Columnas Mauricio Rozas

¿Por qué no debemos votar por la izquierda?

Nos encontramos próximos a las elecciones regionales y municipales. Y si bien, en estas modestas líneas no se pretende sugerir por quién votar, porque es algo muy personal, deberíamos tener muy claro por cuáles opciones NO se debería votar: Y es por las izquierdas que NO deberíamos votar. Ni ahora ni NUNCA. Desde la opción aparentemente más moderada hasta la más radical. TODAS SON NEFASTAS.

Y, como toda afirmación debe ser sustentada con argumentos sólidos, aquí pasaremos a detallar, una por una, las razones por las que NUNCA deberíamos votar por las izquierdas. Quizá nos quedemos cortos. Quizá nos falte enumerar otras muchas razones. Pero aquí intentaremos detallar las principales:

1.- RAZONES HISTÓRICAS:

NO hay un sólo pueblo en el mundo, gobernado por las izquierdas, que no haya quedado estancado en el subdesarrollo y que hasta haya retrocedido. Desde el pueblo más pequeño gobernado por un alcalde de izquierdas en cualquier país, hasta el imperio más grande como fue la exURSS, se han empobrecido y han sufrido penurias y hambrunas que han costado millones de vidas (como en la China de Mao Tse Tung y Corea del Norte con la dinastía genocida de los Kim).

Para no irnos tan lejos, sólo miremos lo que es ahora Cuba, un hermoso país estancado en 1960, en el que la palabra ‘desarrollo’ es una utopía. O Venezuela, el país que fue el más rico de Sudamérica, es hoy el más pobre y del que millones de personas huyen a pie recorriendo miles de kilómetros, y no en busca de un futuro mejor, sino por puro instinto de supervivencia; es decir: huyen o mueren de inanición.

Otro ejemplo cercano es la Argentina, que si bien, no tuvo regímenes tan radicales como los de Cuba o Venezuela, también fue asolada por la izquierda peronista. Es otro país muy rico que, hacia finales de la segunda guerra mundial, fue la sexta economía del mundo y el país de América más desarrollado hasta la primera mitad del siglo XX. Y hoy por hoy es un país pobre e inviable, y todo por el nefasto gobierno ‘de izquierdas’ de J. D. Perón y sus dos esposas. Perón fue el Chávez de la Argentina.

2.- RAZONES ECONÓMICAS:

El mayor engaño de las izquierdas, la mentira más perversa que sostienen, es que ellos ‘representan los intereses de los más pobres’ y que ellos luchan por una sociedad más justa. Y nada más falso.

No hay políticas económicas más anti-técnicas, empobrecedoras y financieramente inviables, que las políticas económicas socialistas. Su apuesta por los mega-estados mastodónticos, sobredimensionados, burocratizados, parasitarios, corruptos e ineficientes, es simplemente INVIABLE. No funcionan. Sus políticas intervencionistas y su mirada comunitaria de los medios de producción, simplemente NO PUEDEN FUNCIONAR. Donde quiera que se haya ensayado su sistema, HA FRACASADO. El modelo económico socialista es un camino seguro al fracaso y a la pobreza. El socialismo sólo sabe distribuir equitativamente LA MISERIA y más nada.

3.- RAZONES POLÍTICAS:

En la era de la información y de la globalización, ya no se puede esconder nada. Ahora todo se sabe. Y basta ver cómo funciona la política en Venezuela y en Cuba para saber lo que se puede esperar:

Las primeras medidas de un sistema de gobierno de corte socialista, van dirigidas a limitar paulatinamente TODAS LAS LIBERTADES ciudadanas. Primero se toman los medios de comunicación, con los que las libertades de prensa y de información desaparecen. Luego sigue la libertad de expresión, vía represión violenta. Luego la libertad de empresa, de opinión y finalmente hasta la libertad de pensamiento con medidas coercitivas y estados policíacos.

Luego vienen las expropiaciones, las estatizaciones y nacionalizaciones, para terminar definitivamente con el derecho a la propiedad. Las empresas quebradas. Fábricas cerradas y campos sin producir. Números en rojo. Economía colapsada.

EN RESUMEN:

Retroceso tras retroceso. Pobreza y más pobreza. Inestabilidad y cada vez mayor inestabilidad. Crisis y desesperanza. Miedo y más miedo. Desgracia tras desgracia. Todo lo avanzado en décadas reducido a escombros. Eso trae el socialismo.

Si bien, el modelo actual puede tener aspectos que ajustar, todo es perfectible, todo se puede mejorar, pero de ninguna manera podemos dejar que nuestro país, región o provincia, caiga en manos de un régimen socialista y, si por desgracia cayera, no debemos dejarlos gobernar ni avanzar en sus perniciosas políticas hasta que caigan. Si queremos dejar un país con futuro y esperanza para nuestros hijos, debemos cerrarles el paso.

Por las izquierdas, NUNCA. Socialismo JAMÁS.

Mauricio Rozas Valz.
Estudió Administración de empresas en la Universidad Católica Santa María de Arequipa. Escritor con dos títulos publicados de relatos y de poesía. Activista internacional contra el maltrato animal y miembro del colectivo «Arequipeños por Arequipa

0 comments on “¿Por qué no debemos votar por la izquierda?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: