridad jurídica, para ello deberán ser convocados los peruanos más capaces, libres de cualquier compadrazgo político y actos de corrupción, a fin de emprender una tarea titánica de curar heridas y tender puentes con el objetivo de respetar nuestra democracia y el Estado de derecho que tanto esfuerzo nos ha costado sostenerlo, dejando odios de lado, y permitir que la política nunca más sea criminalizada por dos instituciones que han debido velar por la democracia e institucionalidad del País, como son la Fiscalía y El Poder Judicial, instituciones que deberán a través de sus funcionarias ser capaces de comprender que la Lucha contra la Corrupción y el Narcoterrorismo  no puede ser letra muerta, si es que los plazos no cumplen su fin, la Justicia debe lograrse con transparencia e integridad a fin de llegar al Bicentenario con Libertades Políticas y Económicas que permitan un nuevo amanecer con optimismo, entereza, perseverancia y una lucha por nuestros sueños, que permitan que nuestros hijos/as sigan construyendo un Perú más inclusivo y menos exclusivo, donde el mayor nacionalismo, sea el capitalismo popular que permita que el ciudadano de a pie, pueda gozar de las mismas bondades del mercado; para ello requerimos empresarios que entiendan que el capitalismo, no es mercantilismo,  y que los políticos entiendan que el fin supremo del ser humano, es su vida y su libertad, vida que fue entregada por aquellos mártires de la Pandemia que padecieron por aquellos funcionarios corruptos que en medio de la desgracia, se vieron beneficiados por prebendas sin importarle la vida de nuestros compatriotas, a ellos habrá que identificarlos e individualizarlos para que respondan por su responsabilidad funcional, sin dejar de lado que el gran reto que le espera a quien gane las elecciones en Perú, sea de un liderazgo geopolítico y que insertemos al Perú al Mundo como un socio estratégico a fin de restablecer la visión Indoamericana que proponía Haya de la Torre y que sea encaminado por los jóvenes políticos, que hoy integran el primer poder del Estado, y cuya política de Inversión Social del Estado en temas de salud, educación y empleo sean encaminados a través de la inversión privada y logremos un mensaje de Justicia Social con Inversión.

Es necesario señalar que hoy, los poderes constituidos y representativos, no cedan ante los poderes facticos, y poder revertir el mal manejo que han tenido en la distribución de nuestros recursos públicos los diversos gobiernos regionales, los municipios y el gobierno central a fin de consolidar el proceso de Modernización del Estado y de Descentralización que permita la recuperación de la Confianza por parte de la población ante este nuevo orden mundial.

Miguel Angel Ferreyra.
Abogado Penalista y Analista Político Miembro del Consejo Consultivo de la Comisión de Constitución y Reglamento del Congreso de la Republica.

0 comments on “El Perú y el nuevo orden mundial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: