Columnas Hans-Peter Firbas Opinión

Recordemos qué es la libertad

La libertad es la facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad. La libertad es la condición que tiene una persona para comportarse conforme le parezca, según su propio criterio, sin estar sujeto a privaciones físicas ni coacciones. Eso sí, dentro de un marco bien definido, con sus límites, en este caso las leyes que están vigentes al día de hoy.

Particularmente, considero a la libertad como una característica natural del hombre para actuar a voluntad sin restricciones, respetando su propia conciencia y los valores morales, para alcanzar su plena realización. Es la posibilidad que se tiene para decidir por cuenta propia qué hacer en las diferentes situaciones que se presentan en la vida. Esto significa nuestra libertad a equivocarnos, a acertar, a jugar, dormir, nadar y a ser feliz a tu manera.

En resumen, la libertad, en sentido amplio, es la capacidad humana de actuar por voluntad propia. Me refiero a uno de nuestros más importantes derechos humanos. Dentro de la libertad, se encuentran la libertad de pensamiento y de investigación rigurosa para poner sobre la mesa -gracias a la libertad de prensa- la verdad sobre todas las cosas. Ahora bien, usted es libre de convertirse en esclavo y una obediente oveja de los amos del mundo y seguir fielmente sus órdenes y ser manipulado por los medios. Ese es su derecho también. Por eso es libre.

Desde niño trataba siempre de comprobar lo que aprendía en el colegio y en la universidad por mi cuenta y no darle a una información que recibía la característica de verdad. Debido a esta forma de ser, terminé exonerado del curso de religión en mi centro de estudios, ya que las enseñanzas de la religión católica iban contra todos los principios científicos explicados con base estructural. Luego de unos años de formación como empleado común y corriente, tomé la ruta de ser un trabajador independiente, sin jefes, para poder realizar mis labores sin recibir órdenes de nadie. Eso también es libertad, como trabajar 30 años para alguna empresa y esperar su jubilación y pensión.

Quizás lo que escribo sea un error, pero es mi error, aunque mi terquedad siempre se impone al tiempo para evitar contenidos equivocados o no ceñidos a la verdad. En los últimos años ubicará en mi Blog una infinidad de informes, noticias, reportajes, entrevistas e investigaciones, todas ellas confeccionadas con riguroso control científico y teorías estructurales.

Mi satisfacción es haber identificado con antelación hechos que sucederían y por esa terquedad en comprobar muchas veces lo que escribo es que también estoy al tanto de lo que se viene, que como van las cosas, será inevitable el quiebre de la nación, si no se reacciona adecuadamente.

Las constantes censuras y la manipulación de la opinión pública para convertirla en opinión mediática son los más grandes indicios que voy por el camino correcto, con el contenido que difundo. Tras esta campaña de miedo por la pandemia, ahora el cambio climático y los desastres naturales serán los próximos temas para que los amos del mundo sigan con su maléfico plan. Destruir la libertad. Si usted lo permite, será su problema. Por mi parte, prefiero morir con libertad que vivir sin ella.

Usted es libre tomar como verdad absoluta lo que le digan los medios y no tomar en cuenta que está siendo objeto de una estrategia y manipulación en busca de un sólido objetivo. Armar un rebaño de ovejas con los que sobrevivan. Esa también es su elección, como la de muchos de no inocularnos un líquido mal llamado vacuna. Respeten nuestros cuerpos.

Hans Firbas.
Miembro de la Sociedad Interame

0 comments on “Recordemos qué es la libertad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: