Columnas Gonzalo García Núñez Opinión

La revolución de la autonomía

El Perú tiene un enorme potencial energético. Esta inscrito en la transición del carbono a las fuentes renovables de agua, sol, geiseres y viento, las que caracterizan a la naturaleza de este siglo XXI.  Tiene también abundantes materias primas no convencionales. Y con ellas, grandes reservas de cobre que son indispensables para armar las cadenas de suministro de la conducción y transmisión energética.

Con los refinados blísteres del metal rojo se producen cables, perfiles, planchas, tarjetas. partes, piezas, líneas y conexiones eléctricas. Pero también es insustituible -como el sílice- en las placas computarizadas de los vehículos modernos, las galletas de la microelectrónica, los chips de los aparatos celulares y los scooters de la electromovilidad. Sin descartar las aplicaciones de uso múltiple del cobre que incluye todas las demás formas de transporte, en especial el ferroviario de alta velocidad, TGV, allí donde se le utilice. Y las infraestructuras y fablabs de las biotecnológicas.

El Perú, además, tiene superficies llanas y suaves dunas paralelas a las costas marítimas y los cursos de agua amazónicos, campos lisos y fondos fluviales ideales para innovadores parques de energía del sol y viento, los que serán suficientes para disponer paneles fotovoltaicos, molinos y tuberías solares y anclar, a tierra, el sol de la amazonia y sus ríos de soportes.

Hoy en día ya nadie desdeña la original explotación offshore del viento en la cercanía costera para localizar -en el mar o el amazonas- los parques de hélices eólicas. Se pueden usar también los miles de kilómetros de bordes de playa y ríos adecuables a la producción de cientos de miles de KW fotovoltaicos o eólicos desde de Tacna a Tumbes, De Iquitos o Pucallpa, e inclusive hay ejemplos mundiales en parques localizados a 40 km mar adentro suscitando inesperados conflictos fronterizos. O el símil en las torres de las plataformas marinas petroleras (del norte) pero ahora con potencial de uso múltiple.  

El Perú tiene ahora comprobados yacimientos de Litio, recientemente encontrados cerca de Puno en la cuenca del Titicaca. Nueva riqueza, esta es la materia prima esencial para la producción de millones de baterías, núcleo de las industrias de la electromovilidad que compartimos con Argentina, Chile y Bolivia. Nuevo Potosí.  Recurso indispensable para sustituir las fuentes no por fenecidas menos vigentes como el contaminante carbón o el Diesel, el gas metano y las gasolinas con azufre mediante un balanceado plan de cierre a la búsqueda de otros usos.

El país se incorpora así al redoble planetario de una estrategia carbono neutral que sirve a la causa climática de la COP26 con el propósito de reducir las emisiones de CO2 a cero.  

La enumeración de los usos potenciales a fortiori es limitativa puesto que las líneas de investigación. innovación y desarrollo científico crean nuevos usos a las materias primas, los productos intermedios y finales. Y se abre a la primera y sucesivas utilizaciones de los materiales en los procesos cíclicos de una economía de tipo circular. Valoriza, por ejemplo, las cadenas del hidrogeno- la energía verde-   o recupera sustancias minerales raras, como el molibdeno.

Este es el futuro reto que espera a los peruanos de las regiones que necesitan calor (o frio) suministrable con paneles solares adosados a los techos y muros de las viviendas, circuitos, ductos, y tuberías solares, imanes eólicos. motores silenciosos.

Importa mucho cuando se sincronizan las posibilidades y necesidades de energía de los vehículos eléctricos, las disponibilidades generadas por baterías de litio y las soluciones de redes de almacenamiento y producción de energía renovable y reciclable.

Se hacen, entonces, más eficientes y extienden las cadenas de suministros internas de los circuitos productivos que se convierten en bienes integrados también globales. Para prueba está la cohetería del Space X que llevo a la estratosfera a una selecta muestra de innovadores empresariales de la revolución electro voltaica mundial. Muchos han visto la tierra desde afuera por primera vez. Y ocupan posiciones en la división del trabajo en dichos circuitos.

AUTO ELECTRICO AL SPACE X

La gran firma de autos eléctricos del siglo fue fundada en 2003 por un grupo de ingenieros. Es un hito. Querían mostrar que era posible conducir un vehículo eléctrico sin comprometer su capacidad económica. Que los vehículos eléctricos electrónicos podían ser más eficientes, rápidos y agradables de manejar que los tradicionales. Menos contaminantes.

Hay que admitir que pocas veces en la historia humana nos ha sido posible ser testigos de excepción del estallido de una revolución de las fuerzas productivas: Esto es lo que acontece con la vertiginosa transición, mismos molinos de agua modernos, hacia las energías no convencionales las tecnologías aeroespaciales, apuesta de la ingeniería actual junto a la revolución de los materiales.

Hoy esas firmas ya fabrican vehículos eléctricos al cien por cien. También desarrollan soluciones escalables, de producción y almacenamiento de energía para una gama creciente de autos, modelos y utilitarios.  En dichas firmas están convencidos que el mundo será mejor cuando el aparato productivo se libere definitivamente de la dependencia de los combustibles fósiles, cero carbonos y se transite hacia las energías renovables, no convencionales.

¿Qué es lo que sigue?

El automóvil a corriente eléctrica sustituyendo masivamente al motor de combustión interna.

Partamos del modelo fundador de la gran transformación: La marca (2008) Roadster presento una batería y un sistema de propulsión eléctrica, ambos revolucionarios y autónomos, en lugar de tecnologías hibridas o sustitutos parciales. Sencillo, pocas piezas de remplazo, menor peso unitario. Motor eléctrico, limpio, simple.

El primer sedán de alta gama completamente eléctrico- fue el subversivo  Modelo S.: Autonomía de 637 KMs, velocidad máxima de 322 Ms, hora y un pique de 3,2 segundos de cero a cien ks/h.  menos según otros ensayes de la revista Motor Trend.

Desde entonces la producción de autos eléctricos ha crecido a más de dos dígitos y se ha diversificado, escalado y superado el primer girón de millón de unidades/año.

El producto final ha ganado en diseño, rendimiento, seguridad y eficiencia, recibiendo actualizaciones remotas como cualquier software que mejora las capacidades del vehículo con versiones a lo largo de su ciclo de vida.

En el 2015 apareció el  Modelo X , un SUV seguro, autónomo hasta 536 Kms., rápido, 2.6 segundos de cero a cien Kms.  y versátil, tanto que captura cinco estrellas en todas las categorías de la prueba de choque de la Administración de Seguridad del Tráfico en las Carreteras americanas (NHTSA). Recio hardware. La marca competidora VinFast, vietnamita, ya ha presentado- a finales de septiembre 2021- un nuevo SUV eléctrico que competirá directamente con el Modelo Yo. Apoyado en la potencia CYT china y la legendaria disciplina laboral vietnamita.

 El líder de la principal firma, presentó el Modelo 3 en el 2016.  El 2017 lanzo un vehículo eléctrico de producción en masa. Este carro comenzó a producirse en grandes plantas fabriles: había nacido un neoFordismo sin Ford. Así lo leyó la bolsa de New York que ha valorizado el papel de la firma líder por los cielos.

Después del auto y el SUV, la camioneta precedió al camión. La mezcla de marketing de la camioneta. Invoca al factor económico, aligerar el bolsillo usuario. Este producto fue diseñado para ahorrar no menos $ 200,000 /millón de millas recorridas, solo en costo equivalente de combustible. 

En el 2019 aparece el Modelo Y, un SUV de hasta siete pasajeros, y el Cybertruck , camión más versátil que una camioneta tradicional y más eficiente que un auto sport.

La fórmula expresa el signo de los tiempos: la fábrica  está en Fremont, California, y los talleres en la Gigafactory Shanghai. La capacitación de los trabajadores es permanente y los estándares de seguridad aumentan acorde con los más altos estándares de la ingeniería industrial moderna.

 Los grifos pasaran a la historia. Serán remplazados por toma corriente públicos. Los mecánicos de motores Diesel serán sustituidos por electricistas y las reparaciones serán casi instantáneas.

La competencia de las superestrellas de la industria eléctrica-electrónica augura que la próxima revolución técnica ¿es acaso. un vehículo totalmente autónomo para 2025. sin volante ni pedales, el Titán?, ¿habrá innovaciones en las baterías VinFast que ya ha firmado alianzas con ProLogium para baterías sólidas y StoreDot, una empresa especializada en carga ultrarrápida?


Gonzalo García Núñez.
Economista y ex presidente del Consejo Nacional de la Magistratura.

0 comments on “La revolución de la autonomía

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: