Columnas Luis Benavente Opinión

¡Derechos humanos… depende! A dos años de muerte a balazos de 9 presos

Hace dos años, el 27 de abril de 2020, al inicio de la pandemia en Perú, un grupo de presos se amotinó en el Penal Castro Castro, como protesta por la falta de atención médica ante el coronavirus. Luego del deceso de dos reclusos por el virus, los presos estaban aterrados ante el riesgo de contagio masivo y la falta de atención médica.

El gobierno “controló” el motín con fuego a discreción. Murieron nueve presos «por politraumatismo por proyectil de arma de fuego», de acuerdo con el informe de la morgue. El diálogo y la búsqueda de solución fueron desplazados por el plomo policial. Total, la vida de un preso poco valía para el gobierno.

Las protestas se dieron en cárceles de todo el país. «Nos estamos muriendo. No nos dejen morir infectados, necesitamos medicinas», decía una pancarta en el penal de Lurigancho, que tiene capacidad para 2.500 internos, pero alberga a más de 10 mil, en las peores condiciones sanitarias. 15 presos habían fallecido por el covid-19 en las cárceles del Perú, y se estimaba que unos 600 estaban contagiados.

¿Quién ha reclamado por estos muertos? ¿Dónde están los organismos de derechos humanos? Dos años de silencio sepulcral. ¿Por qué nadie trata el tema?

En aquel entonces, buena parte del Perú “quería creer” y aplaudía el supuesto éxito que sin pudor vendió el presidente Vizcarra. Otra parte del Perú era engañada por la propaganda. Otros sabíamos que la gestión de la pandemia era muy deficiente, conduciría a que el Perú “logre” la mayor tasa de muertes por covid19 y la peor caída del PBI entre dos centenares de países del mundo. Pero los seguidores de Vizcarra seguían aplaudiéndolo.

Los fans de Vizcarra no cuestionaron la muerte de 9 presos en el Castro Castro. Los organismos de derechos humanos tampoco. Ha pasado dos años y el país requiere una explicación de los hechos y el establecimiento de responsabilidades.

El País de España informó:

«Hemos hecho una marcha pacífica, pero el INPE ha comenzado a tirar bombas lacrimógenas, esto se ha descontrolado en un pabellón. En el mío, se mantiene la huelga pacífica, estamos mostrando nuestros carteles desde el patio hasta el cerro para que la gente pueda grabar nuestra petición”, decía un recluso en un audio que circuló por WhatsApp.

“No estamos pidiendo libertad, sino poder seguir con nuestra vida, porque hay mucha cantidad de sintomáticos. La gente se está muriendo y lo único que hacen es ponerlos en un espacio. No nos han tomado una prueba y todo lo que hemos conseguido de medicinas lo hemos conseguido de afuera. El tópico está desabastecido y no tenemos nada para combatir el coronavirus”, describía el preso.

Era previsible de que esto ocurriría, pero el presidente y el Ejecutivo no hicieron lo que debían hacer, aparentemente estaban dedicados a la producción del show diario que Vizcarra hacía en televisión, para aprovecharse de la pandemia sin pudor y ganar puntos en las encuestas.

La muy deficiente gestión de la pandemia de parte del gobierno de Vizcarra, se sumaría al ocultamiento del verdadero número de muertes, que sería 150% mayor, lo cual era muy fácil de estimar, y también muy fácil de ocultar para el gobierno y sus cómplices.

Luis Benavente
Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Magíster en Administración, graduado por la Universidad de Lima. Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional Hermilio Valdizán de Huánuco. Actualmente se desempeña como director ejecutivo de Vox Populi Consultoría y analista político en medios de comunicación nacionales e internacionales. En la Universidad de Lima ha sido director del Grupo de Opinión Pública (1997-2010) y director de imagen institucional (1994-2002). Ha sido docente del Máster en Gobernabilidad y Procesos Electorales de la Escuela Electoral del Jurado Nacional de Elecciones (2009-2018), del Máster en Comunicación Política e Institucional del Instituto Universitario Ortega y Gasset de Madrid (2007-2014), de la Facultad de Comunicación de la PUCP (2014-2015) y de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima (1980-2012). También ha sido presidente de la Asociación Peruana de Facultades de Comunicación Social y miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política.

0 comments on “¡Derechos humanos… depende! A dos años de muerte a balazos de 9 presos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: