Martín Belaunde Opinión

Las razones de la voz que clama en el desierto peruano

Mi buen amigo y colega Javier León Eyzaguirre quiere exponer la tesis central de su argumento, en torno al cual la segunda vuelta presidencial adolece de nulidad por vicio estructural. En este caso como periodista de opinión prefiero que él exponga los argumentos fundamentales de su tesis:

Javier, ¿por qué ese vicio de nulidad estructural no se aplica a la elección del Congreso?

Porque no existe acción que permita invocarla al haber vencido el plazo de 60 días hábiles de producida la afectación conforme al artículo 45 del Código Procesal Constitucional. Debemos recordar que los resultados de la elección congresal fueron proclamados antes del 15 de mayo del 2021. Por lo tanto, el actual Congreso es firme a diferencia del Ejecutivo.

Muy bien Javier, entonces el vicio de nulidad estructural está referido exclusivamente a la elección presidencial, ¿podrías explicar por qué?

Perfecto Martín, la Constitución tiene una dimensión normativa legal, y así ha sido interpretada por el Tribunal Constitucional, que enfatiza la obligatoriedad de su cumplimiento como un todo orgánico, aplicable por igual a quienes ejercen el poder, así como a los ciudadanos en general.

Entonces Javier, ¿en qué aspecto se ha vulnerado la Constitución?

Su artículo 179 señala textualmente: “La máxima autoridad del Jurado Nacional de Elecciones es un Pleno compuesto de cinco miembros…”. Es público y notorio que no existe y que jamás se ha instalado ese Pleno de cinco miembros para las elecciones generales del 2021, por la ausencia del representante del Colegio de Abogados de Lima. El Pleno del Jurado Nacional de Elecciones se ha instalado con solo cuatro miembros y por lo tanto viene funcionando inconstitucionalmente hasta ahora.

Conforme, ¿cuál sería entonces la consecuencia directa de esa nulidad?

La invalidez de la proclamación como presidente electo del candidato Pedro Castillo Terrones y de sus actos posteriores de gobierno, comenzando por su juramento para asumir el mando ante el Congreso el 28 de julio del 2021 y el nombramiento del actual Consejo de Ministros. Ello, no obstante, en mi opinión, la nulidad de la proclamación del candidato Pedro Castillo Terrones como presidente electo, no lo inhabilita para nuevamente ser candidato.

Pero Javier, los actuales cuatro miembros de un Pleno inexistente conforme a la Constitución, ¿podrían alegar que actúan con arreglo a ley en virtud de la Ley Orgánica del Jurado Nacional de Elecciones?

No, ese argumento es inaceptable al desconocer la supremacía de la Constitución conforme al artículo 51. El quorum de cuatro a que se refiere el artículo 24 de la Ley Orgánica del Jurado Nacional de Elecciones No. 26486 para las sesiones del Pleno, parte de la base que previamente dicho Pleno se haya instalado con los cinco miembros establecidos en el artículo 179 de la Constitución.

De todo lo dicho, ¿a tu juicio cuál debería ser el primer paso para que exista Pleno en el Jurado Nacional de Elecciones?

Uno muy simple y eso lo he señalado en mi acción de amparo, que se ordene a los cuatro miembros del Jurado Nacional Elecciones, de abstenerse de funcionar usurpando la autoridad del Pleno, que tal como lo señala el artículo 179 de la Constitución es de cinco miembros.

¿Qué otro aspecto fundamental desearías agregar?

Soy de opinión que la recomposición del Pleno de cinco miembros del Jurado Nacional de Elecciones, en cumplimiento del artículo 179 de la Constitución, puede hacerse en forma inmediata con la acreditación de cuatro nuevos miembros en sustitución de los actuales y, además, con la acreditación excepcional de la Decana en ejercicio del Colegio de Abogados de Lima que cumple los requisitos del inciso 3) del referido artículo 179.

¿Y cómo se lograría lo que tú preconizas?

Muy simple que la Corte Suprema, el Ministerio Público, así como las Facultades de Derecho de las universidades públicas y privadas acrediten los suplentes para reemplazar a los magistrados, que hubieren quedado impedidos por la orden judicial solicitada en mi acción de amparo.

¿Tan simple como eso?

Por último, que la Comisión de Constitución y Reglamento del Congreso convoque al Dr. Jorge Luis Salas Arenas y sus colegas para que rindan cuentas de su actuación. A grandes males, grandes remedios.

Martín Belaunde Moreyra
Bachiller en Derecho y Abogado por la PUCP y Magíster en Derecho Civil y Comercial por la USMP. Abogado en ejercicio especializado en Derecho Minero e Hidrocarburos.  Autor del libro “Derecho Minero y Concesión”. Ha sido Vice Decano, y Decano del Colegio de Abogados de Lima, y Presidente de la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú y en el ámbito público: Embajador del Perú en Argentina y Congresista de la República del Perú en el período 2011-2016.

0 comments on “Las razones de la voz que clama en el desierto peruano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: