Columnas Santiago Carpio

De que callada manera….

Tal vez sea el cáncer una de las enfermedades que, con mayor sigilo, tristemente nos sorprende y de manera disimulada va carcomiendo nuestra vida.

Parafraseando el título de una de las canciones más populares del recordado Pablo Milanés, “de que callada manera”, el Doctor Sergio Murillo y su equipo del Instituto de Salud del Niño de San Borja, dedicados a la investigación sobre el cáncer, vienen haciendo un silencioso, pero denodado esfuerzo por encontrar curas y ampliar las posibilidades de vida de las personas, particularmente niños, que contraen este mal.

Todos hemos escuchado alguna vez sobre el trasplante de médula ósea como un recurso muy efectivo para tratar diferentes tipos de cáncer, principalmente Leucemias y Linfomas. En resumen, se inyectan Células Madre en el torrente sanguíneo, usualmente a través de un proceso similar a recibir una transfusión de sangre. Con esto se busca que las células madre provenientes del donador, viajen a través de la sangre hasta la médula ósea del receptor (paciente) y se generen nuevas células sanas. Este procedimiento es complejo y de alto costo, por lo que la compatibilidad y los posibles rechazos son evaluados en detalle, lo que complica la accesibilidad a un mayor número pacientes. Por lo general para este tipo de procedimientos se realizan con los hermanos como los donadores más compatibles. Debido a la tendencia actual de reducción de los grupos familiares, la probabilidad del acceso de los pacientes a programas de trasplante se ha visto afectado. Los padres biológicos, con una compatibilidad menor, son considerados como una segunda opción.

Actualmente, en la búsqueda de ampliar el acceso a los trasplantes, se viene trabajando en la implementación de bases de datos de posibles donadores compatibles y que viene consiguiendo resultados exitosos.  En los últimos cinco años, gracias al trabajo del Dr. Murillo desde la unidad de trasplantes del Instituto de Salud del Niño, se ha implementado un protocolo que permite ampliar el número de donantes y receptores y realizar los llamados “trasplantes haploidénticos”. Esto ha favorecido que se realicen este tipo de trasplantes, principalmente en pacientes pediátricos aquí en el Perú, (siete años atrás no se realizaban), con resultados que aún están en evaluación, pero que son más que alentadores. Hasta la fecha se han realizado 69 procedimientos con una sobrevida mayor al 70% a 2 años de evaluación.   El trabajo del Dr. Murillo, viene siendo evaluado y valorado internacionalmente, por lo que merece una especial atención de las empresas privadas y de las instituciones del Estado para apoyar su trabajo con los recursos necesarios y continuar con sus investigaciones para beneficiar y mejorar la calidad de vida para nuestros niños.

De que callada manera trabaja usted Dr. Murillo y su equipo de investigadores. Desde aquí queremos ser su caja de resonancia para comprometernos todos con su trabajo. Es usted el mejor ejemplo de que la ciencia y la tecnología junto al esfuerzo, la dedicación y la pasión pueden dar grandes resultados.

Santiago Carpio.
DOCTOR EN COMUNICACIONES de la Universidad Autónoma de Barcelona. Consultor – especialista en estrategias de comunicación, habilidades socioemocionales y producción audiovisual. Expositor y promotor del storytelling para la educación y el marketing. Docente PUCP, CENTRUM. Profesor Referente U. Continental. Docente UPN. Director de Proyectos e Innovación Educativa, Escuela Superior Toulouse Lautrec. Ex Presidente del Comité de Ética de la Sociedad Nacional de Radio y Televisión. Ex DIRCOM de la Oficina General de Comunicaciones del MINEDU.

0 comments on “De que callada manera….

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: