Columnas Fernando Cillóniz Opinión

La vida sigue… sólo que cada vez peor

Seamos sinceros. Las empresas municipales de agua potable – en todo el país – son un fracaso. Operativa y financieramente, están quebradas. Lo mismo sucede con los servicios de desagüe.

El recojo de basura también es un fracaso nacional. Y los sistemas de tratamiento de residuos sólidos, peor. La mayor contaminación ambiental del aire, ríos, lagos, tierra, y mar; en Costa, Sierra y Selva, proviene de nuestros centros poblados. Vivimos rodeados de moscas, ratas y bacterias.

El tráfico vehicular es otro fracaso estrepitoso. Congestión vehicular, accidentes de tránsito, rompe muelles y semáforos por las puras, incumplimiento generalizado de las reglas de tránsito… todo va mal en esta materia.

Y lo mismo se puede decir en cuanto al tema de vivienda y urbanismo. Invasiones de tierras promovidas por alcaldes y funcionarios municipales corruptos. Autoconstrucción generalizada, sin ningún criterio arquitectónico, estructural; y menos, urbanístico. Desorden total. La vivienda en nuestro país es otro fracaso estrepitoso.

Pero sigamos. La corrupción enquistada en casi todas las instituciones encargadas de emitir licencias o permisos se ha vuelto endémica: licencias de construcción, licencias de funcionamiento, brevetes, licencias de circulación, y mil tipos de licencias más. Gobierno Central, Gobiernos Regionales y Gobiernos Municipales… todos tienen vela en este entierro.

Los procesos de compras y contrataciones… veamos a Kalerim López, a los sobrinos del presidente Castillo, y a Petro Perú. Incluso las contrataciones de personal. “Y total corrupción hay en todos lados…” como dice la canción de los Nosequien y los Nosecuantos.  

En materia laboral, la altísima informalidad lo dice todo. Dejémonos de hipocresías. La Legislación Laboral es otro fracaso estrepitoso. La salud pública en manos del Ministerio de Salud, EsSalud, y Gobiernos Regionales… igual. El Wawa wasi congresal… ¿qué quieren que les diga?

Por otro lado, el Sistema Nacional de Justicia está en escombros. Sobre todo, después de los títulos académicos falsos de la Fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos. Y ¿las universidades bamba? Aquellas que – en vez de instituciones académicas – más parecen impresoras de títulos en serie. ¡El 70% y 62% de los estudiantes de medicina de La Vallejo y La San Juan Bautista, respectivamente, desaprobaron el Examen Nacional de Medicina (ENAM)! He ahí más fracasos estrepitosos.

Oh dios soborno… ¡cuántos fracasos estrepitosos nos estás trayendo! Has malogrado municipalidades y gobiernos regionales. Has manchado ministerios y universidades. Has quebrado empresas de agua potable. Has ensuciado nuestras ciudades y medio ambiente. Has destruido el Congreso y el Poder Judicial. ¡Hasta presidentes has embarrado! Oh dios soborno… ¡cuánto daño nos estás trayendo a los peruanos!

Simplificar y digitalizar – al máximo – todos los trámites y procesos de emisión de licencias. Depurar y racionalizar – al máximo – la maraña burocrática del Estado. Eliminar instituciones públicas que no sirven para nada… sobre todo ministerios y burocracias municipales distritales. La meritocracia debe primar en todos los procesos de contratación de funcionarios públicos.

Digitalizar todos los procesos de compras y contrataciones. Ninguna municipalidad, ningún gobierno regional, ninguna institución del Estado debe comprar ni contratar nada por sí sola. Una Red Interconectada de Compras y Contrataciones del Estado – 100% digital – se encargaría de ello. ¡Cero sobornos! ¡Cero discrecionalidad! ¡Transparencia total!

La legislación laboral debe ser flexible. Eso que parece ir en contra de los trabajadores, resulta que los favorece. El Ica hay pleno empleo, gracias a la flexibilidad laboral que establece la legislación agraria… la derogada y la actual. La flexibilidad laboral – además – formaliza y mejora las remuneraciones de los trabajadores. Repito. Los iqueños podemos dar fe de ello.

Hay que evaluar a los estudiantes graduados de todas las universidades del país. El que sabe… sabe. Así, la estafa de las universidades bamba quedaría desenmascarada en dicha evaluación.

Finalmente… que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y los Jurados Electorales Especiales (JEE´s) dejen de actuar como esos Jueces de Mesa deportivos, que – triquiñuelas más, triquiñuelas menos – descalifican a jugadores y equipos, o convierten en triunfadores a equipos que perdieron en la cancha.

Reflexionemos. ¿Qué ha cambiado en el Estado en los últimos 9 meses? Nada. O, mejor dicho, sí: la vida sigue… sólo que cada vez peor.

Fernando Cillóniz. 
Culminó sus estudios de Ingeniería Económica en la Universidad Nacional de Ingeniería (Perú). Estudió un MBA en Escuela de negocios Wharton de la Universidad de Pennsylvania. Ha sido director del Banco Internacional y miembro del Consejo Consultivo del Diario El Comercio. Fue ex regidor de Ica.

2 comments on “La vida sigue… sólo que cada vez peor

  1. Martín Belaunde Moreyra

    Exagera los problemas que siendo reales no por eso debemos sentirnos abrumados, pq ese estado de ánimo lleva al fracaso individual y colectivo.

    • Miguel Juan Riglos

      Me parece que pone el dedo en la llaga, no para llevarnos al fracaso, sino, para pensar mejor que tipo de estado queremos; hay que empezar por la «descentralización» fracaso mas grande no existe; asimismo, demasiadas municipalidades. Con este sistema solo hemos logrado «burocracia» sin la mas mínima honradez, y menos, honestidad!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: