Eduardo Arana Opinión

¿Otra infracción del ministro?

La Constitución de 1979, art. 278° dispuso que “Las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Policiales no son deliberantes. Están subordinadas al Poder Constitucional.”, texto orientado a evitar que los militares intervengan en política, ni siquiera con su opinión. La Carta actual, art.169 repite los términos de la no deliberancia de las FFAA y la Policía Nacional. Nada más claro.

Pero cuando hace unos días se difundió el Comunicado N° 05-2021 del alto mando de la Marina de Guerra del Perú, en relación a las afirmaciones, atribuidas al Canciller Héctor Béjar Rivera, en un reportaje del 15 de agosto, nos enteramos que “… La Marina de Guerra del Perú rechaza la afirmación antes referida…” y “…deplora afirmaciones de esta naturaleza que pretenden distorsionar la historia de la pacificación nacional”.

Pueden tener o no razón lo que no pueden es deliberar ni intervenir en política activa. Podemos disentir de las opiniones del doctor Héctor Béjar, que elaboradas tal vez para el contexto académico e interpoladas al ámbito de la política, cambiaron su matiz y se estrellaron con la real politik de la vida democrática. Conocida su renuncia, hay connotaciones constitucionales y políticas en lo acontecido.

El titular de Defensa salió al paso, deplorando las declaraciones del ministro Béjar, respaldó a las Fuerzas Armadas y a la Marina de Guerra. Según se supo sugirió al Canciller retractarse y presentar disculpas o renunciar. Talvez creyó que “muerto el perro se acabó la rabia” y que la renuncia actuaría como lenitivo para la credibilidad del Gabinete que integra.

Pero el ministro no había reparado que la crisis política era del Gabinete en pleno, y lejos de responder políticamente, enfrentándola con todo el equipo ministerial, actuó como litigante abogando por sus subordinados, para, ilusamente, obtener de la Marina de Guerra, respeto y admiración y asegurar su propia permanencia en el sillón ministerial.

Aplaudimos el decisivo rol de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el terrorismo y también la defensa de la democracia, pero llama la atención que el ministro de Defensa hubiera autorizado el Comunicado o que éste fuera difundido sin su conocimiento y aprobación. Ocasiona todavía mayor preocupación que luego de publicado, el experto constitucionalista que cree ser el ministro, no se hubiera percatado de su alto contenido político y deliberante y de la forma en que encarna en grado sumo la desobediencia al art precitado de la Constitución.

Vale decir que Walter Ayala ha incurrido, por acción y por omisión, en la primera infracción a la Constitución del Gabinete Bellido, el mismo que en unos días estará solicitando la confianza del Parlamento. Veremos qué pasa.

Eduardo Arana.
Abogado de profesión
Estudios de Maestría en Derecho Constitucional
Estudios de Maestría en Ciencia Política
Master en Justicia Constitucional y Derechos Humanos
Docente Universitario 22 años en la Cátedra de Derecho Constitucional Secretario Técnico en el CNM
*Asesor Principal Congreso 2016-2017-2018 y 2021
*Jefe de Gabinete asesores Poder Judicial

0 comments on “¿Otra infracción del ministro?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: