Hans-Peter Firbas Opinión

Sida: 40 años buscando la vacuna

Una persona que no tenga un sistema inmunológico completamente funcional corre el riesgo de contraer una variedad de infecciones que no afectan con frecuencia a las personas sanas. A estas infecciones se les denomina infecciones oportunistas.

Llevo años investigando acerca de las vacunas contra los virus. Cientos de años sin encontrar una simple vacuna contra la gripe común y, para no ir lejos, hace cuarenta años los científicos más capacitados en este tema recién han logrado hace unas semanas ingresar a la FASE 3 de una posible vacuna contra el VIH. Ahora, ¿por qué debemos creer que las vacunas contra La COVID-19 son efectivas?

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Al saber lo básico sobre el VIH, puede mantenerse sano y prevenir la transmisión del VIH. Sin embargo, aún no encuentran la vacuna. Luego de casi 40 millones de muertes ocasionadas por este mal, alrededor de 5 millones murieron por la COVID-19 hasta la fecha.

En junio de 2021 se cumplían 40 años del primer documento oficial de la que se convertiría en una de las pandemias del siglo XX, la del SIDA. Por eso es especialmente simbólico que, por primera vez en una década, una vacuna contra el VIH pase a Fase III. Se llama ‘Mosaico’ y ha sido desarrollada por Janssen, la filial de Johnson & Johnson. Se trata de un adenovirus especialmente modificado para portar proteínas características del virus y hacer que el sistema inmunitario genere anticuerpos específicos.

La idea es tratar de cubrir el máximo espectro de mutaciones posibles (en este caso, las distintas variantes de las proteínas gag, pol y env del virus) para tratar de limitar las posibilidades el «escape vacunal». Algo que en un virus tan escurridizo como este es realmente complicado. La última vacuna que llegó a Fase III tuvo que guardarse en un cajón porque solo evitaba el 30% de los contagios.

Buenas sensaciones iniciales, pero queda lo más difícil. ‘Mosaico’ ya ha superado las fases previas demostrando su seguridad y eficacia. Los estudios encontraron anticuerpos en el 97% de los que recibieron la vacuna. Pero, ahora, viene la hora de la verdad: un ensayo que durará de 24 a 36 meses e implicará a casi 4000 personas de todo el mundo.

Una epidemia que se volvió casi invisible. Para la opción pública occidental. Porque, aunque aquellas cinco neumonías por Pneumocystis carinii que recogía el CDC norteamericano en 1981 fueron solo el principio de una pandemia que cambió radicalmente la sociedad de finales de siglo XX y durante mucho tiempo la idea de «encontrar la cura del SIDA» se convirtió en el paradigma de objetivo científico-social, hoy es un problema que no recibe toda la atención que debe.

Pregunto por enésima vez: en 1981 comenzó la pandemia del SIDA y aún no tenemos vacuna. Es imposible y prohibido aprobar una vacuna sin cumplir los requisitos de una vacuna. Y tenemos en venta multimillonarias vacunas contra la COVID-19. Simplemente están haciendo un multibillonario negocio, en el cual están implicados las grandes farmacéuticas con los grupos de poder político, mediático y económico en el mundo.

La verdad de lo que está sucediendo con la actual pandemia. Los billonarios son ahora más billonarios, que hace dos años, gracias al dinero de los corruptos, pobres e ignorantes, estos últimos de las más altas esferas intelectuales. Hace años nos vacunan contra la gripe y pregunto nuevamente: ¿ha desaparecido o se han disminuido los casos de gripe o influenza tipo A, B, C, D, etc.?  

El problema con el virus de la gripe es que infecta a muchas personas. Puede llegar al 20% de la población mundial, por eso causa muchísimas más muertes que la COVID-19. Según el especialista en enfermedades infecciosas e investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), Oriol Mitjà, considera que el nuevo coronavirus ha causado alarma porque es nuevo y no porque sea grave, ya que este virus “es muy leve y no hay riesgo para toda la población”.

Hans Firbas.
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa SIP.

1 comment on “Sida: 40 años buscando la vacuna

  1. martin belaunde moreyra

    Hace 40 años cuando apareció el SIDA y no había posibilidad inmediata de vacuna, se recomendó al público evitar la promiscuidad. Creo que ese sano consejo sigue vigente con o sin la protección adicional de la vacuna. Como de dijo entonces, solo tengas relaciones sexuales con tu «pareja regular». Con esa frase se quiso establecer una igualdad ética entre el matrimonio y el sexo ocasional o extramatrimonial e igualmente entre las relaciones de sexo distinto y las del mismo sexo. Luego vino el género que de la gramática pasó a la filosofía sin que nadie pueda definirlo en una frase de dos párrafos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: