Guillermo Ackermann Opinión

Chabuca para la eternidad

‘Y es un derroche de amor, el suelo mío
Y es que es el hijo del sol, el Perú mío
Es un gigante al que arrullan sus anhelos
Bello durmiente que sueña frente al cielo’ Bello durmiente – Chabuca Granda

Hace 100 años nació Isabel Granda Larco, una de las mujeres más fascinantes de la historia del Perú. Sencillamente la inmortal Chabuca. A poco más de un año de cumplirse los 40 años de su partida terrenal, se ha anunciado una buena noticia, la creación de su Casa Museo, para que su imperecedero legado tenga un punto de encuentro.

La Asociación Cultural Chabuca Granda, dirigida de manera incansable por su hija Teresa Fuller y la Beneficencia de Lima, la institución social más antigua e importante de la ciudad, son los protagonistas de esta importante iniciativa.

‘Casa Chabuca’, estará ubicada en una hermosa propiedad de la Beneficencia en el Centro Histórico de Lima, a escasos metros del Teatro Municipal y del Teatro de la Asociación de Artistas Aficionados (también de la Beneficencia), lugares emblemáticos en donde Chabuca se presentaba con mucha frecuencia.

La Ciudad de Lima será la gran anfitriona de este espacio artístico – cultural, que está saliendo adelante en el contexto del Plan Maestro de Recuperación del Centro Histórico, que dirige Prolima, desde la Municipalidad Metropolitana y que busca que nuestra ciudad vuelva a contar con el Centro más importante de la región.

No cabe duda que Chabuca Granda es uno de los personajes más trascendentes del Bicentenario, una artista única. Progresista y conservadora. Cantaba para todos, ya sean ricos o pobres, para niños, jóvenes, adultos y abuelos.

En sus composiciones resalta las costumbres, tradiciones y las situaciones cotidianas que todos vivimos. Una columna vertebral se descubre a lo largo de ellas, su eterno amor y fascinación por el Perú, que nace en su natal Cotabambas pero que nos hace soñar en cada región a la que le canta. 

‘Casa Chabuca’ será el espacio que preservará su patrimonio material e inmaterial. Desde los más íntimos, como su cama, el escritorio y silla en la que componía, hasta manuscritos y grabaciones inéditas, letras que nunca fueron musicalizadas, cientos de publicaciones periodísticas, fotografías, videos, entrevistas, las mismas que han sido cuidadosamente protegidas por la Asociación que lleva su nombre y a la que todo el Perú le debe gratitud, porque hay que decirlo con claridad: detrás de esta gran mujer, hubo otra gran mujer, Teresa, que sin ella no hubiese sido posible la conservación de todo.

Un aspecto esencial en esta alianza estratégica es el componente social. Los ingresos que se generen en este espacio cultural no solo deben buscar la auto sostenibilidad del mismo y de la Asociación, sino que ayudarán también al sostenimiento de las obras sociales de la Beneficencia institución privada que alberga a niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores de alta vulnerabilidad.

Para que este proyecto termine de dar a la luz se necesita una gran campaña de recaudación, pues ‘Casa Chabuca’ es un emprendimiento que convoca a peruanos y extranjeros. Es así que toda la comunidad comienza a sumarse: artistas, empresarios y ciudadanos de a pie, todos unidos para sacar adelante esta nueva ‘Casa de Todos’.

Se espera también el respaldo de corporaciones, asociaciones e instituciones, públicas y privadas, fundaciones, nacionales e internacionales, unidas en esta gran cruzada.

Nuestro Perú quiere buenas noticias, necesita de iniciativas que nos unan y que cierren las brechas tan abiertas que descubrimos en el día a día. Chabuca tiene ese ángel, esa magia que rompe las distancias y nos acerca. Que ingresa en nuestra vida y se queda. Esa dosis de peruanidad que nos ayuda a descubrir nuestra propia identidad.

Hagamos que ‘Casa Chabuca’ sea una realidad, y casi sin darnos cuenta nos encontraremos juntos cantando:

‘¡Te amo, Perú!
Y recorriera toda la gama de verdes que te adornan
Y el gris soberbio manto de tu costa
Que, al subir por los cerros, en colores se torna.

Me empinaría en tu más alta cumbre
Para estirar mis brazos y abrazarte
Y en esa soledad, pedirte humilde
Que devuelvas mi beso, al yo besarte’

Guillermo Ackermann Menacho
Desde hace 40 años me desempeño como gestor en la industria de las comunicaciones y el marketing, tanto en medios tradicionales, radio y televisión, en la producción de contenidos audiovisuales, documentales, videos institucionales, programas y publicidad, realizados en 24 países. Desde mi juventud he participado en diversas iniciativas sociales, deportivas y religiosas, como gestor y voluntario. Soy un convencido que este mundo se puede cambiar si cada uno pone su granito de arena y, en lo que hago, trato de poner el mío.

0 comments on “Chabuca para la eternidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: