Mario Cabani Opinión

Hablemos de salud Sr. Presidente: más vale prevenir que lamentar

¿Será posible contener la tercera ola? O nos contentamos con el estudio del Instituto Nacional de Salud (INS) que nos advierte cuántos peruanos más enfermarán y morirán en una tercera ola si seguimos así de pasivos.

Sr. Presidente, ¡“ni una ola más” debería ser su eslogan! Algunas sugerencias para ello:

  1. La rapidez de vacunaciones aún sigue siendo menor a la velocidad de propagación de las nuevas variantes. No debería ser menor a 1.5 millones a la semana. Que el sector privado participe.
  2. Existe poblaciones con inmunodeficiencia que requerirá de una tercera dosis o del personal de salud que estará respirando el mismo aire dentro de hospitales, clínicas, centros médicos y postas del país con enfermos que se les siguen negando la aplicación voluntaria de una tercera dosis. Ya existen varios países que decidieron aplicarla.
  3. Las vacunas tendrán menos efecto sobre las nuevas mutaciones, siga negociando con los laboratorios para comprar a corto plazo. Compremos o recibamos donación de Astra Zeneca australiana.
  4. Deben hacerse más de 2000 secuenciamientos genómicos para saber la dominancia de las variantes en el Perú.
  5. Debe generalizarse la cuantificación de anticuerpos neutralizantes validados por el INS porque es el que estando más al alcance de la población guarda más correlación con la eficacia de las vacunas entendiendo que también existen otros sistemas de defensa de difícil medición.
  6. Tenemos medio año con la vacuna Sinopharm y no sabemos su efecto en el tiempo. Sigo ofreciéndome como voluntario para probar en mí una tercera dosis con Pfizer antes que mis colegas comiencen a caer enfermos por las nuevas variantes.
  7. Tenemos que evitar los saludos con apretón de manos y abrazos, guardemos el distanciamiento social y doble mascarilla, comamos separados, demos el ejemplo.
  8. Aumente el número de medicamentos básicos para la población, sólo tenemos 31 en la lista. A menor costo de medicinas mejor calidad de salud.
  9. Aumente el número de pruebas moleculares y de antígeno a más de 100,000 por día.
  10. Mejoremos los cercos epidemiológicos focalizados. Ofrezca cuarentena en hoteles, carpas hospitalarias de las villas, de los cuarteles del ejército, u otros ambientes a los contactos de pacientes con la variante Delta.
  11. Disminuyamos los aforos en locales cerrados, así como en el transporte público.
  12. Compre hospitales de campaña móviles y equípelos durante el rebrote.
  13. Compre concentradores de oxígeno para las postas y centros médicos. Deberíamos tener 5 al menos en cada lugar, o sea cerca de 20,000.
  14. Todas estas medidas cuestan aprox. dejar de construir un hospital tal vez. Ud. decida. Un rebrote o una tercera ola. ¡La vida de los peruanos está en sus manos!

Mario Cabani
Médico, gestor en proyectos de innovación y bienestar social, graduado como médico cirujano en la Universidad Nacional de San Marcos. Realizó estudios de postgrado en el Hospital Universitario Pedro Ernesto entre 1991- 1993 en Cirugía General y 1993 – 1996 en cirugía plástica con certificado por la Universidad Estatal de Rio de Janeiro, Brasil. Fundador y gerente general de empresas dedicadas a salud, agricultura y construcción, así como de Organizaciones sin Fines de Lucro con convenios nacionales e internacionales para la atención gratuita de pacientes desfigurados y el mejoramiento genético de embriones vacunos.

0 comments on “Hablemos de salud Sr. Presidente: más vale prevenir que lamentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: