Ana María Calle Opinión

Presidente Castillo: #SinMujeresNoVa

Mientras se agudiza la incertidumbre y el descontento en muchos sectores que no ven con buenos ojos la cuestionada designación del “Gabinete Bellido”; miles de mujeres hemos visto con total sorpresa y desesperanza, cómo un nuevo gobierno que propone mejores condiciones para disminuir las brechas de desigualdad y mejorar las políticas de  inclusión en nuestro país, empieza su gestión con  un gabinete de 19 ministros de los cuales sólo 2 son mujeres,  asignadas a las carteras de Desarrollo e Inclusión Social y de la Mujer y Poblaciones Vulnerables; es decir, espacios históricamente encasillados para mujeres, entonces en un país donde las mujeres representan el 50.4% de la población, el 44.3 % de la Población Económicamente Activa (PEA), el  17.3%   cuentan con estudios universitarios al 2019, cifra también para reflexionar y un flamante congreso donde el 38% es representación femenina, nos preguntamos: ¿Cuál es el motivo o las circunstancias por las que un equipo ministerial tenga apenas 2 mujeres que representen los intereses y demandas de más de la mitad de la población?

Las más de 16 millones de peruanas queremos recordarle que el Estado peruano ha suscrito y ratificado tratados y compromisos internacionales sobre derechos humanos, en materia de igualdad y no discriminación que apuntan a metas de igualdad, desarrollo y paz en favor de las mujeres como ejes de progreso para nuestras sociedades. En esa línea, hoy contamos con una Política Nacional de Igualdad de Género, aprobada  por Decreto Supremo N° 008-2019-MIMP; en este documento se evidencia que en nuestro país la discriminación a las mujeres es estructural y, está instalada en una sociedad donde aún se privilegia lo masculino sobre lo femenino; afectando  el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia en sus diversas formas: física, psicológica o sexual, trata de personas, feminicidio, acoso y hostigamiento sexual, acoso político,  violencia en medios y digital, entre otras.

A pesar de los denodados esfuerzos y avances, mujeres y hombres necesitamos tomar conciencia de esta compleja realidad y cómo la desigualdad vulnera muchos derechos; en particular el acceso y participación en espacios de toma de decisión (cargos públicos y privados, así como cargos de elección popular), donde las mujeres han demostrado a nivel mundial sus enormes habilidades y competencias para lograr un desarrollo humano más equitativo, justo e inclusivo básicamente por 2 motivos:

  1. Si vemos el desarrollo humano desde un enfoque de lograr bienestar general, su inclusión fortalece el sistema democrático en donde la ciudadanía acceda a sus derechos, incluido el de las mujeres a participar en la vida pública y política.
  2. Está demostrado con múltiples estudios que la presencia de las mujeres en espacios de decisión política, mejora la asignación de recursos y presupuesto público, el diseño de agendas legislativas y de políticas públicas con una mayor perspectiva de género, diversidad e inclusión.

Entonces seguir enfrentando una pandemia como el Covid-19, no sólo ha evidenciado la fragilidad de nuestros sistemas básicos de atención, sino también  ha puesto en vitrina la grave problemática que enfrentan las mujeres y sus familias, ya que su presencia  en primera línea de apoyo en salud, programas sociales, trabajo comunitario, educación, etc. , nos mostró el importante rol que desempeñan pero al mismo tiempo, el durísimo impacto al tener  muchas de ellas que dejar, posponer o alternar sus estudios, trabajos o negocios con el cuidado de sus familias. Esta situación afecta a toda una sociedad que espera un Gobierno de acciones coherentes con su mensaje de igualdad e inclusión.

Décadas de lucha de valientes mujeres y organizaciones, nos han permitido implementar medidas que aceleren esta gran brecha de desigualdad, como la reforma de Paridad y Alternancia en las candidaturas en estas últimas elecciones presidenciales 2021 y en las próximas elecciones Municipales y Regionales 2022. No es momento de retroceder un solo paso, los últimos gobiernos iban camino a la paridad en sus gabinetes como podemos validar en sus conformaciones. Confiamos en que este Gobierno y en especial el nuevo congreso, impulsen las iniciativas legislativas que refuercen lo avanzado en este enorme reto de reducir las brechas de desigualdad y fortalecer la presencia de las mujeres, en espacios claves de toma de decisiones en los tres poderes del estado y en todos los ámbitos, de esta forma construiremos   una cultura de bienestar que recupere la confianza de sus ciudadanos.

Señor Presidente, está a tiempo, que desde las más altas instancias del Gobierno se predique con el ejemplo   #SinMujeresNoVa

Ana María Calle Quiñones. 
Licenciada en Ciencias de la Comunicación y cursa estudios en la Maestría de Administración de Negocios de la Universidad César Vallejo. Diplomado en Gestión Pública por la Universidad del Pacífico y Programa Women Lead: Estrategias para desarrollo de Mujeres de la Escuela de Negocios INCAE. Asimismo, Diplomado en Coaching para el Poder y la Política en la Escuela Internacional Newfield Network, entre otros. Se desempeñó en el rubro de telecomunicaciones en las áreas de Servicio al Cliente, Ventas y Marketing , así como en Programas de Desarrollo y Responsabilidad Social, por más de 15 años. En la actualidad labora en el sector público y ha impulsado la participación activa de las mujeres en las últimas cuatro campañas electorales en nuestro país. Forma parte de la Red de Mujeres en Política LATAM.

0 comments on “Presidente Castillo: #SinMujeresNoVa

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: