Martín Belaunde Opinión

El liderazgo internacional de los Estados Unidos

¿Existe todavía? En un sentido económico, científico y tecnológico por supuesto que sí. Estados Unidos lleva una ventaja todavía apreciable respecto de China en esos tres aspectos, a pesar de que la mayoría de los analistas económicos están convencidos que China pasará a la delantera en cuanto al producto bruto interno a fines de la presente década o comienzos de la próxima. Pero en este caso me refiero al liderazgo político y ahí, Estados Unidos se está quedando rezagado por ausencia de una conducción firme.

Estados Unidos tuvo grandes presidentes en el siglo XX, algunos demócratas y otros republicanos. Woodrow Wilson, Franklin D. Roosevelt, Harry S. Truman, Dwight D. Eisenhower, John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Ronald Reagan, George H.W. Bush, Bill Clinton y hasta George W. Bush brillaron en la escena mundial.  Difícil decirlo respecto de Jimmy Carter y Barack Obama, porque sus acciones fueron regresivas respecto del poder y el prestigio de los Estados Unidos.

Sin tomar en cuenta las dos guerras mundiales en el siglo XX, a partir de 1950 Estados Unidos intervino directamente en Corea, Vietnam, Líbano, Santo Domingo, Granada, Somalia, Bosnia, Kosovo, Panamá, Iraq (dos veces), Kuwait y Afganistán y quizás me quede corto en esta lista. Las intervenciones indirectas fueron muchos, entre ellas, Guatemala e Irán. En el Medio Oriente, es el aliado que garantiza la existencia de Israel. Con excepción del Caribe, antes considerada como su patio trasero, las intervenciones armadas norteamericanas fueron muy lejanas de sus fronteras. Algunas tuvieron éxito y otras fueron de poca importancia real. Vietnam terminó en penoso fracaso que marcó a la juventud norteamericana de los sesenta y setentas.  Con respecto a Iraq y Afganistán, todavía es prematuro emitir un juicio definitivo.

De todo lo dicho, el mayor éxito internacional de los Estados Unidos fue político y diplomático con la creación de la OTAN en 1949 para contener la marea soviética que ya se ha había apoderado de la mitad de Europa. Occidente, bajo el liderazgo norteamericano, ganó la Guerra Fría que terminó el 31 de diciembre de 1991 con la disolución de la Unión Soviética y la liberación de lo que antes se había denominado Europa Oriental. Durante las décadas del setenta y del ochenta del siglo XX, Estados Unidos y China fueron aliados frente a Rusia. Hoy ese panorama se ha transformado en una rivalidad económica y estratégica que aún tiene dos aspectos irresueltos: la agresividad de Corea del Norte frente a los Estados Unidos y la frustración de China de no recuperar Taiwán. Sin embargo, esos dos puntos de contención, si bien significan un peligro para la paz mundial no han provocado un desenlace nuclear por la autocontención de ambos rivales.

A manera de síntesis, podemos concluir que el mayor fracaso internacional de los Estados Unidos hoy está en el Caribe. Excluyo a Panamá porque la presencia militar de los Estados Unidos gradualmente fue eliminada con el Tratado Carter-Torrijos salvo el fugaz episodio de la captura de Noriega. La herida abierta de los Estados Unidos ha sido y es Cuba, que en 1962 fue el peligrosísimo escenario de una confrontación americana-soviética, muy cercana a un holocausto nuclear. La consecuencia de ese enfrentamiento fue el retiro de los misiles soviéticos y la promesa implícita de Kennedy de no invadir Cuba, cumplida hasta hoy.

¿Por qué Cuba es hoy el mayor fracaso internacional de los Estados Unidos? Cuba fue una suerte de protectorado norteamericano desde 1898 hasta 1933 con la derogatoria de la Enmienda Platt. Luego, se convirtió en un estrecho aliado bajo sucesivos gobiernos cubanos, algunos dictatoriales y otros democráticos. A partir de Fidel Castro, ha sido su peor enemigo porque él no estuvo dispuesto a medir las consecuencias de sus acciones, haciendo lo que esté a su alcance para que Latinoamérica siga ese curso. Así estamos hoy.

La dinastía Castro y su actual sucesor odian a los Estados Unidos como razón de ser. Castro quiso destruir a los Estados Unidos con los misiles de Kruschev. Díaz-Canel, de menor estatura política, pretende hacer lo mismo con la ayuda de su temible G-2 y, para ese fin, emplea sus alfiles venezolanos, nicaragüenses, bolivianos y llegado el momento, el Perú. Pero al G-2 le ha salido una criada respondona, sustentada en la protesta libertaria del pueblo cubano hastiado de 60 años de hambre y tiranía.

Frente a ese desafío popular a Díaz Canel, solo le queda la represión pura y dura, cueste lo que cueste, con la sangre corriendo en todas las ciudades de la isla y los balazos a quemarropa contra la heroica resistencia cubana. El precio de su tiranía es el martirio de ocho millones de personas. A lo que debemos agregar los cantos de sirena del Papa Francisco para que el pueblo cubano incline la cerviz. Los Estados Unidos que estuvo presto a lanzar sus mejores armas en tierras lejanas, salvo una ocasional palabra del presidente Biden, mira al otro lado para no perturbar su política interna.

¿Cómo podemos calificar esa actitud? ¿Real politik, miopía política, egoísmo o indiferencia? Carezco de palabras para describirla, pero Cuba puede volver a ser el mayor peligro del mundo. Basta que Putin, Xi Jing Ping o la teocracia islámica iraní infiltren la isla para que emerja un escenario parecido al de 1962 sobre los cadáveres de los cubanos que salieron a protestar. Que Dios los bendiga y juzgue esa indiferencia. Ahora, si algo sería bienvenido en Cuba, es una expedición libertaria de los Estados Unidos. Desgraciadamente, resulta improbable.

Martín Belaunde Moreyra
Bachiller en Derecho y Abogado por la PUCP y Magíster en Derecho Civil y Comercial por la USMP. Abogado en ejercicio especializado en Derecho Minero e Hidrocarburos.  Autor del libro “Derecho Minero y Concesión”. Ha sido Vice Decano, y Decano del Colegio de Abogados de Lima, y Presidente de la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú y en el ámbito público: Embajador del Perú en Argentina y Congresista de la República del Perú en el período 2011-2016.

0 comments on “El liderazgo internacional de los Estados Unidos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: