Política

Hablemos de ecología …. emocional

Existen muchas definiciones de Ecología, pero nosotros hemos elegido la del creador del término, el biólogo alemán Ernst Haeckel (1834- 1919) en el año 1869, quien la definió como «el estudio de la interdependencia y de la interacción entre los organismos vivos (animales y plantas) y su ambiente (seres inorgánicos)».

Desde hace varios años, la ecología se relaciona con actuaciones orientadas a la defensa del medio ambiente, mantener la salud del ser humano y del equilibrio de los diversos ecosistemas naturales, con dos palabras claves: “homeostasis” y “sostenibilidad”, es decir, la posibilidad de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas.

En cuanto al término “emocional”, y a efectos de este artículo, describiremos la emoción como “una alteración del ánimo, intensa y pasajera, agradable o desagradable, acompañada de manifestaciones somáticas”.

Vayamos ahora al tema, ¿por qué hablar de Ecología Emocional?, pues porque, queridos amigos, está muy vinculado con la dinámica del día a día, ya que, todo lo que hacemos o dejamos de hacer, influye, de algún modo, en el ecosistema humano y natural dentro del cual nos desenvolvemos. Siendo así, resultado de diversas investigaciones encontramos que, nuestras acciones (o no), influyen en el clima emocional global, afectando el equilibrio, la armonía, la seguridad, el bienestar y la creatividad humana, lo que puede conducir a desarrollar en mayor medida, inestabilidad, malestar, desorden y perjuicio. Como bien señalan, María M. Conangla y Jaume Soler (2002), «la Ecología Emocional, es el arte de gestionar nuestras emociones de tal forma, que su energía sirva para mejorarnos a nosotros mismos, aumentar la calidad de nuestras relaciones y tener mayor cuidado del mundo que nos rodea».

Para comprender mejor la gestión ecológica de las relaciones, haremos una breve presentación de las leyes, y los principios básicos, que la rigen; principios tales como, el de realidad (consciencia del mundo que me rodea), el de libertad (la posibilidad de tomar decisiones), el de responsabilidad (no puedo decidir lo que siento, pero sí lo que hago), el de respeto (crear un clima emocional de respeto mutuo). En cuanto a las leyes tenemos:
Ley de la autonomía: ayúdate a ti mismo y los demás te ayudarán.

Ley de la prevención de dependencias: no hagas por los demás aquello que ellos pueden hacer por sí mismos.
Ley del boomerang: todo lo que haces a los demás, también te lo haces a ti mismo.
Ley del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: no hagas a los demás aquello que quieres para ti, pueden tener gustos diferentes.

Ley de la moralidad natural: no hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti.
Ley de la auto-aplicación previa: no podrás hacer ni dar a los demás aquello que no eres capaz de hacer ni darte a ti mismo.

Ley de la limpieza relacional: tenemos el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y que no nos permiten crecer como personas.

Como veis, la ecología emocional apunta a la capacidad para administrar, de manera sostenible, nuestro mundo emocional. Cada uno debe aprender a gestionar sus emociones, de tal modo que la energía generada (debido a la emoción) contribuya a mejorar su calidad de vida relacional, intra e interpersonal.

Resumiendo, se trata, de identificar lo que estamos sintiendo y darle un nombre, permitirnos sentir la emoción y aceptarla, tomar consciencia de esa información, valorarla y actuar, en congruencia. Para lograr esa gestión saludable, es importante aceptarme en mi totalidad como individuo, ser empático, y en el proceso, comprender y validar la relación que existe entre emoción, pensamiento y comportamiento, así como, trabajar la crítica para adoptar estrategias adecuadas de afrontamiento y tener una vida de calidad, personal, familiar, laboral, social y cultural.

Para tener una vida emocionalmente sostenible recuerda aplicar las tres ‘R’

Reduce, los contaminantes emocionales
Recicla, recursos y emociones
Recupera, la armonía

“Apuesta por la vida y la naturaleza,
cuida tu interior,
tu equilibrio se reflejará en el exterior”

Jacqueline Alejandra Dolores Dagnino.
Licenciada en Psicología, Universidad Femenina del “Sagrado Corazón”. Directora de la Escuela Profesional de Psicología de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (2016 -Febrero 2018)

0 comments on “Hablemos de ecología …. emocional

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: